Editorial
27/05/2019

La salud de las mujeres hace a sus derechos de humanas

Cada 28 de Mayo se realza el Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, fecha que cobra nuevos significados ante los avances que experimentan los movimientos feministas en buena parte del planeta. Desde sus filas, se pone el acento en identificar qué barreras permanecen infranqueables y qué discriminaciones u otros aspectos de la sociedad insisten en perpetuarse en desmedro de sus derechos de humanas.

Se trata de poner de relieve cuáles son los factores que atentan contra la salud y el bienestar de las mujeres. En ese sentido, cobra vigor el manifiesto de la Red de Salud de Mujeres Latinoamericanas y del Caribe, texto que resume los aspectos que las diversas organizaciones asumen para lograr su erradicación definitiva. No hay que perder de vista que tanto en Sudamérica como en otros países, gobiernos de derecha propician retrocesos en los derechos y libertades de las mujeres.

No hace falta irse muy lejos para advertir que los recortes en prestaciones sociales o en actividades educativas, afectan no tan indirectamente a las mujeres. En la Argentina, la fecha coincidirá con la presentación de un nuevo proyecto sobre Interrupción Voluntaria del Embarazo, después del rechazo que consagró el Senado en 2018. Las estadísticas que se dieron a conocer durante el debate acusaban que en el país se practican alrededor de 500 mil abortos por año, entre legales e ilegales. Como consecuencia, una mujer muere por día por prácticas clandestinas.

Es urgente que los sectores públicos implementen y fortalezcan el acceso a servicios integrales de salud sexual y reproductiva con enfoque diferencial y perspectiva de género. Entre otros, deben incluir programas de prevención y promoción en salud y derechos sexuales y derechos reproductivos. También, educación sexual integral laica y científica; acceso universal y gratuito a métodos anticonceptivos y a tratamientos antirretrovirales; además de prevención y atención integral a las violencias sexuales.

Se requiere la aprobación y el respeto de legislaciones y políticas efectivas para que las personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero, transexuales, travestis e intersexuales puedan ejercer sus derechos humanos en igualdad porque “la diversidad sexual es una característica intrínseca de la especie humana”. En consecuencia, no puede haber justificación alguna para que los Estados discriminen, persigan o nieguen a sus ciudadanas y ciudadanos el derecho a expresar libremente su orientación sexual e identidad de género.

La acción por la salud de las mujeres se relaciona íntimamente con la necesidad de priorizar la lucha contra todas las formas de violencia. El feminicidio, la discriminación, el acoso, la violación sexual y otras formas de violencia hacia las mujeres son producto de un sistema de dominación que se extiende en todos los países, en todas las religiones, etnias, edades y niveles socioeconómicos.

Es menester que se garantice justicia para las mujeres en cada país pero además, se demanda la creación de un Tribunal Penal Internacional que se especialice en delitos de lesa humanidad que entienda en estos tipos de violencia, termine con la impunidad de los perpetradores y persiga a quienes, mediante sus discursos y acciones, alienten o contribuyan a mantener la legitimación política y social de esta violencia. Hubo avances en las últimas décadas, pero tanto queda por hacer…

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Seguinos en Instagram
Seguinos en Facebook