Cultura |

EN DESIGN SUITES

25/05/2019

Siete expositores saludan a la Tierra

Siete expositores saludan a la Tierra
Cris Rocha y su patrona de los viajes.
Por: Adrián Moyano

Se trata de Patricia Sauter, Eduardo Andaluz, Marilú Follonier (Buenos Aires), Cris Rocha, Mauro Millán, Mabel Millache (Cooperativa Zuem Mapuche) y Valeria Fiala. Estará en exposición hasta noviembre.

Volúmenes de contornos geométricos que sugieren en vez de precisar. Tramas que remiten a texturas textiles aunque en realidad, se trata de pinturas. Un dibujo de grandes proporciones que introduce una porción de estepa en la intimidad del bosque lacustre y por primera vez, expresiones artísticas del pueblo mapuche. Su sesgo de origen ancestral convive sin mayores tensiones con manifestaciones de arte contemporáneo. Bien concretas unas, vaporosas otras.

Dos veces por año, el ambiente de Design Suites se deja ganar por la efervescencia de las inauguraciones y el entusiasmo por la novedad. En la tardecita del jueves, quedó abierta la muestra de arte “Tierra. Planeta, superficie, materia y territorio”, con la participación de siete expositores: Patricia Sauter, Eduardo Andaluz, Marilú Follonier, Cris Rocha, Mauro Millán, Mabel Millache y Valeria Fiala. La última es además, organizadora del ciclo de exposiciones.

Fiel a la impronta que asumió desde que tomó la posta de sus antecesoras (Ingrid Roddick, Silvia Barbosa y Roxana Moreno), Fiala llamó la atención de los numerosos presentes para sumarle palabras al lenguaje plástico.

Compartió entonces que como palabra, “tierra tiene un montón de significados”. Designa al planeta pero también al soporte que cobija la vida, consecuencia de “un sinfín de coincidencias milagrosas”.

En esa sucesión de relaciones inscribió “a los proyectos y las muestras, pero la tierra es también donde plantamos las plantas que comemos” o las que brindan ornamento. También es la tierra materia prima para la alfarería y el lugar “donde nos encomendamos a fuerzas superiores”. De hecho, sobre todo en los trabajos de Andaluz y Sauter, está presente a través de arcillas e inclusive, de cenizas volcánicas.

El primero (Premio Nacional de Cerámica 2015) no pudo acompañar la inauguración, al encontrarse en Cuba para participar de un encuentro internacional de su especialidad. La segunda le dijo a El Cordillerano: “pasé muchos años buscando y visitando diferentes comunidades. Estuve en Puno, en un encuentro donde había comunidades de todo el mundo. Busqué porque a veces, llego al hartazgo ante esta sociedad y ante lo que todos sabemos, puede pasar. Entonces, en esa búsqueda de nuevas formas de pensar se fueron inspirando los cuadros naturalmente, algunos en la selva y otros en la montaña”.

Caminar y andar

Sauter está presente a través de objetos y de pinturas. De su búsqueda “también surgieron mis cactus (cerámicas) pero básicamente, nacen de caminar, de andar y de estar con la gente sencilla de la tierra. Muchos de mis cuadros tienen mucho de textil. Tengo toda una serie que son figurativos y mucha gente me dice: ¡uy! Parecen telas o este diseño serviría para una tela… Pero eso surge, no es mi intención”.

Si bien Marilú Follonier reside habitualmente en Buenos Aires, mantiene una estrecha relación con esta ciudad. “Soy de Buenos Aires y de acá. Para mí es muy grato participar y de hecho, las obras están hechas con lana de acá, así que está volviendo a su origen”. Su trabajo tiene que ver con el fieltro y la exploración de formas que remiten a conceptos: Reverdecer, Aridez u Ondulaciones, para mencionar algunos de los títulos de sus obras.

Cris Rocha continúa con la serie de santas patronas que viene mostrando en los últimos años. En esta ocasión, situó dentro una valija que pende del aire a la patrona de los viajes, que integra “una serie de siete”. El resultado final de cada obra es su reproducción en estampitas, que la artista entrega a interesados e interesadas generosamente para que los beneficiarios canalicen sus “diferentes intenciones”.

Mauro Millán, longko de la comunidad mapuche Pillan Mawiza y platero, saludó a la audiencia en idioma mapuche. Está presente a través de un deslumbrante sikill, que “materializa aspectos de la cosmovisión mapuche. Cada una de sus partes recrea un nivel del universo: wunu mapu, wente mapu, nag mapu, minche mapu (tierra de arriba o cielo, el cielo cercano a la superficie, la tierra propiamente dicha y la tierra que está debajo)”, entre otros.

“La platería mapuche también describe a pu zomo (mujeres mapuches) que lucirán la pieza: si están casadas, solteras o viudas”. Es además, su protección, enseña Millán en el texto que acompaña la obra.

También participa de “Tierra. Planeta, superficie, materia y territorio” Mabel Millache, integrante de la Cooperativa Zuem Mapuche, cuyo local está al lado del SCUM, en Moreno y Villegas. La tejedora aportó un elegante makün (poncho), al que confeccionó durante un mes con lana cruda de oveja, de tonalidad oscura. También pueden apreciarse en Design Suites unos trariwe o fajas, trabajo de otros integrantes de la cooperativa.

Fiala no se refirió a su obra durante el momento en que circuló brevemente la palabra. Después de la participación de Laura Calvo, quien cantó una milonga de su autoría, la organizadora y también expositora le dijo a este diario. “Tenía ganas de hacerla, tenía el tiempo y el espacio para mostrarlo, porque paredes tan grandes no hay. El dibujo mide tres metros de largo y tenía ganas de mostrar la amplitud de la estepa en ese espacio”, explicó.

El trabajo “se llama Donde la nada no es real, habiendo escuchado el verso de la canción que acaba de cantar Laura Calvo. Era eso lo que quería expresar, porque hay tanto, tanto en el campo de la zona… Cuando voy de paseo, estoy todo el tiempo agachada, mirando arriba y abajo. Ese es el paisaje que acompaña la actividad ganadera, a las ovejas. También vive mucha gente, así que hay mucho más que nada”. Para acometer la tarea, “tenía algunas fotos de relevamiento, me fui a la estepa a sacar otras y armé una composición. Después, simplemente copié. Me divertí mucho porque me gusta las texturas: ¡pastito, pastito, pastito!”, proclamó. En síntesis, un conjunto bello y plural. Como la Tierra.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas