EMILIO FREY SALIÓ AL CRUCE DE LAS MANIOBRAS DEL ESTADOUNIDENSE

| 11/02/2024

“El señor Newbery busca desde tiempo atrás obtener las mejores tierras de la región”

“El señor Newbery busca desde tiempo atrás obtener las mejores tierras de la región”
Frey lee palabras alusivas al inaugurarse la Estación Radiotelegráfica de Villa La Angostura (1932). Colección Capraro en Archivo Visual Patagónico.
Frey lee palabras alusivas al inaugurarse la Estación Radiotelegráfica de Villa La Angostura (1932). Colección Capraro en Archivo Visual Patagónico.

Lee también: ¿Qué célebre “prócer” de la conservación quiso quedarse con tierras ajenas?

Mientras estuvo “encargado” de avanzar hacia la formalización del parque nacional, el dentista estadounidense reclamó el desalojo del “elemento” que él consideraba “irresponsable”. El futuro director de Parques Nacionales puso al descubierto sus intenciones.

Al recibir el encargo ad honorem de avanzar hacia la conformación de un parque nacional en el área del Nahuel Huapi, George Newbery calificó de “hordas irresponsables” a familias de origen chileno o mapuche que para 1916, hacía un par de décadas que aquí residían. En forma paralela, solicitó para incrementar su patrimonio más de 25 mil hectáreas. Fue Emilio Frey, futuro director de Parques Nacionales, quien puso al descubierto la maniobra.

En una carta que dirigió en 1918 el estadounidense al ministro de Agricultura, Honorio Pueyrredón, insistía con su prédica estigmatizante: “como vengo diciendo, la situación que se viene presentando sería fatal para los colonos tranquilos y honestos que aventuran radicar sus hogares en la frontera con Chile, y con tal motivo y teniendo muy en cuenta razones de orden social y político, es que debieran adoptarse sin pérdida de tiempo por parte del P.E. Nacional medidas enérgicas y previsoras tendientes a trasladar este elemento allí donde las autoridades locales pudieran velar por su bienestar, proporcionándoles al mismo tiempo la educación moral de que carecen por completo”.

Esos traslados fueron más bien desalojos. El integrante de tantas comisiones de Límites en tiempos de la demarcación fronteriza con Chile no participaba del mismo pensamiento y olfateó negociados. “El señor Newbery dice que esos colonos son indios chilenos que cometen toda clase de depredaciones. Ignoro si hay alguna disposición legal que prohíba a los indios chilenos vivir en tierra argentina, ni encuentro en los antecedentes que se me han dado […] ninguno que justifique el dicho de este señor”.

Frey elevó su parecer a Joaquín de Vedia, hombre de prensa, y también al jefe de la División de Inspección. “Lo que dejo dicho es razón suficiente para que antes de desalojar a oscuras a esta pobre gente, la oficina de Tierras designe a un empleado serio e imparcial, para que vaya y averigüe en el terreno si las denuncias del Sr. Newbery son fundadas o no”. Pero no se limitaba a salir en defensa de las familias despojadas.

En efecto, el explorador y topógrafo fue bastante más allá: “Me permito llamar la atención sobre la forma en que se hace el arrendamiento, según el croquis confeccionado por geodesia son 12.000 m de frente sobre el lago, con tan sólo 2.000 metros de fondo”, advirtió. ¿A qué se refería Frey? Echó luz sobre la observación Laura Méndez, autora del libro que utilizamos como fuente para esta crónica de El Cordillerano.

“Esto último significaba que, en vez de tener la tradicional forma rectangular o cuadrada, los terrenos que pretendía Newbery eran seis veces más extensos sobre la costa del lago que sobre su fondo”. Todo un visionario el estadounidense, tío del famoso aviador… La contribución de la historiadora se llama “Estado, frontera y turismo. Historia de San Carlos de Bariloche” (Prometeo Libros – 2010).

El futuro cofundador del Club Andino Bariloche no tuvo reparo alguno en poner en evidencia al dentista. “Lo que el señor Newbery busca desde tiempo atrás es obtener las mejores tierras de la región. Acuérdese que ha solicitado entre otros el lote 49 de la Colonia Nahuel Huapi, cuyo valor en maderas pasa de medio millón de pesos y es una de las más hermosas joyas del lago Nahuel Huapi”.

Por otro lado, avisaba Frey: “es imposible que el Sr. Newbery pueda ocuparse como corresponde del desalojo de (los) que él llama intrusos. Esta es tarea esencialmente policial y sin dudas las autoridades del Neuquén y del Río Negro, tienen muchos más elementos y conocimiento por su vigilancia”. De aquellos tiempos no tan remotos, data el origen de varios de los conflictos que persisten en la actualidad.

Por último, para esta reseña de El Cordillerano, destaca la historiadora: “A pesar de los reclamos, Parques Nacionales no comisionó personal para vigilar el accionar de Newbery ni acudió a la justicia para definir los problemas vinculados a los desalojos. Hacia 1919, la totalidad de los bosques del Nahuel Huapi estaba resguardado por sólo dos guardabosques que dependían el Ministerio de Agricultura”. Nadie estuvo en condiciones de fiscalizar qué sucedió en “las más hermosas joyas del lago”.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias