Columnistas
10/12/2018

Cómo conectar eficazmente

Cómo conectar eficazmente

Nacido en el barrio porteño de Floresta y de ascendencia griega, Bernardo Stamateas tiene habilidad para el ajedrez, el clarinete y el saxofón. Estudió Licenciatura en Psicología en la Universidad Kennedy...

Nacido en el barrio porteño de Floresta y de ascendencia griega, Bernardo Stamateas tiene habilidad para el ajedrez, el ... (+ Info)

Nuestra vida está basada en relaciones interpersonales. Durante todo el día nos relacionamos con alguien, ya sea un familiar, un amigo o un compañero de trabajo o estudio. En el ámbito laboral es muy importante aprender a relacionarnos bien con los demás. Muchos obtuvieron las mejores calificaciones en sus estudios pero no la obtienen a la hora de relacionarse con la gente.

Solo aquel que logra conectar eficazmente con el otro, es decir llevarse bien con otras personas, logra sus objetivos. Los exitosos conocen a la perfección el poder oculto en las relaciones interpersonales. Una de sus características es que siempre están generando algún vínculo. Esto se debe a que cuantas más conexiones establecen, más posibilidades tienen de recibir ayuda para llegar a la meta.

A este tipo de relaciones fructíferas se las conoce como “conexiones de oro”, pues nos facilitan el camino para avanzar en la vida. Una conexión de oro es la que se tiene con aquel ser humano que posee la llave para abrir los lugares cerrados para nosotros. En la mayoría de los casos, se trata de alguien que no conocemos. Por esa razón, tenemos que tratar bien a todo el mundo. Esa persona que tratamos bien puede estar relacionada con alguien que puede brindarnos justo lo que necesitamos.

Te invito a considerar tres actitudes positivas que todos podemos adoptar para conectar con eficacia:

* Validar

Significa elogiar a alguien con palabras que levanten su estima o le sirvan de aliento. Dicha actitud nos conecta empáticamente con las personas y hace que se abran. El elogio tiene que ser sincero, de lo contrario, se transforma en adulación con el objetivo de caer en gracia. Siempre podemos hallar una fortaleza en el otro y expresarla. Hoy en día mucha gente solo espera recibir crítica, por lo que destacar sus virtudes puede resultar muy poderoso.

Todos nos sentimos mal cuando nos critican. Por el contrario, recibimos una caricia al alma cuando nos elogian o nos validan. La validación es un arma poderosa que está a nuestro alcance para construir relaciones sanas con los demás, ya sea que se trate de un conocido o un desconocido. La crítica solo aleja a los demás de nuestra vida y nos hace perder las mejores oportunidades.

* Elegir el optimismo

En estos tiempos, más que nunca, nos urge elegir ser optimistas, pero con inteligencia. El optimista no niega la realidad, la ve pero decide pensar que el futuro será mejor que el presente. Es decir, que aún no alcanzó “su” lugar de llegada. También es consciente del potencial ilimitado que lleva adentro y puede conducirlo a la meta, si se atreve a soltarlo. Ser optimista es ver lo mejor de uno mismo, lo mejor de otros y lo mejor de una situación, aunque la realidad nos diga lo contrario. El optimista que se convierte en una conexión de oro para alguien tarde o temprano es recompensado, pues genera gratitud. Cuando ayudamos a alguien a acercarse a su sueño, muy probablemente alguien más nos abrirá la puerta que estamos necesitando.

* Tolerar al otro
Vivimos en una época donde escasea la paciencia, la tolerancia, el respeto y el buen trato. Muchos, ante el primer conflicto, recurren a una demanda legal, en vez de sentarse a conversar para llegar a un acuerdo que satisfaga a ambas partes. Para lograr esto, necesitamos tolerar más los errores y las debilidades de quienes nos rodean, sabiendo que nosotros tampoco somos perfectos.

Todos podemos a aprender a llevarnos mejor con los demás, si en verdad lo deseamos. “Pero eso es muy difícil”, tal vez pienses. Cuando la voluntad supera la impulsividad, se libera nuestra capacidad de relacionarnos eficazmente con todos, incluso con aquellos que tienen una forma de pensar y/o actuar diferente. Pero para lograrlo, debemos comenzar por lo esencial: llevarnos bien con nosotros mismos. Nadie puede dar lo que no tiene.
Si tenés alguna consulta, podés escribirme a [email protected]

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Seguinos en Instagram
Seguinos en Facebook