LLUEVA O NO, NUEVAS RECOMENDACIONES PARA LEER EN VERANO

| 21/02/2024

Desde “Querido comemierda” a “El dios de las pequeñas cosas”

Desde “Querido comemierda” a “El dios de las pequeñas cosas”
Arundhati Roy, autora de "El dios de las pequeñas cosas".
Arundhati Roy, autora de "El dios de las pequeñas cosas".

En esta oportunidad, es María Luján Picabea la que seleccionó cuatro títulos para acompañar el último mes del estío. Ensayos polémicos y novelas a las que siempre se puede volver.

¿Será verdad que vienen lluvias? Los diversos pronósticos no se ponen de acuerdo, pero tampoco hacen falta tantas excusas meteorológicas para adentrarse en la lectura que algunas y algunos conocedores y recomiendan para el verano. En esta ocasión, recurrimos a los aportes de María Luján “Luji” Picabea, integrante del staff del FILBA y en particular, programadora del FILBITA, es decir, la faceta infanto-juvenil del acontecimiento.

La periodista encabezó su nómina con un título llamativo: “Querido comemierda”, de Virginie Despentes (Random House). Según la argentina, “con la lucidez, el desacato, la osadía, la insolencia y la destreza a la que nos tiene acostumbradas”, la escritora francesa, desnuda en este libro la proliferación de discursos de odio, el aniquilamiento de la diversidad y la simplificación del mundo en unidades dicotómicas que encuentran lugar en las redes sociales”. Como mínimo, actualísimo.

Luji Picabea también resaltó a “El dios de las pequeñas cosas”, de Arundhati Roy (Anagrama). En este caso, se estará frente a “una saga familiar que se cuenta desde la hendija de la infancia, una novela social que se atreve a desnudar el temor a la pérdida, como el origen de las desigualdades. Una narrativa que bordea los contornos de la historia, se obstina en los detalles, las miradas, los aromas, las formas y los escenarios para poner en palabras aquello que no tiene nombre”. Arundhati Roy (1961) es una escritora y activista de India.

En tanto, “Cosas vivas” es un aporte del español Munir Hachemi (Periférica). A ojos de la especialista, es “un relato que se asoma, desde una consciencia occidental de clase media universitaria, a las extorsivas relaciones laborales a las que se somete a jornaleros, trabajadores precarizados y golondrinas en granjas y chacras intensivas, maquilas de la industria agropecuaria del mundo moderno.

Por último, pero no menos importante, hay que tener en cuenta “Desmoronamiento”, de Horacio Castellanos Moya (Tusquets). Según Picabea, “la novela tiene en sus primeras cincuenta páginas un ritmo casi teatral: un diálogo duro, malicioso, lastimero entre dos personas que se han querido, que ya no se quieren, pero que se tienen una profunda confianza”.

No obstante, “después la novela se vuelve epistolar y en el último tramo aparece un narrador externo a los protagonistas que ve el suceder de los acontecimientos con algo de involucramiento amoroso, pero con la objetividad de los que observan una acción en la ventana de la casa de los vecinos. Es una novela a la que siempre se puede volver. Un escritor inmenso”, destaca la recomendación. A tener en cuenta, llueva o no.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias