Actualidad |

ENTREVISTA AL INGENIERO NUCLEAR Y DEPORTISTA SANTOS GABRIEL RUEDA

11/03/2020

“Usar herramientas de matemática y física para resolver problemas tecnológicos me divierte mucho”

“Usar herramientas de matemática y física para resolver problemas tecnológicos me divierte mucho”
Santos Gabriel Rueda, “El Hombre Nuclear”.

En un documental para Instagram, lo llaman “El Hombre Nuclear”. No solo lo comparan con el protagonista de esa famosa serie de la década del 70 por su altísimo rendimiento en exigentes carreras de montaña, sino también porque es ingeniero nuclear y flamante magíster en Ingeniería del Instituto Balseiro. Con ustedes, una nueva entrevista a Santos Gabriel Rueda.

Gabi Rueda, como lo llaman sus amigos, es famoso en Salta y en muchas otras provincias de Argentina por su esfuerzo y constancia tanto en el estudio como en el deporte. Su carrera como atleta es retratada en diversos medios de comunicación. Menos conocida es su trayectoria como ingeniero nuclear, que comenzó cuando se recibió en 2014 en el Instituto Balseiro y que tuvo como hito su egreso de la Maestría en Ingeniería a fines de 2019.
En los últimos cinco años, el ingeniero y atleta salteño, que ahora vive en Bariloche, cosechó múltiples premios en diversas carreras de alto rendimiento en montañas, denominadas “ultra trail”. Fue integrante de la selección argentina de Ultra Trail de Portugal, en 2016, y de España, en 2018. En septiembre de 2019, llegó noveno en la prueba mundial “Ultra Trail du Mont Blanc” que largó de Chamonix, Francia, y que lo llevó a correr 146 kilómetros en menos de 20 horas. Como si eso fuera poco, en febrero pasado, ganó por quinta vez la carrera “4 Refugios” en la modalidad non stop en la ciudad de San Carlos de Bariloche.

-¿Cómo te sentiste en la quinta edición de la carrera 4 Refugios?
-La quinta edición fue distinta a las otras por lejos... Tenía mucha más experiencia que los otros años pero también mucho temor. Este año vino un español de un nivel muy alto y es difícil correr contra alguien profesional y que vive solo de correr. Además este año me lastimé la zona intercostal y a causa de ello no pude entrenar gran parte del verano. Se ve que esto no afectó tanto y realmente pude correr mi quinta 4 Refugios Nonstop de manera impecable. Estoy muy orgulloso de mi ejecución de carrera, porque el haber llegado primero fue producto de haberla planteado bien y hacer ciertas cosas en ciertos momentos.

-¿Qué balance hacés de esta carrera?
-Respecto al balance me quedo con que no debería volver a sentir que no tenía el nivel suficiente antes de largar. El golpe que tuve quizás me venía limitando la parte mental antes de largar pero a medida que pasan los kilómetros las fuerzas llegan y ahí te das cuenta que a veces un descanso al cuerpo viene bien. Esto es algo para remarcar: muchos corredores sentimos que si no estamos corriendo estamos perdiendo mucho estado y a veces le estamos haciendo un favor a nuestro cuerpo.

-Es impresionante que hayas ganado cinco veces... Te pregunto lo mismo que en una entrevista que hicimos en 2016: ¿aplicás algunos conocimientos de la carrera de Ingeniería Nuclear a la hora de correr?
-Acá debería copiar la respuesta anterior de hace cuatro años (N. de la R.: respondió “no”). Aunque está vez al ser la quinta y al haber corrido miles de kilómetros en estos últimos años, te voy a decir que tal vez sin darme cuenta...

-¿Qué edad tenés ahora y por qué dijiste en algún medio de comunicación que esta carrera de 2020 fue tu última 4 Refugios? ¿Es por una cuestión de edad?
-Tengo 29 y no dije que era mi última 4 Refugios. Dije que era tal vez mi última Nonstop... Pienso que “5”, matemáticamente hablando, es un lindo número de muchas cualidades. No tengo, por ahora, motivo para correr el año que viene. Hay muchas otras carreras en esta fecha o también podría tomarme un descanso y correr tal vez 1 Refugio con un amigo. Veo muchas otras posibilidades que también me parecen lindas. Y por otro lado a mis amigos les digo, a modo de broma, que quiero reducir las probabilidades a cero de que algún otro corredor pueda decir la frase: “Le gané a Gabi Rueda en la 4 Refugios Nonstop”.

-Hace poco te recibiste en la Maestría en Ingeniería del Instituto Balseiro. ¿Querés contarnos de qué se trata a grandes rasgos?
-La Maestría en Ingeniería fue otra gran carrera del 2019. Defendí la tesis en diciembre de 2019 y se trataba de desarrollar técnicas nuevas de monitoreo online de sensores de presión en un reactor nuclear. Fue una mezcla de experimentos de laboratorio y de análisis de señales. En la división donde trabajo tratamos de obtener información del estado de funcionamiento y performance de los sensores basándonos solo en la señal de salida de los sensores, es decir mientras está operando el reactor, y poder detectar los patrones de las fallas más frecuentes.

-¿En qué grupo o laboratorio hiciste tu tesis?
-La tesis de maestría fue un trabajo part time que realicé en el Departamento de Control de Procesos de la Gerencia de Ingeniería Nuclear, de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), en el Centro Atómico Bariloche. Es un grupo que me ha dado mucho soporte para llevar adelante no solo la maestría sino también mucha fuerza en mi parte deportiva. Mi director fue Félix Maciel, un profesor que tuve en una materia de grado y con el cual vengo trabajando desde hace más de cinco años. Al principio estuve con una beca de estudio, y después aplicamos a otra beca profesional de la CNEA. Desde el año pasado pasé a planta permanente de CNEA, este también fue otro logró del 2019. Fue un gran año.

-Sobre la tesis, ¿qué consejos le darías a quienes están empezando la Maestría en Ingeniería del IB?
-Para la Maestría, conviene cursar las materias que se solicitan en los dos primeros semestres, ya en el segundo semestre uno puede empezar a orientarse a su trabajo particular. Hay que tener mucha anticipación si el trabajo tiene una fuerte componente experimental, ya que los tiempos de hacer experimentos pueden ser largos. Además construir algo a veces depende de comprar componentes… O si mandás a construir una pieza de un dispositivo, en estos casos los tiempos no dependen de vos y hace que todo se alargue. Por eso creo que en la Maestría hay que enfocarse mucho para terminarla en tiempo. También es importante no irse tanto por las ramas porque uno lo puede pagar con tiempo y eso es muy caro. También depende si están con una beca que es exclusiva de maestría o si lo hacen part time, mientras trabajan.

-¿Cuáles son tus planes a futuro tanto en la ingeniería como en las carreras de ultra trail?
-En ingeniería nos estamos acoplando a las solicitudes de toda la división de monitoreo y control para colaborar con los proyectos grandes de la CNEA. También estoy evaluando ver de iniciar algún otro posgrado por acá cerca en algún otro punto. En la parte deportiva este año me lo voy a tomar un poco más tranquilo, no me podré ir tanto tiempo a Europa a competir, en parte por la parte económica pero también tratando de aprovechar algunos viajes laborales y mezclando con alguna carrera donde vaya. En agosto sí quiero ir a correr el Ultra Trail du Mont Blanc nuevamente, pero esta vez en la distancia madre: los 172 km o la vuelta completa a la Montaña Blanca.

-¿Por qué te gusta correr?
-Corro porque me hace muy feliz y porque corriendo he llegado muy lejos, literalmente, pero creo que puedo dar mucho más.

-¿Por qué te gusta la Ingeniería Nuclear?
-Porque usar herramientas de matemática y física para resolver problemas tecnológicos en general me divierte mucho. Mantener la cabeza con un problema a resolver siempre me entretuvo desde las olimpiadas en el colegio. Y ahora además saber que uno está solucionando o aportando algo para solucionar una temática de un proyecto más grande me hace sentir un valor agregado al propósito de estar haciendo esto. Uno se siente satisfecho por aportar su parte en esta sociedad donde vivimos.
(Por Laura García Oviedo / Área de Comunicación del Instituto Balseiro)

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas