Judiciales
08/05/2019

Irá a juicio un policía que disparó postas de goma y causó lesiones graves a un motociclista

Por: Mariano Colombo

El juez Bernardo Campana aceptó enviar a juicio a un agente policial acusado por efectuar tiros con una Itaka, a muy corta distancia, a un joven que confundió con un supuesto delincuente en el marco de un procedimiento policial ocurrido el 5 de enero de 2016. Además del disparo, le habría propinado puntapiés, que le quebraron una costilla.

El fiscal Guillermo Lista requirió la remisión del caso a juicio, al completar la etapa penal preparatoria y reunir todos los materiales probatorios que a su criterio le permitirían demostrar el hecho atribuido en el marco de un juicio y obtener una condena de hasta tres años de prisión en suspenso, según adelantó en su pretensión punitiva provisoria.

El abogado querellante Lucas Jankovic, adhirió a la acusación del fiscal pero adelantó que reclamará una pena mayor a la que pidió el fiscal. A su criterio correspondía una condena de cuatro años de prisión y ocho de inhabilitación especial para desempeñar cargos en la función pública.

Maximiliano Javier Chamorro (35), fue imputado por efectuar tiros con una escopeta Itaka calibre 12/70, a muy corta distancia, contra un joven al que confundió con otro que estaba buscando a partir de un presunto ilícito en el que el autor se desplazaba en una motocicleta.

Según la acusación, el acusado circulaba junto a otros dos uniformados a bordo de una camioneta policial y efectuó al menos un disparo con postas de goma contra Lucas García, que circulaba en una motocicleta. Cuando el joven cayó al suelo como consecuencia de los disparos, el policía golpeó con patadas en varias partes del cuerpo a la víctima. A raíz de los perdigones de goma, el joven sufrió lesiones graves y una fractura de costilla, con edema pulmonar.

Por eso, el fiscal Guillermo Lista acusó al empleado policial Maximiliano Javier Chamorro por los delitos de lesiones graves y de incumplimiento de los deberes de funcionario público. El procedimiento ocurrió el 5 de enero de 2016 en el centro de Bariloche, sobre calle Salta.

Según explicaron en la audiencia los acusadores, los uniformados que se desplazaban en el móvil policial le dieron la voz de alto a García, pero éste no se detuvo. Así, Chamorro disparó con la Itaka al aire primero y luego contra la humanidad de la víctima.

El joven recibió más de quince perdigones de goma en la espalda y lateral del tórax. Como consecuencia de esos perdigones que recibió a corta distancia sufrió una fractura de costilla. Lista advirtió que después, Chamorro atacó a patadas a la víctima, que estaba lesionada y en el suelo, indefensa. El fiscal denunció que el empleado policial omitió el protocolo que establece cómo usar el arma. Y enumeró las pruebas recolectadas hasta el momento, entre ellas, la filmación del ataque.

El juez Bernardo Campana aceptó remitir el trámite del expediente a la instancia de juicio oral y público, para lo que también admitió la prueba que requirieron las partes involucradas en el proceso.

Es de destacar que en el marco de la audiencia de control de acusación, el defensor particular Sebastián Arrondo, explicó que los hechos no ocurrieron tal los describió la Fiscalía y adelantó que en el marco del juicio demostrará su teoría del caso con el aporte de prueba objetiva.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas