Cultura
18/06/2020

Los premios en Plano fijo, Cortos hasta 8 minutos y Plano Secuencia

Los premios en Plano fijo, Cortos hasta 8 minutos y Plano Secuencia
"Arreglate", de Romina Coronel.
Por: Adrián Moyano

Maximiliano Martiniau obtuvo el Primer Premio en su sección por “Dormir”; mientras que Diego Gómez Martínez se anotó con el segundo en la misma categoría. Romina Coronel logró un tercer galardón y Victoria Reddell un segundo, entre otros reconocimientos.

En los concursos #Producir en casa Río Negro, hubo predominio barilochense en la sección “Plano fijo”. El Primer Premio fue para “Dormir”, de Maximiliano Martiniau. Recibe a la primera mirada un sofá, alineado simétricamente con una mesita redonda sobre cuya superficie descansa una pequeña escultura. Ésta representa a una mujer desnuda que empuña una lanza. La simetría se rompe cuando entra en escena un hombre joven, ataviado con buzos y descalzo, que se desploma sobre el sofá. Tiene intenciones de descansar pero le cuesta acomodarse y además, su celular no da respiros. Después de ponerlo en silencio, comienza en otro ambiente una charla telefónica entre una hija y su madre, una persona mayor. La primera sugiere que la segunda no vaya a la peluquería porque es peligroso. Además, la primera le pide al frustrado de la siesta que saque la ropa del lavarropas. El joven parece cumplir con la tarea encomendada y retorna al lecho, mientras la charla sobre la peluquería se extiende y se extiende. Cuando por fin parecía encontrar la posición adecuada, del otro ambiente recuerdan: “¡Maxi! ¿No tenías que cursar?” Efectivamente, la recomendación materna parece precisa y de “Dormir”, ni hablar. Martiniau se personifica a sí mismo pero la cámara corrió por cuenta de Pablo Appendino. La voz en off es de nuestra colega Graciela Narváez. Las reflexiones sobre la peluquería, jamás terminan.

El segundo premio de “Plano fijo” también quedó en casa, en este caso, a través de “Una imagen vale más que mil palabras”, de Diego Gómez Martínez. La cámara se posa sobre el lago Nahuel Huapi y enfrente, se alza durante un crepúsculo el cerro Sayhueque, es decir, en el cuadro pueden apreciarse el medio líquido, las orillas, las elevaciones, sus contornos y un fragmento de cielo. Una voz en off repite el título e inquiere si la aseveración es cierta. Enumera: aire, oxígeno, vida, despertar, viento, fuerza, energía, tierra, recursos, movimiento, estabilidad… En forma simultánea, cada palabra es sobreimpresa sobre la imagen fija hasta saturar el cuadro y volver a empezar, ahora en referencia a la montaña. Acto seguido, los conceptos se amplían a la Argentina, Bariloche, Patagonia, Línea Sur, “Bariloche, chocolate, helado, más chocolate”. “Me dio hambre”, confía la voz, que enseguida retoma su lista, que finaliza en Río Negro y un slogan de promoción turística: “no importa cuántas sean. Las palabras no alcanzan para describirlo”. La realización contó con la dirección y textos de Gómez Martínez, pero la voz es de Marcos Montes de Oca. El trabajo finaliza con la llegada del anochecer.

El tercer premio de la categoría fue para “La historia de El ganso Pancho”, de Héctor Ledo (El Bolsón), mientras que Tatiana Cannistraci, también vecina de Bariloche, se hizo acreedora de una mención por “Confesiones en tiempo de pandemia.

“Dormir”, de Maximiliano Martiniau.


Grieta

En la sección Cortos hasta ocho minutos, descolló la barilochense Romina Coronel, quien obtuvo el tercer premio con “Arreglate”. En otro crepúsculo de ensueño, la imagen devuelve postales citadinas que sólo pueden encontrarse en Bariloche: calles de barrio que desembocan en el Nahuel Huapi o perspectivas que incluyen laderas nevadas del Catedral. La voz de una mujer mayor confiesa que añora la chance de estar por acá en coincidencia con “el festival de cine” y acto seguido, confía que está participando de un retiro espiritual virtual, en coincidencia con Pentecostés. Mientras, en el interior de una vivienda, otra mujer, en este caso joven, pela o corta alguna verdura o fruta. De pronto, mientras la voz sigue con las descripciones de sus actividades religiosas, irrumpe en el cuadro la imagen de la constelación Cruz del Sur. Es de noche y el pedido de la religiosa consiste en que “el Espíritu Santo se derrame sobre Bariloche y sobre todo el mundo” y así, “curar todo”. También recomienda arreglarse, como si se fuera a salir. En tanto, la cámara se torna minimalista y se posa sobre rincones de la casa y del jardín, para descubrir belleza en donde la mirada, generalmente pasa de largo. Sobre el final, la brecha entre las recomendaciones en el discurso de la voz y las sugerencias de la imagen, se hacen muy explícitas. Se entiende que aportó los audios de WhatsApp Nélida Olivera, mientras que además de Coronel, trabajó en la realización Nacho Aguirre. La realizadora agradeció a los vecinos de las calles Santa Elisa y Centauro, algunos de los cuales también aparecen en el corto.

En esta categoría, tanto el primero como el segundo premio quedaron en El Bolsón, a través de las obras de David Álvarez, “Dispersé”; y de Iván Rivelli Pranno, “Los aplausos”.

La cosecha barilochense continuó en la sección “Plano secuencia”, con el segundo premio que logró Victoria Reddel. Su trabajo se titula “De todos los ruidos soy dependiente”. La acción arranca con la presencia de una mujer que se termina de duchar, se seca y se viste. Su cuerpo se difumina vía un efecto especial, mientras suena música muy actual. La joven se desploma sobre una cama o sofá mientras la luz de su celular ilumina su rostro. Se viste un poco más y desciende una escalera, para situarse en un escritorio donde a través de una computadora, saluda a una interlocutora cuyo rostro devuelve la pantalla. En el mismo ambiente hay otro aparato, en el cual transcurre un capítulo de Los Simpsons, hacia donde se desplaza la protagonista. A dura penas de mantiene sentada, vuelve a incorporarse y camina por la vivienda, pero siempre con la mirada en el celular. En la cocina, prueba algo que estaba en una sartén y sorbe un par de tragos de vino, antes de encender una vela. La pequeña llama ilumina su rostro en un marco de oscuridad, hasta que ésta se adueña por completo de la imagen y la secuencia finaliza. La realización lleva la firma de la propia Reddell y de Bar Visconti, producción de Tribu de Trueno.

En este rubro, el Primer Premio fue para “Crónicas de seducción en cuarentena”, de José Manuel Fernández (Viedma) y el tercero para “Regreso a casa”, de Fabián Soto (El Bolsón). Al momento de escribir estas líneas, en la versión en YouTube de la sucesión trabajos, se contabilizaban 550 reproducciones. Se merecen muchas más.

Videoclip y 60 segundos

También hubo logros barilochenses en la categoría Videoclip. Se hicieron con el tercer premio Juan Nazar e Ine Güemes con “Mi manera de cuidarte”, un trabajo pionero porque según diera cuenta El Cordillerano en marzo último, fue el primer tema musical convertido en realización audiovisual que ganó las plataformas digitales después de que se declarara la primera cuarentena. Difícilmente imaginaran sus autores por entonces, que lograrían un galardón que premiara su impulso. A la versión original, solamente le incluyeron una simpática introducción: sobre frascos de conservas evidentemente caseros, puede leerse “Producir en casa RN”. Recordemos que la acción transcurre en la cocina de la pareja, que canta y toca y frente a frente. La letra llama la atención sobre el estatus quo que condujo a la humanidad hasta esta coyuntura, además de recomendar la permanencia en los hogares, toda una novedad a mediados de marzo. La premiación de la categoría se completó con “Capital”, de Ignacio González (Cipolletti) en segundo término y con “Cómic en problemas”, de Ana Collarte (El Bolsón), en primero.

"Mi manera de cuidarte", de Nazar y Güemes.

Por último para esta extensa enumeración de El Cordillerano y también para el resumen del Ministerio de Turismo, Cultura y Deporte, hay que decir que otra vecina de esta ciudad, Daniela Piazzolla, se alzó con el tercer premio en el rubro Video-minuto, gracias a “Haiku”. En lenguaje de animación, la mirada se desplaza por un conjunto de árboles despojados de hojas aunque muy coloridos en sus troncos, mientras por el aire vuelan hojas y letras. El haiku aparece finalmente: “el viento sopla / sobre los pajonales. Amor de otoño”. La música es de Darío Poletti y se denomina “Medicina para tu alma”.

Se impuso en el mismo rubro Damián Leivobich, otro barilochense, con “Diuca”. Precisamente, el mini-corto reproduce las infructuosas andanzas de una que choca y choca contra el vidrio de una pequeña ventana, cuya luz es la única del cuadro. Sobre el final, un texto ironiza que en cuarentena, la diuca quiere “quedarse en casa, pero no puede entrar”. El otro premio del segmento, quedó en manos del viedmense Pablo Leguizamón, por “60 segundos”.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas