MUJERES QUE TRANSFORMAN

| 20/05/2024

Dos periodistas luchando por la verdad en pleno Irán

Dos periodistas luchando por la verdad en pleno Irán

Jina Mahsa Amini caminaba por las calles de Teherán con su hijab el 13 de septiembre de 2022. La policía la detuvo porque no la llevaba de manera adecuada. La llevaron al edificio de la Policía Moral iraní y dos horas después ingresó al hospital Kasra inconsciente producto de los golpes en la cabeza que recibió. Según una investigación llegó al hospital con muerte cerebral y tres días después falleció. El parte oficial indicaba que la causa del descenso fue un ataque cardiaco causado por una enfermedad subyacente. Era kurda y tenía 22 años.

El caso logro conmover a la opinión pública y comenzaron las protestas (“disturbios instigados desde el extranjero” según el gobierno). La familia no creyó la versión oficial de los hechos. La censura y las presiones a la prensa por parte del régimen son motivo de preocupación internacional. El Comité para la Protección de Periodistas (CPJ) estima que son unos 98 las y los periodistas que fueron arrestados solo por difundir la noticia, publicar una foto u opinar sobre la muerte de la joven. Human Rights Watch (HRW) informa que durante las protestas fueron arrestadas unas 20.000 personas. La Agencia de Noticias de Activistas de Derechos Humanos de Irán (HRANA) estima que 520 manifestantes perdieron la vida a un año del asesinato, además de una decena de policías. Reporteros Sin Fronteras (RSF) pone a Irán entre los diez países donde menos se respeta la libertad de prensa. Amnistía Internacional (AI) documento que al menos hay 22 casos de acoso a las familias de las víctimas, incluyendo profanación de sus tumbas, por parte del gobierno.

Las periodistas Negin Bagheri del medio Haft-e Sobh y Elnaz Mohammadi del diario Ham Mihan decidieron investigar lo que verdaderamente sucedió. Según personas detenidas dentro de la misma furgoneta que Amini testimoniaron que la joven fue golpeada con brutalidad y que le fracturaron el cráneo. Por el solo hecho de informar las detuvieron. Fueron condenadas bajo los cargos de conspiración y colusión a tres años de prisión. Solo pasarán un mes en prisión con la sentencia suspendida de manera parcial. Tienen prohibido salir del país y deben realizar cursos de ética profesional durante cinco años. En ninguna parte de la sentencia se mencionan los motivos específicos, ni si se puede apelar el fallo. Las autoridades comenzaron a difamarlas presentándolas como espías. No es fácil ser periodista en Irán. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias