Columnistas
18/03/2019

Tengo fobia, ¿qué hago?

Tengo fobia, ¿qué hago?

Nacido en el barrio porteño de Floresta y de ascendencia griega, Bernardo Stamateas tiene habilidad para el ajedrez, el clarinete y el saxofón. Estudió Licenciatura en Psicología en la Universidad Kennedy...

Nacido en el barrio porteño de Floresta y de ascendencia griega, Bernardo Stamateas tiene habilidad para el ajedrez, el ... (+ Info)

Las fobias son uno de los males de estos tiempos y surgen cuando la persona tiene excesiva ansiedad que le es imposible controlar. La persona fóbica tiene por lo general, estas dos opciones:

1. Evitar, a toda costa, aquello que le produce un miedo irracional.
2. Buscar ayuda profesional para lograr superar el miedo irracional que experimenta.

Lo cierto es que, cuando uno más intenta evitar lo que teme, el miedo aumenta. Evitar nunca resuelve la fobia, sino que la potencia. Lo ideal cuando aparecen estos trastornos es recurrir a una terapia denominada “cognitivo-conductual”, que es corta pero muy eficaz. En dicho espacio, la persona comienza a enfrentar y trabajar sus pensamientos, emociones, etc.

Es importante tratar las fobias porque estas van minando el mundo emocional y social, hasta que la persona termina aislada. Nunca deberíamos dejar que este u otro tipo de esclavitud mental nos domine. Decidir reconocer y enfrentar nuestros miedos es el primer paso para saber qué generó la fobia, aun cuando hacerlo nos provoque sufrimiento. Todo aquel que supera sus miedos más profundos termina fortalecido y capaz de ayudarse y ayudar a otros.

Si bien, no podemos controlarlo todo, comparto a continuación algunas ideas prácticas que pueden ayudarte a la hora de manejar las fobias:

-Aceptar que tengo miedo, sin escapar de él.
-Reemplazar mis miedos irracionales (que me paralizan y estancan) por emociones positivas.
-Confiar en mí mismo. Amarme y valorarme lo suficiente como para saber que soy capaz de lograr todo lo que me proponga.
-Observar el miedo a los ojos para darme cuenta de que no es tan amenazante como pensaba.
-Escoger la clase de pensamientos que me impulsen a accionar.
-Nunca resignarme a vivir con fobias y negarme la posibilidad de ser feliz.

Una fobia muy común por estos días es la fobia social. Hay gente tímida y reservada en determinadas situaciones, pero igual avanzan. A diferencia de aquel que sufre de este tipo de fobia y experimenta un temor constante a “tener que dar examen” ante los demás y, como resultado, ser criticado. Es por ello que la persona evita realizar ciertas actividades como hablar en público, relacionarse con alguien amorosamente, comer delante de los demás, ir a una fiesta o un evento, etc.

¿Cómo deberíamos ayudar a quien tiene fobia social?

Principalmente, respetando su miedo sin minimizarlo ni juzgarlo. También recordándole que no debería auto observarse todo el tiempo, pues todo se magnifica cuando lo hacemos; ni concentrarse tanto en sus errores sino relajarse y reírse un poco de sí mismo. Un ejercicio fácil que los terapeutas le indican a quien tiene miedo de hablar en público es poner el foco en los demás. De este modo, quita su mirada de sí mismo y se orienta hacia afuera con el propósito de relacionarse con la gente.

Esta y muchas otras técnicas tienen el objetivo de bajar la ansiedad interna que la persona siente para que pueda fluir sin paralizarse. Todos los seres humanos haríamos bien en concentrarnos en nuestros puntos fuertes, siendo conscientes de los débiles, tomándolos con humor y logrando un balance entre ambos. Nadie es perfecto, todos somos falibles y no hay nada mejor que ser libres de la gente.

Por consultas, podés escribir a [email protected]

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Seguinos en Instagram
Seguinos en Facebook