Columnistas
25/11/2019

Cómo dejar de ser negativo

Cómo dejar de ser negativo

Nacido en el barrio porteño de Floresta y de ascendencia griega, Bernardo Stamateas tiene habilidad para el ajedrez, el clarinete y el saxofón. Estudió Licenciatura en Psicología en la Universidad Kennedy...

Nacido en el barrio porteño de Floresta y de ascendencia griega, Bernardo Stamateas tiene habilidad para el ajedrez, el ... (+ Info)

Seguramente, en alguna oportunidad te encontraste con una persona negativa. Los encontramos en cualquier ámbito. La negatividad es una visión nada saludable de la vida que nos hace atraer precisamente lo que tememos. Y con el tiempo también puede llegar a afectar nuestra salud y calidad de vida.

Lo cierto es que nadie quiere permanecer cerca de un negativo que se muestra al mundo como una “pobre víctima” de todo y de todos. Para él o ella, la vida es muy difícil y todo el mundo está en su contra. En el fondo, le teme al cambio y puede quedarse toda su vida en el mismo sitio. Alberga la creencia de que es incapaz y nada nunca cambiará. Suele ser obsesivo y no puede pensar en otra cosa cuando tiene una idea fija.

Veamos cómo actúa alguien con una profunda negatividad:

* Pone su mirada solo en lo negativo
Quien es positivo no niega lo malo pero elige expresarse positivamente (mira lo negativo solo para enmendarlo). En una cita con alguien por primera vez, quien es negativo le comentará que su expareja lo trataba mal. Este es el mensaje que le entrega a quien tiene adelante: “Mañana puedo hablar mal de vos”.

* Expande lo negativo
Para disfrutar de vidas equilibradas, necesitamos ver tanto lo negativo como lo positivo. Toda realidad incluye ambas facetas. Tener una mascota en casa implica que tendremos más responsabilidades, pero también que tendremos compañía y la satisfacción del amor incondicional de un animal hacia nosotros.

* No tiene intenciones de mejorar
Ser negativo es sinónimo de tener una visión pesimista de la vida en general. Como resultado, la persona no cree que nada pueda mejorar con el paso del tiempo. Tampoco deposita fe en un ser superior, ni en la gente, ni en sí mismo.

* No se queja con facilidad
Al no poder quejarse, acumula sus emociones negativas hasta que un buen día estalla. No expresar pronto algo negativo hace que reprimamos ira que, tarde o temprano, soltaremos sobre alguien más, que en la mayoría de los casos no tiene nada que ver con lo que nos sucede. Esta actitud puede llevar a la persona negativa a perder relaciones cercanas, ya que todos esquivan su cercanía.

¿Qué deberíamos hacer frente a la negatividad?

Hacer uso de una técnica que se conoce como “pensamiento lateral”. Este nos permite hallar algún recurso para salir de la negatividad. Es lo que en psicología se denomina “cambio 2” y tiene la capacidad de transformar las circunstancias. El mejor antídoto contra la negatividad, nuestra o de otros, es una actitud positiva que incluye lo siguiente:

-Encontrar siempre una salida a cualquier dificultad.
-Valorar mis fortalezas y no compararme con nadie.
-Expresarme positivamente.
-Ver lo que los demás no ven.
-Reconocer mis propios logros.

Siempre es posible superar la negatividad. Para empezar, podemos imaginar en cada situación un escenario futuro positivo, pase lo que pase. Dicho escenario es el ambiente que uno mismo construye e influye en nuestra conducta. Ocupar la mente en cosas buenas nos libera para escoger nuestros pensamientos y la mejor actitud cada día.

Por consultas, podés escribir a [email protected]

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Seguinos en Instagram
Seguinos en Facebook