Columnistas
16/12/2019

Liderar mi propia vida

Liderar mi propia vida

Nacido en el barrio porteño de Floresta y de ascendencia griega, Bernardo Stamateas tiene habilidad para el ajedrez, el clarinete y el saxofón. Estudió Licenciatura en Psicología en la Universidad Kennedy...

Nacido en el barrio porteño de Floresta y de ascendencia griega, Bernardo Stamateas tiene habilidad para el ajedrez, el ... (+ Info)

¿Cómo podemos ayudar a otros a superarse a sí mismos? Guiándolos a descubrir sus propias fortalezas. Solo alguien con una estima sana puede influenciar positivamente a los demás. En eso consiste el liderazgo: la capacidad de influenciar sobre las personas.

Ya sea que nos demos cuenta o no, todos de alguna manera tenemos influencia sobre quienes nos rodean: familiares, amistades, compañeros y todo aquel con quien nos relacionamos a diario. Pero ser líder no tiene nada que ver con tener poder, como muchos creen.

¿Qué significa liderar?
Liderar es fundamentalmente “servir”. Y cuanto mayor es el nivel de liderazgo que uno tiene a su cargo, mayor es la responsabilidad que se debe asumir. Muchas personas que ocupan puestos de liderazgo jamás llegan a ser verdaderos líderes, esos que son inolvidables porque dejan una huella positiva.

Estas son tres de las principales razones para ello:
1. Creen que tienen la oportunidad de “mandonear”. Su designación es la oportunidad para comenzar a dar órdenes, maltratar y lastimar a quienes están a su cargo.
2. La posición los llena de orgullo y se creen mejor que los demás. Quien no está preparado para liderar a otros, por lo general, se envanece y se cree mejor que otros. Por eso, muchos cambian de repente su forma de ser cuando se enriquecen o tienen personas debajo de ellos. El orgullo nos impide ser humildes, es decir, enseñables, y nos aleja de la gente.
3. Piensan que los demás están en contra de ellos. La autoridad que adquieren les hace creer que los demás quieren arrebatarles su rol y comienzan a sentirse perseguidos y a actuar en consecuencia.

Podemos describir el liderazgo como “la oportunidad de contar con las estrategias que nos permitan alcanzar un objetivo”. Y exactamente lo mismo significa liderar mi propia vida. Dichas estrategias son aquellas acciones a realizar que nos ayuden a soltar nuestro potencial interior ilimitado. Para ser exitosos en cualquier área de la vida tenemos que desarrollar la forma de pensar de un estratega.
¿Qué hace un estratega? Se toma el tiempo necesario para sentarse a determinar los pasos que dará hacia la meta. No se mueve sin planear antes lo que hará. Un líder de excelencia, tanto de su propia vida como de otras personas, no es superado por la presión de sus actividades sino que, con sabiduría, aplica dicha presión para accionar y llevar a cabo lo verdaderamente importante. En resumen, se enfoca en lo que tiene que hacer.
Si es tu objetivo para los tiempos que vienen liderar tu propia vida y perseguir también el liderazgo de otros en algún área específica, debés saber que:

-Cuanto más te presionen afuera, más fuerza descubrirás adentro (en tu ser interior).
-La vida siempre te ofrecerá nuevas oportunidades luego de una derrota.
-Todo lo que estés dispuesto a aprender a solas tendrás que demostrarlo después con los demás.
Es mi deseo que el nuevo año que está por comenzar te encuentre liderándote con excelencia a vos mismo, a vos misma, y siempre un paso más adelante que el resto para disfrutar de una vida con propósito que deje huella.

Por consultas, podés escribir a [email protected]

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Seguinos en Instagram
Seguinos en Facebook