Sociedad |

8 Y 9 DE JUNIO

14/05/2019

Falta muy poco para la Colecta Anual de Cáritas

Falta muy poco para la Colecta Anual de Cáritas

Los días 8 y 9 de junio se realizará la Colecta Anual de Cáritas, siendo este año el eje visible de la campaña la diócesis de Bariloche. El lema varía pero siempre invita a la reflexión solidaria, en esta oportunidad será “Compartir transforma vidas”.

La diócesis de Bariloche comprende los departamentos de Bariloche, Ñorquinco, Pilcaniyeu, 25 de Mayo y 9 de Julio de la provincia de Río Negro con sus respectivos parajes.

El padre Fernando Rodríguez, vicepresidente de Cáritas Bariloche, comentó que “anualmente todas las instituciones católicas se reúnen para la colecta que siempre es el segundo fin de semana de junio”. Se elige una zona del país y este 2019 la campaña de difusión y promoción será con actividades, afiches y videos de Bariloche y la región que abarca.

Por un lado sirve para recaudar fondos para seguir llevando adelante la tarea solidaria, “pero además para visibilizar todo el trabajo que hace Cáritas que muchas veces no se conoce porque es muy silenciosa, podrán ver así un Bariloche que no se ve comúnmente”. En nuestros barrios pasan un montón de cosas que a veces, ni las vemos.

El trabajo que hacen no está basado solo en el asistencialismo, “siempre decimos que la asistencia tiene que estar presente, los roperos son un lugar de encuentro con la gente, además de recibir y juntarse, surgen otras cosas, por eso lo llamamos el primer paso”.

De allí surgen otras actividades como promoción, educación, acompañamientos comunitarios y en muchos casos se ha logrado transformar algo de la realidad que nos hacía estar en el lugar que estábamos.
El lunes pasado estuvieron con integrantes de la comunidad Don Bosco, en la capilla del Pilar I, “un grupo de mujeres que se está organizando para talleres de panadería y costura, algunas capacitaciones y uno va viendo todo el movimiento, las ganas de salir adelante y de crecer”.

“A veces lo que hay es falta de oportunidades, cuando la gente se sociabiliza y se le brinda un espacio, se empodera y se pone de pie”. Por eso uno de los grandes desafíos de esta institución es brindar oportunidades.

“Cuando quedás al margen del sistema se te cierran de verdad las puertas entonces necesitás a alguien que te acompañe y ayude a abrirlas nuevamente, hay quienes juzgan fácilmente, pero cuesta ponerse en el lugar del otro”.

Un claro ejemplo es la gente que vive en algún paraje alejado, lo que para otros es tan simple como tomar un antigripal, para ellos es esperar a que llegue algún agente sanitario o los médicos que van una o dos meses por mes. Otra alternativa es ver cómo llegar hasta el hospital zonal.

Cáritas tiene otras áreas de trabajo de promoción, “una de educación donde se trabaja con becas destinadas a chicos de la Línea Sur que vienen a estudiar a Bariloche, algunos de ellos comparten una miniresidencia y los acompañamos en lo que necesiten”. Estos jóvenes como una forma de devolución, hacen tareas comunitarias en distintas comunidades parroquiales.

Otro de los proyectos se llama Primera Infancia, “se capacitó a algunas mujeres que son de los mismos barrios, ellos las llaman líderes barriales, que visitan a las mamás embarazadas y después las acompañan hasta los seis años de su hijo”. Visitan a las mamás en sus hogares pero además se reúnen para asistir a cursos y talleres, “el fortalecimiento de esas madres por un lado y la continuidad de quienes en su momento fueron asistidas con tareas netamente voluntarias”.

En el área de Mejoramiento de Vivienda se dan “pequeños créditos a los cuales la gente accede y que va devolviendo poco a poco, ahora estamos en una situación difícil por el tema inflacionario pero se han dado 150 microcréditos en cuatro años para mejorar sus casas”.

El proyecto Ecosol (Economía Social y Solidaria) se dedica a acompañar a pequeños emprendedores para que puedan continuar con sus tareas, tal el caso de las familias de Corralito con la distribución de huevos caseros.
Patricia Esponda responsable del área contó, “Cáritas acompaña a las comunidades de las parroquias, por eso el trabajo es articulado con otras instituciones y Corralito es un emprendimiento fuerte que surgió luego de la caída de las cenizas”.

A muy poca distancia del poblado de ese paraje, está la sala de empaque habilitada por SENASA, “los que se quieren sumar se autogestionan y se piensan estrategias de venta en conjunto”.

Lo más nuevo de Ecosol es la cocina alimentaria o fabricación de alimentos habilitada, será en Dina Huapi donde están finalizando la obra con el acompañamiento del municipio, de URESA (Unidad Regional de Epidemiología y Salud Ambiental) y del INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial). “Aquél que necesite un lugar habilitado para desarrollar su proyecto alimenticio, podrá utilizar ese espacio”, esto no es algo muy común y mucho menos, que la iniciativa surja desde Cáritas, algo novedoso que toman como una punta para luego crear otros similares.

El sueño entonces es tener una red de cocina, elaboración y fábrica que abrirá puertas a muchas familias para que tengan más oportunidades.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas