DE “ALMA INQUIETA”, FACETAS MENOS CONOCIDAS DE SU EXPRESIVIDAD

| 13/03/2024

Viri Bob, la música que además fotografía y pinta

Viri Bob, la música que además fotografía y pinta
Foto que tomó Viri en su paso por India.
Foto que tomó Viri en su paso por India.

Si bien expuso sólo una vez en Bariloche, durante la pandemia participó de un acontecimiento superlativo en Buenos Aires. En el mismo período comenzó a incursionar en el arte.

La excusa de la conversación era su próximo concierto en Nené Bar el martes próximo (19 de marzo a las 21) y un tanto al pasar, Viri Bob confió que en breve partirá a Brasil, donde pondrá a consideración de un intercambio con centros culturales sus fotografías y actividad como muralista, además de la faceta musical que más conocemos. La ocasión era propicia para ahondar en esos otros quehaceres, menos visibilizados en Bariloche.

“Saco fotos desde muy chica”, compartió la polifacética música. “A los 14 tuve en mis manos mi primer cámara a rollo. Jugaba con ella y todo lo que veían mis ojos eran cuadros de fotos”, relató. “A los 21 decidí hacer un curso básico de cámaras réflex, trabajaba desde los 18 y me compré mi primer cámara. Empecé a viajar y sacar fotos a donde iba y se convirtió en hobby”. Más cerca en el tiempo, el pasatiempo pasó a mayores.

La cordobesa que reside en esta ciudad hace una década, tiene bastante de nómade. “A los 30, viajando por Asia, comencé a trabajar como fotógrafa en una empresa de actividades recreativas”, compartió. “Volví a Argentina y me vine a vivir a Bariloche en 2014, donde me presenté en una convocatoria de fotografía, poque sentía que tenía que hacer algo con ese material”, señaló.

Aquella convocatoria “fue organizada por Revista Bex y Jorge Piccini”, otro inquieto y permanente impulsor de iniciativas, siempre que la imagen sea protagonista. “Los ganadores expondrían sus fotos en gigantografías en el hotel Villa Huinid”, recordó Viri, quien resultó beneficiada en la selección. “Así fue mi primera y única exposición. Hermosa experiencia”, compartió.

Tres años atrás, mientras el encierro era la norma, Viri encontró la forma de vulnerarlo creativamente. “En 2021, en el contexto de la pandemia y también a través de una convocatoria participé de una exhibición temporal con mis fotos tomadas en China”. En aquella oportunidad, la iniciativa corrió por cuenta del “Museo de la Historia del Traje, en conjunto con la Embajada de la República Popular China y el apoyo del Centro de Estudios de Argentina-China (CEACh)”, ilustró la también fotógrafa.

Miradas que se cruzan. Foto de Viri Bob en India.

Lee también: Viri Bob tomó impulso y ahora quién la para

La exposición resultante se denominó “Entramar la Nación. Trajes típicos de las minorías étnicas de China” y contó con la curaduría de Ignacio Villagrán. La muestra se concretó “en formato virtual y presencial y participé de una charla vía streaming, contando mi experiencia viajando por China”. Casi nada…

Lectores de El Cordillerano recordarán que cuando comenzaron a aflojar las restricciones sanitarias, Viri formó parte de una iniciativa por entonces pionera. “Paralelamente, junto a Pablo Suárez y La Cueva Producciones Bariloche, comenzamos organizando un ciclo de música vía streaming en el multiespacio Moma, aún en contexto de pandemia”. De la propuesta “participaron varixs músicxs (sic) locales, a los cuales entrevisté y retraté durante sus shows”, recordó.

Cuando se recuperó la presencialidad “comenzamos a organizar algunos ciclos junto a La Cueva en cervecerías, bares y paradores locales, donde también mi labor fue el registro fotográfico y últimamente, también de videos para redes sociales”, completó. No satisfecha con su hobby de antaño, “comencé en 2021 la Licenciatura en Diseño Audiovisual de la UNRN en El Bolsón de manera virtual. Llevo cursado un año y medio, con dificultades para continuar de manera presencial debido a la distancia”, se disculpó.

Pero la creadora de “Efecto mariposa”, también pinta. “Fue un descubrimiento de pandemia, mi alma inquieta buscaba expresarse”, destacó. “Empecé garabateando sueños o imágenes de paisajes de montaña, primero en lápiz negro. Dibujé varios, hasta que empecé a mirar con cariño bancos de madera sin pintar, puertas de la casa y paredes. Así me animé al acrílico y a transferir del lápiz y la hoja, al pincel y la pared o lo que fuera”, resaltó.

La cuestión es que “me hizo tan feliz el acto en sí mismo como el resultado. ¡Estaba pintando! Creo que fue como reencontrarme con mi niñez. Era una actividad olvidada en mi inconsciente que se hizo luz después de mucho trabajo interior y encuentro conmigo misma. Actualmente me quedé sin paredes en casa y estoy probando con cuadros”, avisó. ¿Cuánto faltará para que sus obras sean escenografía de sus conciertos?

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias