Cultura |

TODOS LOS SÁBADOS DE JULIO

03/07/2019

“Lombrices” inicia temporada

“Lombrices” inicia temporada
Vargas es Consuelo, y Braunstein, Martirio.
Por: Adrián Moyano

La obra que dirige Juan Alari con actuación de Enrique Braunstein y Rubén Vargas arrancó con el pie derecho. Se instalará en MOMA para continuar de racha. Las entradas anticipadas pueden obtenerse a través de www.alpogo.com.

“Lombrices” inicia temporada. La obra que pone en escena a Enrique Braunstein y Rubén Vargas arrancó con el pie derecho, a tal punto que después de llenar sala durante el estreno que anticipó El Cordillerano, se instalará en MOMA Multiespacio todos los sábados del mes que acaba de empezar. Las citas se pactaron a las 21 en la sala de Traful 210 (Melipal). El trabajo cuenta con la dirección del todo-terreno Juan Manuel Alari.

Precisamente, el director hizo saber que “en las obras de Pablo Albarelo siempre están presentes la muerte y una situación límite que guía la obra hacia un lugar. En Lombrices, particularmente es la muerte que acecha a los personajes pero podemos ver que está plagado de situaciones cómicas y gags”. En consecuencia, “los personajes vivirán las situaciones que los aferran a la vida”, ejemplificó Alari.

Para brindar más detalles, el teatrero aportó que los personajes “imaginan que están en una plaza deleitándose con los chismes del barrio, realizaran el ritual de tomar el té” pero “por momentos el terror llegará a ellas. Quiero contar la historia de dos ancianas que esperan la muerte pronta a llegar. Todos los dramas del pasado recorren los últimos instantes de vida. Sus amores, sus paranoias, la relación con el afuera y con lo no realizado”.

Los nombres que propone la ficción son muy significativos. “Martirio está atenta de la muerta y sufre”, mientras “Consuelo intenta evadirla y que los momentos pasen de forma agradable. Juntas e intentando formar un equilibrio para poder sobrellevar el vacío de la vida, irán interpretando escenas que las alejen de la muerte”, redondeó Alari. Se trata de un trabajo que abreva en la vertiente del humor negro.

Como adelantaran los actores semanas atrás en este diario, “dos ancianas en estado de decrepitud comparten sus últimos momentos entre relatos de insólitas historias y las más disparatadas visiones del mundo. Mientras el edificio en el que se encuentran arde en llamas, ellas despliegan la relación sádica que las une y sus juegos más macabros, con los que se divierten coqueteando con la muerte”.

Así las cosas, mientras Martirio y Consuelo caminan sobre el filo, “entre la vida y la muerte, entre el humor más disparatado y la tragedia, el autor (Pablo Albarello) bucea en las profundidades de lo humano para hacernos reír de nosotros mismos; para hacernos pensar que los comentarios de estas queribles ancianas quizá no sean tan disparatados, y que la decrepitud no les pertenece solo a ellas, sino también al mundo en estado de decadencia”.

Desde la perspectiva técnica, aportan en “Lombrices” César Borra (sonido); Micaela Cacheda (iluminación) y Liliana D´Urzo (escenografía y vestuario). La versión barilochense cuenta con las correspondientes autorizaciones de Argentores y del Instituto Nacional del Teatro (INT).

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas