Actualidad
17/09/2019

“Tener un lugar propio”, el deseo en la Escuela de Oficios al cumplir 37 años

“Tener un lugar propio”, el deseo en la Escuela de Oficios al cumplir 37 años
Jóvenes del taller de Comercio.
Por: Wilge Delgado / Fotos: Tonny Romano

Esta semana la Escuela de Oficios Nº 2 cumple 37 años de posibilitar a cientos de jóvenes egresar de diferentes oficios. Este año, la alegría suma cierta amargura porque la directora, Cristina D’Avanzo, deja su lugar de trabajo por su merecida jubilación. En Albarracín 245, a partir de las 18.30, la comunidad puede visitar los talleres.

Natalia D’Aquino, jefa de los talleres de la Escuela de Oficios Nº 2, con una amplia sonrisa, aludió en principio a la “alegría que sentimos todos al cumplir 37 años de vida en beneficio de jóvenes que en dos años adquieren los conocimientos necesarios para poder ejercer el oficio elegido”. Y aclaró que “en el oficio de cuidadores son 2 años para egresar, esto es porque cuidar vidas ajenas es un trabajo delicado”.

D’Aquino invitó a la comunidad a visitar los talleres durante esta semana de 18.30 a 21 horas, y agregó “son diez talleres con prácticas. Por ejemplo, los alumnos de cocina lo hacen en el hospital, chicos y chicas de comercio, atienden a la gente en las salitas, lo que se utiliza para una evaluación sobre lo aprendido”.

Otros ejemplos, dijo la jefa, son “los de mantenimiento de edificios, quienes realizan trabajos en la escuela y los de mecánica del automotor, reciben vehículos de vecinos que se acercan para verificar el estado de su auto y se le realizan inspecciones al estilo de una RTO. Quienes lo deseen, pueden acercarse todos los días a partir de las 14”.

La responsable de talleres no dejó de mencionar que “a Cristina (D’Avanzo) la vamos a extrañar”, recordando que “ella se jubila, como merece, y seguro que nos va a visitar siempre que pueda, es una buena persona, son cinco años como directora y muchos más en la escuela”.

Sobre la cantidad de alumnos y alumnas, Natalia indicó “hay entre 300 a 400 de ambos sexos y se puede ingresar a partir de los 18 años, con el nivel primario cumplido”.

En esa línea la jefa de talleres sostuvo “cada inicio de año lectivo vemos la cantidad impresionante de jóvenes que hacen larga fila para la inscripción, es una pena no poder inscribir a más” y acotó enseguida “nuestro deseo de hace años es el de contar con el edificio propio, hasta ahora tienen que cursar en la escuela 273 y las prácticas son en Albarracín 245. Sería conveniente para todos un espacio exclusivo”.

En el final, Natalia le dijo a El Cordillerano “en Río Negro hay solo dos escuelas de este estilo, la de Viedma y la nuestra”, y a modo de última reflexión señaló “es muy importante, hoy más que nunca, contar con un oficio y mucho más cuando nos referimos a los jóvenes”.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas