Sociedad |

SERÁ ESTE SÁBADO

31/10/2019

Festejan cumpleaños de Rubén Hidalgo con concierto del Bariloche Tango trío

Festejan cumpleaños de Rubén Hidalgo con concierto del Bariloche Tango trío
Por: Susana Alegría

Este sábado a partir de las 21.30 está programada una gran milonga con la actuación del Bariloche Tango trío, para celebrar un nuevo cumpleaños del bandoneonista Rubén Hidalgo, aunque antes habrá clases de tango. Será en Don Federico, ubicado en Avenida de los Pioneros y Boock.

El comienzo de las actividades está pautado para las 20.30, momento en que se contará con una clase de tango a cargo de la profesora Patricia Gallo, para dar luego lugar a la música en vivo de la tradicional agrupación local; a Rubén Hidalgo lo acompañan Hernán Lugano en el piano y Juanjo Miraglia en guitarra.

Por una decisión personal, Hidalgo decidió pasar el día de cumpleaños en Concordia, Entre Ríos, su lugar de nacimiento y del que guarda hermosos recuerdos. Una vez arribado a nuestra ciudad, como no podía ser de otra manera, el festejo de sus 82 años será en un encuentro con amigos y su música.

Un poco de historia

Cuando era pequeño en su pueblo se organizaban picnics que duraban dos o tres días, “mi madre a veces alquilaba un camión para ir con otras familias, sino íbamos en carro, viajábamos a arroyo Yuquerí Chico y por lo general se contrataba una orquesta para tener música en vivo durante todo el día”.

Esos artistas eran integrantes de la Sociedad Mutual de Músicos de Concordia, años más tarde Hidalgo pasó a ser el bandoneonista precoz de ese grupo. “Cuando llegaban a la costa del río cada uno se dedicaba a hacer lo que más le gustaba, ir a pescar, jugar en el campo o reunirse a charlar, yo me quedaba al lado de la banda mirando los bandoneones”, recordó.

“Tendría ocho años y creía que las teclas eran de goma, me interesé mucho por la música, entonces le pedí a mi madre que me comprara una guitarra, me llevó a un curso que comenzaba, pero una vecina que cruzamos en el camino nos dijo que las inscripciones ya estaban cerradas”, contó.

La guitarra no tuvo buen futuro, su madre la rompió con el hacha porque siempre peleaban los cuatro hermanos por querer tocarla; fue una solución drástica pero definitiva.

Pasó un tiempo y otra vez Rubén le comentó a su mamá que quería aprender a tocar el bandoneón, le preguntaron a un vecino, Chiche Maggi, si el profesor que tenía lo podría tomar como alumno.

“Agapito Nicolás Hernández tocaba violín y contrabajo pero no tenía bandoneón, entonces me enseñó solfeo por medio de libros y dibujos, me hacía colocar los dedos sobre un teclado dibujado en una hoja”. Primero con dos o tres dedos a la vez, cuando ya lo había memorizado le agregaba más notas y luego lo mismo con la otra mano. “Estuve más de un año estudiando pero no tenía bandoneón para practicar, hasta que finalmente me compraron uno, el mismo que sigo utilizando hasta ahora” dijo emocionado mostrando el instrumento. Eso fue exactamente el 11 de noviembre de 1948.

Un vals de notas negras fue la primera melodía que logró sacar, “después saqué el primer tango, ‘El garrón’, que sirvió de lección a muchos artistas para independizar las dos manos sobre las teclas.

A los 17 ya formó parte de la emblemática “Orquesta Nuevo Rumbo”, incorporándose luego como músico estable de diversas radios de Uruguay, en especial del programa bailable “La Voz Gigante”, interpretando tangos, pasodobles, milongas y chamamé.

Es uno de los pioneros en llevar la música folklórica del Litoral a Buenos Aires en los años 60 y una década más tarde a toda la región patagónica, y algunas temporadas toca con la “Orquesta Típica Splendid” de la ciudad de Neuquén.

En 1977 llegó a Bariloche, meses más tarde formó lo que sería la semilla del Bariloche Tango Trío, en asociación con el desaparecido pianista Juan Taglialegna, conformando así el único grupo por entonces dedicado a la música ciudadana.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas