INTERESANTES CONCLUSIONES

| 28/05/2024

Especialistas estudian la dieta y costumbres del gato montés

Especialistas estudian la dieta y costumbres del gato montés

Una de las especies más difíciles de ver y de estudiar tanto en Río Negro como en Chubut, es el gato montés. Romina D´Agostino y Daniel Udrizar Sauthier analizaron 160 muestras de heces de letrinas ubicadas en la Reserva de Vida Silvestre San Pablo de Valdés.

Su nombre científico es Leopardus geoffroyi,  un pequeño felino que llega a pesar hasta 8 kilos y que se extiende desde el sur de Bolivia y Brasil hasta el extremo sur de la Patagonia argentina donde suele habitar pastizales, bosques, matorrales y sabanas.

“Identificamos letrinas dentro de la reserva y colectamos y analizamos 160 muestras de heces frescas recogidas entre 2013 y 2016. Además, utilizamos trampas Sherman cebadas con vainilla y avena para conocer la disponibilidad de micromamíferos que hay en la zona”, cuenta la especialista del CENPAT.

Como resultado del análisis de las muestras, los científicos identificaron 10 especies de mamíferos, una especie de tinamú, un género de lagarto y un orden de insecto. “Analizamos las heces y registramos que se alimenta principalmente de mamíferos, de aves y en menor proporción de reptiles e insectos. Entre los mamíferos se alimenta principalmente de micromamíferos, es decir, de ratones de campo, cuises y tucos. Si hablamos de mamíferos medianos, el gato montés puede comer piches, liebres europeas y maras patagónicas. Dentro de las aves, también se alimenta de martinetas”.

Un dato llamativo fue que el gato montés no se alimenta de la especie más abundante, sino de la más fácil de cazar. Entre los micromamíferos, el más encontrado en las heces fue el Akodon iniscatus, conocido como ratón patagónico y no el más abundante en la zona como sí es la laucha sedosa, Eligmodontia typus. Algo similar ocurre entre la mara y la liebre, la primera más abundante y esta última es más cazada por el gato montés.

Si bien San Pablo de Valdés es una reserva, la misma está lindante con establecimientos ganaderos de la Península. Sin embargo, a lo largo de los 3 años de investigación, D'Agostino y Udrizar Sauthier no encontraron restos de ovinos en las heces de los animales estudiados: “Eso está bueno porque aumenta la tolerancia a la presencia de este felino en los establecimientos. Sin embargo, hay reportes de depredación y los pobladores rurales te comentan que el gato montés les causa daño porque consume corderos y también entra al gallinero, entonces hay un conflicto entre el humano y el gato montés que consume ganado y aves de corral”, señala D´Agostino.

Parte de la importancia de este trabajo tiene que ver, justamente, con este conflicto existente entre los pobladores y el gato montés como depredador: “Este estudio sirve para trabajar en conservación porque ahora sabemos de qué se alimenta y qué lugares conservar. Si nosotros resguardamos ese hábitat que el animal usa para refugiarse, para reproducirse, para tener a sus crías y también para alimentarse, porque ahí están las presas, es probable que no concurra a los establecimientos a comer animales domésticos y ganado” informó Diario El Chubut.

“Este trabajo es la primera aproximación a la dieta de gato montés realizada en la Patagonia central argentina y aporta conocimientos no sólo sobre aspectos ecológicos, sino también sobre la historia natural de esta especie de felino”, finaliza Romina D´Agostino.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias