Columnistas
13/04/2020

Llevarnos bien con los demás… ¿es posible?

Llevarnos bien con los demás… ¿es posible?

Nacido en el barrio porteño de Floresta y de ascendencia griega, Bernardo Stamateas tiene habilidad para el ajedrez, el clarinete y el saxofón. Estudió Licenciatura en Psicología en la Universidad Kennedy...

Nacido en el barrio porteño de Floresta y de ascendencia griega, Bernardo Stamateas tiene habilidad para el ajedrez, el ... (+ Info)

¿Sabías que tu cerebro es sociable? Esto significa que tiende todo el tiempo a hacer conexiones con los demás. Pero tal vez estás pensando: “Pero yo no soy una persona muy sociable”. Todos podemos aprender a llevarnos mejor con los demás. Y mucho más en tiempos como el que estamos atravesando donde debemos aprender a ser solidarios, a compartir espacios y momentos en casa. Algo que, tal vez, no solíamos hacer.
Solo necesitamos estar dispuestos a practicar, si no nos sale naturalmente, y a desarrollar una serie de hábitos que nos pueden conducir a conexiones de oro. Es decir, a relaciones estratégicas para nuestra vida. Comparto a continuación algunas técnicas que pueden ayudarnos a soltar la “capacidad de convocatoria” que todos poseemos en nuestro interior y a potenciar nuestro “yo social”:

1. Hacer sentir al otro que su vida cuenta
Una de las necesidades que todos los humanos tenemos desde pequeños es la de sentirnos importantes, valiosos, tenidos en cuenta. Cuando le hacemos saber al otro que su vida cuenta, abrimos los canales de diálogo y provocamos una sincronización altamente positiva.

2. Reír y sonreír… ¡siempre!
¿Acostumbrás reír? ¿Y sonreír? Este hábito nos abre puertas porque transmite una energía capaz de transformar cualquier ambiente negativo. También nos aleja del aburrimiento y despierta nuestro lado creativo. Una sonrisa es el camino más corto al corazón de los demás.

3. Mirar a los ojos al otro
Muchas personas miran para otro lado cuando alguien les habla. Sin duda, quien está hablando se sentirá desatendido y no reconocido. Posar nuestros ojos en los demás es una forma de comunicarnos y decir: “Me interesa lo que tenés para decir”, lo cual genera comprensión y conexión.

4. Llamar al otro por su nombre
Siempre que sea posible, deberíamos saber el nombre del otro y mencionarlo varias veces (podemos relacionarlo con algo para recordarlo). Escuchar nuestro nombre hace que prestemos atención a lo que nos dicen y que lo recordemos luego. Porque nos hace sentir que el mensaje es dirigido hacia nosotros.

5. Practicar la empatía
Ser empático es tener la capacidad de “colocarse en los zapatos del otro”. Esto quiere decir que uno intenta entender por qué esa persona siente y actúa de la manera que lo hace. Actualmente muchos carecen de empatía y son incapaces de “sentir con”, escuchar y respetar a los demás. A veces, es necesario dejar de hablar de uno mismo para darle lugar al otro y hacerlo sentir tenido en cuenta. La empatía siempre genera apertura y confianza.

6. Ayudar a otros a alcanzar sus metas
Cuando conscientemente ayudamos a alguien a cumplir un sueño, obtenemos no solo la recompensa de la satisfacción personal, sino además la gratitud y el aprecio de esa persona. Y todo lo que uno siembra tarde o temprano lo cosechará. Esto vale tanto para lo bueno como para lo malo.
Hoy, quizás como nunca antes, debemos convertirnos en personas generosas, dadivosas, que piensan en los demás y no solo en sí mismas. En resumen, alguien totalmente presente y en sintonía con el otro. ¡Es posible llevarnos bien con quienes nos rodean!

Por consultas, podés escribir a [email protected]

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Seguinos en Instagram
Seguinos en Facebook