Columnistas
21/12/2019

Precisamos de minimalismo tecnológico

Profesor - Abogado especialista en Derecho informático y TICs.

Profesor - Abogado especialista en Derecho informático y TICs.

(+ Info)

Se acerca fin de año y es casi una tradición inevitable hacer balances o al menos pensar en lo que nos dejó el año que se va, y por qué no, pensar en lo que esperamos o debemos hacer durante el año siguiente.

Haciendo esa reflexión como cada uno de ustedes, es que se me vino a la mente el minimalismo tecnológico. Tan necesario para los tiempos que se nos avecinan, tan primordial para mantenernos en foco.

El minimalismo tecnológico se lo justifica en la pérdida de tiempo. Es verdad. La cantidad de tiempo que uno pierde por las tecnologías es considerable. Hemos dicho que las empresas ganan dinero con nuestro tiempo y que las aplicaciones, Facebook, Youtube, Instagram, están diseñadas con precisión de relojería para que nos quedemos el mayor tiempo posible con ellas. La media mundial de tiempo que uno pasa frente a los dispositivos es de 7,7 horas por día.

Esa pérdida de tiempo e interrupciones constantes en nuestras rutinas nos vuelve menos productivos.

El síndrome de Pensamiento Acelerado –SPA- es un trastorno que describe una mente llena de pensamientos estériles, inquieta y que funciona todo el tiempo mientras la persona esta despierta. La ansiedad, la dificultad para dormir o la falta de concentración en las actividades son las consecuencias. Nada bueno redunda de una mente así, afectada por las tecnologías.

Pero practicar el minimalismo tecnológico no solo nos ayudará a recuperar nuestro tiempo, sino que nos protegerá de perder nuestra intimidad, nuestra información, nuestros datos personales.

Nos preocupamos por nuestros datos pero, no dudamos un segundo a la hora de bajar cuanto aplicativo nos ofrecen. Nos preocupamos por nuestra intimidad pero, dormimos con el celular en la mesita de luz y es lo último que vemos y lo primero que tomamos al despertarnos. Nos preocupa la información pero, no sabemos cómo filtrarla y administrarla eficientemente.

Entiendo que las tecnologías son parte de nuestras vidas, eso es innegable. Pero, te sorprenderías de ver que ocupas tu vida recibiendo información innecesaria, falsa o repetitiva; o que muchos de los aplicativos de tu celular no sirven para nada y solo están ahí para robarte tus datos y tu tiempo.

El FOMO -fear of missing out- o miedo de estar perdiendo algo debe ceder al FOBO -Fear of Burning Out- o miedo de agotamiento.

Creo que la clave de las nuevas generaciones está en el FOBO, o el real sentimiento de estar agotados de tanta tecnología. De un bombardeo diario y constante de información, publicidad y entretenimiento tecnológico que no precisamos, que ya usamos, ya experimentamos y ahora elegimos en qué cantidades preferimos consumir.

Estamos en las puertas del 2020, y el minimalismo tecnológico será bienvenido.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Seguinos en Instagram
Seguinos en Facebook