Cultura
28/05/2019

Estudiantes de Arte Dramático incursionan en el radioteatro  

Estudiantes de Arte Dramático incursionan en el radioteatro   
Mendoza, Elías, Esefer y Planas.
Por: Adrián Moyano

Con frecuencia mensual, al final del ciclo se habrán puesto en el aire 10 obras de 15 minutos. Hasta el momento se emitieron “Ladrona de gallinas” y “Traficantes”, pero el grupo ya tiene escritos otros siete textos.

Ya van dos emisiones de Teatro en el Aire, iniciativa de la que participan ocho estudiantes de la carrera de Arte Dramático y que se emite con frecuencia mensual por Radio Nacional Bariloche. El colectivo retoma el querido formato del radioteatro, que de a poco recupera vigencia. Las entregas se ponen al aire por la AM 590 de la emisora pública los últimos lunes de cada mes a las 19.45 pero se pueden volver a escuchar vía web en cualquier momento.

En primera instancia, El Cordillerano dialogó con tres de los participantes, aunque para las últimas preguntas se sumó una cuarta. Eugenia Mendoza explicó que “el proyecto está en el área de Trabajo Social de la UNRN, todos los años hay propuestas diferentes que pueden surgir desde los alumnos o desde los docentes. En este caso, Flavia Montello y Carolina Sorín crearon este espacio, con la participación de ocho estudiantes. El proyecto se toma como una materia, tiene un trayecto anual e implica que la universidad pública devuelve de alguna manera a la sociedad, la formación que estamos recibiendo. En este caso, surgió lo del radioteatro”.

Para la mayoría de los involucrados, la irrupción del formato en sus vidas es una novedad. Contó Cecilia Esefer que “había hecho alguna experiencia pero no en una radio real y me atrajo eso, la idea de que se escuchara realmente a través de un programa”. Por su parte, Marcos Elías precisó que “el radioteatro no implica solamente ir y leer una obra. Se ponen en juego todos nuestros conocimientos actorales y más que nada, tenemos que poder actuar la obra. Si alguien nos viera cuando estamos grabando, en la cabina estamos corriendo, saltando y no estáticos. Me parece que es muy importante darle un espacio al radioteatro”, proclamó.

La producción es casi integral. Según Esefer, “lo interesante es que nosotros mismos escribimos las obras, las dirigimos y las actuamos. También hacemos algunos de los efectos especiales y si necesitamos alguno específico, lo generamos”. Narró su compañero que “la primera que salió fue Ladrona de gallinas, escrita por mí. La experiencia está buena porque escribimos, ensayamos y ponemos las voces. La mayoría de los efectos los pone Gabriela Salamida, de la radio, pero algunos los grabamos nosotros en los ensayos. Por ejemplo, para Ladrona de gallinas necesitábamos que se escucharan pasos de alguien que corría sobre hojas secas. Como es otoño, salimos con la grabadora y corrimos arriba de un montón de hojas… También cachetazos, sonidos de puertas y otros que necesitábamos. Eso hace que sea algo muy divertido”, definió.

Paisaje sonoro

Por otro lado, “como no nos están viendo, el gran desafío por la parte interpretativa es recrear el paisaje sonoro y que no se note que estamos leyendo”, sumó Mendoza. “Ya llevamos escritas como nueve obras y generalmente, van por la línea del humor pero hay suspenso y todavía falta que escribamos algunos. La cosa va variada”, estableció. “De las nueve que llevamos escritas vamos a tener que seleccionar porque durante el año, el total va a ser de 10 y somos ocho, así que tiene que escribir una obra cada uno y después, seleccionar dos más. Igual, nos gustaría que el proyecto siguiera”, aventuró Elías.

Aportó el actor que “si bien cada uno puede escribir lo que quiere, (las historias) se van enganchando, siempre se encuentra algo y cada obra, tiene un poco de las otras obras que ya se habían escrito. Hay guiños entre obra y obra”, precisó. Sumó Esefer “son interesantes como para hacer un cierre y ver si la gente escuchó toda la serie, porque salen una vez por mes. Los que sigan las obras, van a entender esos guiños. Ayer (por el lunes) salió Traficantes y ahora estamos ensayando Sanguchitos de milanesa, en homenaje a una compañera mía jubilada”.

El texto tiene que ver con experiencias docentes. “La escribí yo, pensando en los viajes a Jacobacci cuando vamos a laburar a la Línea Sur. Hice algunas grabaciones adentro del micro, el sonido de las rueditas de las valijas en la Terminal… Dije: ya que viajo, grabo sonidos reales. Y la otra que estamos ensayando, es Hinca-Nalga, escrita por Cecilia Planas, sobre un hincha de fútbol”, adelantó Esefer. Universo inagotable.

Matices y respiración

Teatro en el Aire es una novedad para sus hacedores. “Por mi parte, sabía que existía esta veta del teatro pero no estaba metida en el tema”, compartió Mendoza. “Me interesó por el tema de usar la voz porque me gusta el tema del doblaje, acá no hacemos doblaje pero sí tiene que ver con usar los matices de las voces y aprender a sostener la respiración. Un montón de cosas que se involucran y me gusta poner en juego en el radioteatro”, sumó.

Para su compañero, “está bueno el juego de las voces, porque algunos podemos hacer dos o tres en una misma obra. Está bueno, yo conocía el género y había escuchado cosas conocidas como (Humberto) Tortonese o la Negra (Elizabeth) Vernaci, más que nada cosas graciosas, pero nunca había estado en un radioteatro. Ahora que me convocan, me metí más en el tema y conocí un poco más”, señaló.

Por su parte, Esefer precisó: “no recuerdo haber escuchado radioteatro pero seguramente, en mi casa se escucharía. Yo soy un poco más vieja que los chicos (risas) y de mi adolescencia recuerdo a (Mario) Pergolini, cuando hacía esos radioteatros cómicos. Lo interesante es que elegimos ser actores por aquello de vivir otras vidas y con esto de hacer diferentes personajes, ponemos mucho el cuerpo, aunque solo se escuche nuestra voz. Tomar el cuerpo del personaje es muy interesante”, señaló.

Cecilia Planas es una integrante del staff que ya tiene experiencia en el teatro convencional. Para el subgénero, consideró que “es difícil pensar solo en la sonoridad, tratar de armar esa historia solo desde lo sonoro. Las escrituras se modificaron un montón porque teníamos que imaginar ese mundo sonoro, no solo las voces de los personajes sino también los ambientes. Nos divertimos mucho buscando los efectos especiales muy caseramente, para armar ese ambiente sonoro que va a dar una parte importante del entendimiento del relato. Flavia nos dice: cierren los ojos y traten de entender las calidades de los personajes, hay que ver si se entienden y si se escuchan”, ejemplificó. Habrá que volver a pegarse a la radio. El elenco se completa con José Luis Díaz, Miguel Mansilla, Giselle Sánchez y Gonzalo Benegas.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas