Sociedad
20/05/2020

Desde isla Victoria llegaron plantines de tres especies a familias del Malvinas

Desde isla Victoria llegaron plantines de tres especies a familias del Malvinas
Gestos de amor que son de resaltar.
Por: Susana Alegría

Entre tantas incertidumbres y preocupaciones es bueno difundir las acciones que dan una cuota de esperanza a la gente. Desde la junta vecinal del barrio Nuestras Malvinas y contando con el aporte constante de Parques Nacionales, realizaron una tarea muy singular: la entrega de árboles.

Se trató de 50 plantines de árboles de tres años de edad que nacieron y se criaron en el Jardín Botánico ubicado en la isla Victoria, del Parque Nacional Nahuel Huapi, con la particularidad de haber nacido de una semilla y no sacado de gajos de otros especímenes.


El vivero de isla Victoria.

El ingeniero forestal Adolfo Moretti tiene a su cargo dicha área dentro del departamento de Conservación del Nahuel Huapi. Ingresó en el año 2003 y desde el 2005 comenzó con el proyecto de reactivación de lo que era el antiguo Vivero Nacional Histórico que tuvo una gran importancia en la región en las décadas del 30, 40 y 50.

Con su amplia trayectoria y experiencia, se tomó el tiempo de dialogar con cada una de las familias que visitaron para entregar los plantines, contándoles de qué especies se trataba cada uno y dándoles las indicaciones correspondientes para un mejor cuidado. Asimismo entregaron un folleto por si falla la memoria. Moretti estuvo acompañado por el guardaparque Martín Morales y Larisa Beletzky quien dejó registro audiovisual de lo sucedido.


Esperando en el puerto.

Una tarea que llevó mucho tiempo y dedicación, desde la selección de cada uno en la isla, el transporte hasta el puerto, subirlo a la embarcación y luego llevarlos hasta el barrio Malvinas, cuidando que ningún árbol se dañara.

Más tarde y tomando todos los resguardos con respecto al cuidado sanitario, comenzaron a recorrer las calles para ofrecerlos casa por casa. Al llegar, si los recibían sin protección, les entregaban barbijos.


Rumbo al Malvinas.

Ante tantas preocupaciones resultó un gesto que llenó de esperanza y sacó a la gente por unos minutos de la rutina de la cuarentena obligatoria, un obsequio lleno de vida para que eligieran el lugar del terreno donde plantarlo y verlo crecer a la par de sus hijos.

Cada plantín fue acompañado por las recomendaciones, unos chocolates y alfajores donados por empresas locales y un diploma que refleja el compromiso adquirido de regarlo y cuidarlo. La única consigna era que el momento de plantarlo, se realizara en familia.


Enorme felicidad en los niños y niñas.

La tarea era simple, hacer un pozo profundo y ubicar el árbol, luego de tapar sus raíces con tierra ponerle un tutorial para que lo ayude a crecer recto y que no sea lastimado por el viento y de allí en adelante, regarlo para que crezca.

Maitenes, notros y radales continuarán su vida en diversos patios del Malvinas y quedarán para siempre en la memoria de quienes participaron del emotivo acto de ayudar a crecer.


Grandes y chicos adquirieron el compromiso de cuidarlos.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas