El abrazo electrónico

H

ace muchos años que el ser humano se intenta superar en cuanto a mejorar su vida y todo lo que lo rodea. Así hemos pasado de cambiar desde herramientas rudimentarias de piedra y armas para cazar, hasta vestimenta, y todo aquello que se ha inventado por parte de quien se dice “está en la cima de la escala animal o evolutiva”.

Uno de los mayores conflictos siempre fue la comunicación, desde el lenguaje hasta la forma de transmitir a otros nuestras necesidades, nuestros logros, nuestro arte.

La publicidad fue otro de los inventos que el ser humano destacó como herramienta para ofrecer todo tipo de cosas, desde un servicio a un producto, y fue esa publicidad la que intento llegar a cada vez más interesados, y así surgieron medios de comunicación, y a su vez los teléfonos celulares... la gran herramienta que hoy tiene comunicado al mundo en tiempo real y desde cualquier parte del globo.

Todos los días uno se comunica con un ser querido a cuadras, a cientos de kilómetros o a miles de kilómetros, y cuando a esa comunicación se le agrega un video, es emocionante, en especial para quienes peinamos canas y hemos visto florecer desde la radio a la TV blanco y negro, hasta llegar a estas épocas.

Van llegando las fiestas, y cada uno intenta poder pasarla con sus seres queridos, algunas veces se puede… otras no, y por eso estos medios de comunicación nos permiten darnos esos abrazos electrónicos, que de alguna manera achican las distancias, pero me preguntaba el otro día la diferencia en sentir un abrazo electrónico y uno real, me preguntaba si no nos estamos acostumbrando a esos abrazos electrónicos y dejando de lado los del afecto y el contacto...

Tal vez el abrazo electrónico sea algo que nos sirva, pero la humanidad tiene que verse a los ojos, tiene que comenzar a comprender que muchas cosas que nos suceden debemos charlarlas de frente... que en el día podemos darnos mil abrazos electrónicos, pero que nunca se podrá suplantar con el abrazo verdadero... creo que deberíamos de darle un descanso a los celulares, e intentar vernos en el mundo real.

Jorge L. Fernández Avello
DNI: 12.862.056

Noticias Relacionadas
Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Seguinos en Instagram
Seguinos en Facebook