Cultura |

EN COMPAÑÍA DE UN COLEGA DE SAN MARTÍN DE LOS ANDES

02/07/2019

José Luis Zamora expone por primera vez

José Luis Zamora expone por primera vez
José Luis Zamora.
Por: Adrián Moyano

El veterano fotógrafo es reacio a las muestras pero aceptó acompañar a Matías Quirno Costa, de la localidad neuquina. Su aporte tendrá que ver con estampas que recogió en las movilizaciones de Bariloche durante los últimos años.

El viernes desde las 18.30, quedará inaugurada la muestra “Humanos en foco” en la Escuela Municipal de Arte “La Llave”, acontecimiento que reunirá fotografías de José Luis Zamora y de Matías Quirno Costa (San Martín de los Andes). El primero anticipó en la Redacción de El Cordillerano las características de su segmento, las que podían entreverse, de tanto verlo disparar en las calles de Bariloche.

“Voy a estar acompañado por Matías Quirno Costa, un fotoperiodista muy interesante de San Martín de los Andes, que va a traer un material dedicado a los refugiados y a Siria. Él quiso que lo acompañe y me llamó”, hilvanó Zamora. “Con respecto a lo mío, vos sabés que hace un tiempo bastante prolongado estoy siguiendo el tema del pueblo mapuche y me he comprometido a tratar de visibilizar todo el problema que tiene, entonces va a ser con respecto a eso”, insistió.

Precisó el autor que “la muestra se llama ‘Humanos en foco’, o sea, no van a ser fotos espectaculares de enfrentamientos y eso, salvo alguna que otra porque los momentos en los que fueron tomadas, fueron muy llamativos”, justificó. “Pero hay una especie de derechos humanos dentro del tema porque va a hablar de tres personajes de acá, de Bariloche, muy conocidos, a quienes no voy a nombrar ahora. Es una forma de rendirles reconocimiento a su lucha y también a la lucha que tienen los padres de (Rafael) Nahuel o Sergio, el hermano de Santiago (Maldonado). Por ahí va a rondar el tema”, señaló.

Zamora asumió el convite con “mucha responsabilidad ante lo que voy a mostrar. Quiero que sea con ética, sin golpes bajos, sin mostrar represiones o ese tipo de cosas, que ya están re-sabidas y re-vistas”. Sin embargo, “hay una foto de un enfrentamiento, pero es por las miradas, por el foco humano, por las miradas que se cruzan entre la chica con su bebé y el gendarme que la mira con una cara con que Hitler, se quedaría corto (sonrisas). Es lo que tenemos”, ironizó.

El enfoque se completa “con la mirada del fotoperiodismo, si puedo llamar así a lo mío, porque más bien trato de documentar lo que va sucediendo en nuestro pueblo, en nuestra ciudad”, asumió con humildad. “Como ya estoy sobre el final de mi pequeña y corta carrera, porque ya tengo 67 (años), quizá deje de andar por la calle porque ya me pesa andar. Quizá me dedique más a lo artístico, porque la fotografía es mi pasión”.

Olor a químicos

En el caso de Zamora, no es una licencia literaria afirmar que lleva la fotografía en el ADN. “Nací al lado de un cuarto oscuro: mi abuelo era fotógrafo, mi mamá y un tío también. Al olor de los químicos lo pude percibir desde muy chico y eso es una lástima, porque vaya a saber dónde está todo ese material, de años de trabajo... Como justamente, eran gente de trabajo, no le daban importancia. Era como descartable, se juntaban todas las películas en unas bolsas y se perdían en el tiempo. Increíble”, lamentó.

Con generosidad, Zamora acostumbra a regalar sus fotos, a publicarlas en redes sociales o a compartirlas de otra manera. Como contrapartida, el cronista no recordaba muestras suyas anteriores. “No, no era mi intención hacer una muestra, de ninguna manera... Somos tan efímeros, pasamos tan rápido por esta vida que hoy nos recuerdan y mañana nos perdemos en el espacio”, filosofó. “No pretendo, justamente, ser recordado por esto. Prefiero ser recordado por la amistad, por el trato, por el cariño y el amor a la gente, no por la fotografía. Sería muy pedante, muy estúpido de mi parte pensar eso”, insistió.

El que firma quiso saber en qué momento y ante qué situaciones la mirada de Zamora se transforma en fotografía. “Es muy interesante lo que me preguntás porque vale aclarar que yo no hago una foto totalmente periodística, salvo cuando hago panoramas generales. Yo me centro mucho en la gente, en la cara. Vas a ver que la mayoría de mis fotos, tal vez el 60 u 80 por ciento es gente, es la persona, la mirada, el rostro. Es lo que a mí me atrae y me lleva a hacer esas fotos. Es así”, definió.

Cuando se ve al fotógrafo en plena faena, llama la atención que no dispare a mansalva como sus colegas más jóvenes. Se nota su vieja escuela. La transición desde aquel “olor de los químicos” hacia la digitalización “me costó mucho. Hará seis años que estoy con digital, no más. Yo sacaba con una F2, con una Leica con rollo, con película. Y adaptarme me costó mucho, inclusive una querida amiga me ayudó mucho en el paso”, admitió.

Personas en situaciones de conflicto

Con el dato de su reticencia a la exposición, José Luis Zamora pudo haber declinado la invitación de Matías Quirno Costa. “Es cierto. Pero le dije que sí porque somos amigos. Y dije: no lo conoce nadie en Bariloche, va a estar solo y se va a sentir así. Primero le dije que no sabía, pero lo quise acompañar y apoyar, presentarlo”, señaló. También incidió que “Humanos en foco” se fuera a poner a consideración de la gente en La Llave.

Según el fotógrafo barilochense, el espacio “es muy importante, un lugar más que interesante para exponer. Me llamó Viviana Dziewa y ya tenían cocinados el lugar. No sé si fue idea de ella o de Matías pero él le dijo que le gustaría estar acompañado por José Luis, así fue que surgió todo”, indicó. En cuanto a su colega de San Martín de los Andes, traerá “trabajos que reflejan a personas en situaciones de conflicto, en distintos lugares del mundo, ya sea escapando o atrapados en ellas”, según adelantó la curadora.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas