Columnistas
04/05/2020

El secreto del crecimiento

El secreto del crecimiento

Nacido en el barrio porteño de Floresta y de ascendencia griega, Bernardo Stamateas tiene habilidad para el ajedrez, el clarinete y el saxofón. Estudió Licenciatura en Psicología en la Universidad Kennedy...

Nacido en el barrio porteño de Floresta y de ascendencia griega, Bernardo Stamateas tiene habilidad para el ajedrez, el ... (+ Info)

Todos los seres humanos aspiran a vivir su vida al máximo. Aun cuando atraviesen situaciones difíciles como la que estamos experimentando actualmente. Pero, ¿es posible crecer en medio de una crisis? La respuesta es: sí, es posible crecer de manera continua incluso en las crisis. ¿Cómo podemos hacerlo? De eso se trata esta nota…

Necesitamos comenzar por tener sueños, proyectos, y sentir pasión por ellos. ¿Soñar estando en crisis? Aunque pueda parecer extraño, este es el momento ideal. Porque los sueños son precisamente el combustible que nos permite seguir moviéndonos (en casa) sin detenernos, hasta verlos cumplidos en realidad. Siempre hay una forma de avanzar, a pesar de las dificultades.

Necesitamos la rutina pero también es importante buscar la sorpresa en nuestra vida a diario. Porque si nos quedamos solamente con lo que hacemos cada día, exactamente de la misma manera, decreceremos en lugar de crecer y nos aburriremos. Siempre hay un modo de innovar, aun en aquello que forma parte de la rutina cotidiana. Y aquí es donde entra nuestra capacidad de ser creativos.

Para cerrar capítulos viejos en la vida y abrirnos a lo nuevo (hoy necesitamos hacer las mismas cosas pero de manera diferente), es fundamental sorprendernos día tras día. Una persona proactiva no espera que los demás hagan sino que va por lo nuevo; en cambio una persona reactiva se dedica a mantener lo que tiene, lo viejo conocido. Casi siempre esto último ocurre por temor.

¿Sos del equipo de los reactivos o de los proactivos?

Cuando no procuramos cosas nuevas, ya sea que lo deseemos o no, nos estancamos. En cambio, cuando estamos dispuestos a renovarnos siempre, sin importar lo que suceda a nuestro alrededor, no dejaremos de movernos jamás. En todo grupo de trabajo, después de un tiempo de desplegar lo mejor de sí mismos y crecer, sus integrantes comienzan a decrecer si no hay cambios que los sacudan. Y a veces, ese cambio viene de la mano de alguna situación difícil.

Es en ese punto donde precisamos encontrar ideas nuevas. La renovación, que comienza en la mente, es lo que nos permite seguir adelante. Una sorpresa que se implementa en el trabajo, en casa, en una relación interpersonal, en un equipo deportivo, etc., tiene la capacidad de “revitalizarnos” y levantarnos cuando sentimos que nos vamos a caer. Tal es el poder de la novedad.

Tal vez te estés preguntando: “¿Qué sentido tiene todo esto en este momento que estamos atravesando?”. Todo. Saldremos de esta crisis, seguramente fortalecidos, pero para volver a crecer necesitamos prepararnos desde ahora. Podemos comenzar por quebrar nuestra rutina diaria, como dijimos, haciendo cosas nuevas, aun estando en casa todo el día. Y esto solo se consigue con la actitud correcta: activando las ganas de hacer algo nuevo.

El deseo sin esfuerzo es solamente imaginación. Y un deseo no concretado trae como consecuencia una gran frustración. Esforzarnos por llevar a cabo lo que anhelamos es un recurso interno que nada ni nadie puede quitarnos.

Por consultas, podés escribir a [email protected].

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Seguinos en Instagram
Seguinos en Facebook