Columnistas
13/11/2020

Bot de Telegram desnuda imágenes

Profesor - Abogado especialista en Derecho informático y TICs.

Profesor - Abogado especialista en Derecho informático y TICs.

(+ Info)

Una empresa de ciberseguridad –Sensity- descubrió un bot en Telegram donde se podían enviar fotos de una mujer vestida y las convertía en una nueva foto pero sin ropa. Estas tecnologías de inteligencia artificial que logran esas imágenes son cada vez más comunes, al punto que ahora las vemos en Telegram.

Esta empresa descubrió más de 100 mil imágenes, hasta julio de 2020. El informe señala que el bot se usa principalmente para desnudar fotos de contactos conocidos de las redes sociales, o de personas famosas.

Lo preocupante de esta noticia es que en esos casos no estamos hablando de fotos íntimas sino del uso del retrato de personas reales para desnudarlas digitalmente, situación que alertamos que podía pasar y que debía considerarse en los proyectos de ley que penalicen la sextorsión. Hacer eso por Telegram o por cualquier otro software genera en la persona cuya imagen se utiliza un daño inmenso, inconmensurable.

Lo primero que debemos tener en cuenta al legislar este tipo de conductas es que el daño ocasionado a la víctima es grande y muy serio, basta recordar el caso de la italiana Tiziana Cantone que decidió quitarse la vida. Por ello, se deben exigir penas graves que realmente disuadan este tipo de conductas. Penas menores o multas como proponen algunos de los proyectos difícilmente solucionen este problema.

El bien jurídico que se debe proteger en cualquier proyecto de ley sobre el tema es el honor de las víctimas, que son mayoritariamente mujeres. Basta recordar el video de Wanda Nara, donde nunca se supo exactamente si era ella pero que los rumores sobre su autoría fueron suficientes para causarle un daño cierto. Lo mismo podría suceder si publico una foto de cualquier persona y se la adjudicó a otra mujer. Esto es lo que le aconteció a Jimena Sanchez presentadora de FoxSport. Sobre este último supuesto se podrían dar dos situaciones, una es que no se vea el rostro de la víctima pero se la identifique con su nombre real; la segunda posibilidad es que aun cuando la imagen sea de otra persona la identifico con nombre falso del modo que la víctima queda representada por ese cuerpo. En ninguno de los dos casos se usó el rostro de la víctima, pero aun así se le puede ocasionar un perjuicio enorme. Ahora imaginemos como el uso de la IA genera nuevas modalidades de atormentar y perjudicar gravemente a las personas.

La penalización de la sextorsión o divulgación de imágenes íntimas es una acción que va por el camino correcto. Lo que no puede ocurrir es que queden actos sin penalizar, y para ello se deben considerar a la hora de legislar todas las formas de afectar la intimidad y el honor de las personas.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas