Columnistas
12/10/2018

Cazador ¿cazado?

Profesor - Abogado especialista en Derecho informático y TICs.

Profesor - Abogado especialista en Derecho informático y TICs.

(+ Info)

Corrió como reguera de pólvora la noticia de que dieron de baja un blog, el cual publicaba fotos tomadas en la vía pública de colas femeninas.

El blog, según la Defensoría, violaba las siguientes normas:

– la normativa vigente sobre protección de datos personales

– la ley 5742 que previene y sanciona la figura de acoso sexual.

– el Código Civil y Comercial que obliga el consentimiento del titular del dato para captar o reproducir su imagen.

– La ley 26061 que prohíbe difundir información o imágenes de niñas, niños y adolescentes.

– La Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la Violencia contra la Mujer, “Convención de Belem do Para”.

– La Convención sobre la Eliminación de toda forma de Discriminación contra la Mujer

La noticia es buena, en la medida que se tengan en cuenta algunos aspectos que paso a detallar.

La página funcionaba desde el año 2014, lo cual demuestra la ineficiencia para controlar el mundo online. Más vale tarde que nunca dice un refrán, y posiblemente sea cierto. Pero no por ello uno se deja de sorprender de la lentitud con que funcionan los controles.

El segundo punto que me parece criticable es que se haya viralizado el nombre del blog, fogoniado desde la misma institución interviniente, el Centro de Protección de Datos Personales (CPDP) de la Defensoría del Pueblo porteña que publicó la noticia.

Lo que pudo haber sido un logro, se volvió en contra y le dio al blog una fama que no tenía. ¿Cuál es el problema? Uno de ellos es que al momento de viralizarse la noticia no se había borrado la caché en google de la página, por lo que si bien se había dado de baja el blog, seguían en línea muchas, pero muchas fotos de las mujeres que se pretendían proteger. Ahora con un ingrediente peor, la notoriedad del blog es infinitamente mayor.

El segundo problema de la viralización de la noticia y por ende del nombre del blog es que le dio fama gratis, y es posible que vuelva al aire con otro nombre o radicado en otro lugar. Al momento de escribir esto estaba funcionando otro con otro nombre, pero con fotografías anteriores al 2017.

En mi opinión, aunque va en contra del tan amado autobombo, el trabajo debió haber sido reservado y no haberse publicitado desde la misma página web de la defensoría.

Este caso me recuerda al anterior de “chicas bondi”, un blog donde se publicaban fotos de chicas tomadas en los colectivos de la ciudad. En esa oportunidad también el blog fue levantado, en el 2013, dictamen de por medio del Centro de Protección de Datos Personales (CPDP) de la Defensoría del Pueblo porteño. No obstante, el trabajo de la defensoría hasta la fecha, las imágenes siguen posteadas en Pinterest, Tumblr y otras redes sociales.

Si bien no podemos atribuirle causalidad, llama la atención que el ahora blog cerrado haya nacido en el 2014, es decir pocos meses después de la publicidad enorme que tomó el caso de chicas bondi.

En conclusión, vale destacar la reflexión del autor que voluntariamente cerró el blog, y solo resta confiar en su buena voluntad para que no lo reabra, tentado ahora por una publicidad que nunca imaginó ni en sus sueños tener. Y también, confiemos en que esta enorme publicidad que se le dio a este caso, no de malas ideas a otros para que abran blog similares.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Seguinos en Instagram
Seguinos en Facebook