Columnistas |

RELATO UNO

28/08/2019

“Le bateleur”

“Le bateleur”

Es barilochense de tercera generación por parte de madre y su ascendencia paterna lo acercó desde muy joven a la comunicación y la palabra. Estudió Letras en la Universidad Nacional del Comahue. 

Mail: [email protected]

https://nidodepalabras.com

Es barilochense de tercera generación por parte de madre y su ascendencia paterna lo acercó desde muy joven a la ... (+ Info)

A partir de otras cosas nunca extraerás la Unidad, a no ser que hayas logrado la Unidad en ti mismo. (Gerhard Dorn)

Volví al barranco. Quizá mi cuerpo nunca se había ido. Solo el relato necesita un hilo y mi alma adquiere de tanto en vez esa forma. (Esa necesidad de coordenadas; el tiempo y el espacio, la causalidad y sus antítesis). Se estira, se enreda, se ondula, se libra, se tensa, se corta y vuelve a empezar. Entre la bestia y mi ser, fui aprendiendo a hacer equilibrio.

En el borde pude extender mi mano y vencer límites, hallé luz en mi estrella y la dejé crecer en mí. El espacio ilimitado interior, en el que todo es posible, fue mi laboratorio y mi argamasa.

Andar por las calles convidando destellos galácticos dio sentido a mi existencia. Primero experimenté cierta impotencia ante quienes elegían cerrar los ojos, luego entendí que cada quién quiere hacer su camino y que, aún sin saberlo, todos lo estaban haciendo conmigo.

Esperamos florecer las mentas y su aroma inunda el cuerpo y un espacio de cuatro metros a la redonda. Eleva a las arañitas paracaidistas, oxigena los gusanos, guía a las ciegas lombrices en la oscura noche. Me respira, la menta.

Fui haciendo de mi mundo un lugar bello con aroma a papel nuevo y tinta fresca. Primero un refugio propio, después en cualquier lugar. Comprendí profundamente de qué manera en cierto espacio cuántico, dar era la mejor manera de multiplicar. Sidame, marvase y sírvase, madame.

Haga silencio y sírvase de su lugar más auténtico, de esta vibración en la octava más dulce de su acorde singularísimo universal, tal vez un Sol mayor. Tal vez un secreto oasis. Luego, con suma cautela arrodíllese ante sí misma y no espere más. Toda la verdad completa dormirá en la curva de sus pestañas.

*El escritor barilochense comparte aquí los textos que componen su serie "Arcanos". Micro-ficciones inspiradas en los arquetipos del inconsciente reflejados en las cartas del tarot de Marsella.

Noticias Relacionadas
Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Seguinos en Instagram
Seguinos en Facebook