Columnistas
10/06/2019

Buscar lo nuevo

Buscar lo nuevo

Nacido en el barrio porteño de Floresta y de ascendencia griega, Bernardo Stamateas tiene habilidad para el ajedrez, el clarinete y el saxofón. Estudió Licenciatura en Psicología en la Universidad Kennedy...

Nacido en el barrio porteño de Floresta y de ascendencia griega, Bernardo Stamateas tiene habilidad para el ajedrez, el ... (+ Info)

Para disfrutar de vidas plenas, necesitamos estar dispuestos a desarrollar el hábito de buscar siempre lo nuevo. Sin embargo, mucha gente prefiere quedarse con lo “viejo conocido” y jamás se atreve a innovar, a cambiar, a probar algo diferente.

Te invito a considerar cinco excusas típicas que la mayoría de las personas da para no ir hacia lo nuevo:

1. No tener en claro lo que uno quiere en la vida
Hay gente que hoy quiere estudiar chino… mañana quiere aprender jardinería… y pasado mañana quiere aprender a tocar el piano. Cuando no sabemos bien lo que queremos, lo ideal es empezar por algo pero no quedarnos sin hacer nada. Es decir, ponernos en movimiento.

2. Comenzar varias cosas a la vez y no terminar ninguna
Aquel que arranca más de una actividad al mismo tiempo pero no termina ninguna, por lo general, persigue la perfección. Si esperamos encontrar la “situación perfecta” para hacer algo, nunca haremos nada porque esta no existe.

3. Sentir deseos de hacer algo pero querer abandonar frente al primer obstáculo
En estos tiempos complicados que vivimos, si bien tiene muchas ganas de hacer cosas, se deprime cuando aparece una dificultad. ¿Por qué sucede eso? A veces, puede indicar que estamos en el camino correcto y más cerca de llegar a destino de lo que pensamos. Sigamos adelante siempre, sin detenernos, pase lo que pase afuera.

4. Alcanzar un techo
Toda vez que sentimos que hemos tocado un techo, no nos queda otra opción que buscar lo nuevo. No les temamos a los desafíos. Cuando no es posible crecer más de lo que hemos crecido en el lugar donde estamos, una salida posible es el mejoramiento. Si no podemos cambiar de actividad, siempre podemos mejorar la calidad de lo que estamos haciendo.

5. Esperar siempre la motivación externa
Hay personas que expresan: “A mí nadie me motiva ni me apoya”. Cuando hay ganas de hacer, no precisamos motivación externa porque ya contamos con motivación interna, esa pasión que nada ni nadie puede apagar. Y si no estamos motivados por dentro, siempre podemos aprender a automotivarnos. Entonces lo que venga de otros lo apreciaremos, lo valoraremos y lo agradeceremos sin volvernos codependientes.

Cuando una persona, un negocio, una empresa no busca lo nuevo, termina por estancarse y extinguirse. Esto es precisamente lo que ocurre en una relación de pareja. En los primeros tiempos, crecemos ascendentemente pero, si no procuramos algo nuevo que nos saque de la rutina y nos sacuda el aburrimiento, el vínculo comenzará a quebrarse.

Para vivir necesitamos ideas nuevas. De lo contrario, sobrevendrá la muerte. ¿Por qué? Porque existe una lucha constante entre lo viejo y lo nuevo (es por eso que tendemos a ser nostálgicos y a recordar el pasado que ya no es). Lo viejo siempre nos viene a buscar para aplastarnos. Muchos dicen: “Todo tiempo pasado fue mejor”. Esto no es así. Solo cuando nos determinamos a buscar algo nuevo que nos sorprenda cada día, aunque se trate de algo pequeño, nos llenamos de vida y de pasión y creemos que “lo mejor está por venir”.

Por consultas, podés escribir a [email protected]

Noticias Relacionadas
Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Seguinos en Instagram
Seguinos en Facebook