Columnistas
18/11/2019

Cómo construir felicidad

Cómo construir felicidad

Nacido en el barrio porteño de Floresta y de ascendencia griega, Bernardo Stamateas tiene habilidad para el ajedrez, el clarinete y el saxofón. Estudió Licenciatura en Psicología en la Universidad Kennedy...

Nacido en el barrio porteño de Floresta y de ascendencia griega, Bernardo Stamateas tiene habilidad para el ajedrez, el ... (+ Info)

Todo el mundo desea ser feliz. Pero, así como los deportistas entrenan antes de practicar su especialidad y entran en calor, estiran sus músculos, etc., la felicidad no es una meta a lograr sino, más bien, un hábito que todo podemos desarrollar. La felicidad no se encuentra, se construye.

Mucha gente tiene conceptos equivocados sobre lo que significa ser feliz. Estos son algunos de ellos:

1. Ser feliz significa no tener problemas. Falso.

Podemos ser felices y, al mismo tiempo, tener problemas. No es cierto que alguien feliz jamás enfrente dificultades en su vida. La gente feliz, al igual que la gente desdichada, se enferma, se deprime, sufre ataques de pánico, a veces siente miedo y a veces se siente insegura.

2. Ser feliz significa tener mucho dinero. Falso.

Nada de lo que suceda externamente nos asegura la felicidad. ¡Aun cuando nos enteráramos que nos dejaron una herencia millonaria! Ni el dinero ni la belleza ni la inteligencia determinan que seamos más o menos felices. De hecho, se ha comprobado que todas esas cosas son un porcentaje muy bajo de lo que en verdad significa ser feliz.

3. Ser feliz es una búsqueda que puede durar toda la vida. Falso.

Muchos creen que deben vivir y esforzarse por perseguir la felicidad. Como si se tratara de un tesoro que un buen día encontramos o recibimos… por casualidad. La verdad es que la felicidad es provocada por cada ser humano sobre la faz de la Tierra, independientemente de sus circunstancias.

4. Ser feliz es sinónimo de tener placer. Falso.

Algunos equiparan felicidad con hedonismo (la persecución del placer) pero este último es solo un conjunto de emociones superficiales; mientras que la felicidad es algo muchísimo más profundo que tiene que ver con nuestro interior. Está bien disfrutar de comer, beber y divertirnos pero todo eso son acciones fugaces. La felicidad, en cambio, puede ser una experiencia de cada momento, independientemente de lo que suceda a nuestro alrededor.

5. Ser feliz es ser un “solucionador” de problemas. Falso.

Muchos creen que serán felices cuando… terminen de pagar una deuda… se enamoren… consigan un mejor trabajo… resuelvan sus problemas de pareja, etc. Todo eso nos puede traer alivio pero no necesariamente felicidad porque esta no depende del afuera sino de lo que elegimos vivenciar en nuestro interior.

Por todo ello, podemos decir que la felicidad es una elección y se construye a cada instante. Entonces, ¿qué acciones específicas podemos llevar a cabo para construir felicidad? Veamos…

*Puedo construir felicidad cuando activo mis emociones positivas. ¿Cómo? Recordando experiencias agradables y siendo agradecido.

*Puedo construir felicidad cuando fluyo. ¿Cómo? Haciendo lo que amo y me hace olvidar del reloj.

*Puedo construir felicidad cuando tengo un propósito en la vida. ¿Cómo? Teniendo un sueño más grande que mi propia vida. Es decir, teniendo un propósito claro en la vida.

No busquemos más la felicidad afuera porque ésta se encuentra dentro de cada uno de nosotros esperando que la activemos.

Por consultas, podés escribir a [email protected]

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Seguinos en Instagram
Seguinos en Facebook