Política |

EL ANÁLISIS POSTERIOR

03/09/2019

Ganadores y perdedores de las elecciones municipales del domingo

Ganadores y perdedores de las elecciones municipales del domingo
Gustavo Gennuso ganó con claridad. (Foto: Facundo Pardo)
Por: Diego Llorente

Con los números fríos y alejados del final del cómputo de votos de la medianoche del 1º de septiembre, se pueden sacar varias conclusiones. Hubo quienes mejoraron, otros quedaron igual y algunos partidos tuvieron un desempeño por debajo de sus antecedentes.

Todo esto es normal en cualquier compulsa electoral y por eso se puede estimar algunas conclusiones. Juntos Somos Río Negro volvió a ganar, al igual que en numerosos municipios, aunque con un porcentaje de votos menor al de hace cuatro años. Está claro que cualquier gestión de gobierno tiene su desgaste y eso pasó factura.

De todos modos, el intendente Gustavo Gennuso salió fortalecido con el triunfo, que le permitirá desplegar su proyecto de gobierno hasta 2023. Incluso, si su segundo mandato es mejor que el primero, dentro de cuatro años podría proyectarse en el ámbito provincial. También creció el sector de Carlos Valeri, según se puede evidenciar en la pertenencia de algunos ediles.

El Frente de Todos mantuvo las tres bancas conseguidas en 2015, obteniendo casi la misma cantidad de votos que aquella vez. Sin embargo, sabido es que el objetivo era recuperar el municipio y el justicialismo deberá reagruparse y analizar los errores cometidos. Cabe recordar, que el PJ estuvo representado en varias listas y que se inhabilitó al Frente Grande. Sin dudas, quedó demostrado que para volver a ser gobierno, la unidad será vital.

En cuanto a Bariloche por el Cambio (Cambiemos), por un lado avanzó en lograr una unidad que no fue conseguida hace cuatro años, aunque con bastantes heridos. Sin embargo, no le significó más que una banca, algo que ya tiene hasta la fecha. Y en ese marco, se vio beneficiado el radicalismo, ya que Ariel Cárdenas pertenece a ese espacio, más allá de la alianza en sí. La UCR no cuenta con representación legislativa en la actualidad y por eso fue celebrado casi como una victoria.

El PRO se había ilusionado en conseguir un espacio -que sería la segunda banca- pero la posibilidad se esfumó con el correr de las horas del pasado domingo.

Podemos Bariloche se impuso como tercera fuerza en el tramo intendente y llegó cuarto para el poder legislativo, consiguiendo un concejal. Allí, por más que Pablo Chamatrópulos destaque a su equipo de trabajo, el logro de haber superado los 5 mil votos parece pertenecerle solo a él.

El Partido Unión y Libertad (PUL) hizo una mejor elección que el pasado 7 de abril en Bariloche y también consiguió un escaño. En 2015 no había participado y ahora tiene la oportunidad de demostrar de qué es capaz.

El Frente de Izquierda y de Trabajadores (FIT) obtuvo -en el tramo concejales- mil votos más que en la pasada elección y estuvo a escasos 56 votos de tener un representante en el Deliberante, uno de sus objetivos históricos. Tal vez en la próxima compulsa siga creciendo.

Todos por Bariloche estuvo por debajo de las expectativas yendo en solitario, considerando que 2011 y en 2015 había participado pero como lista colectora, respaldando a Omar Goye y a Osvaldo Nemirovsci, respectivamente.

Su mejor desempeño fue en 2011, cuando estuvo a menos de 500 votos de conseguir una banca.

La Unión por un Movimiento Popular, tampoco alcanzó su objetivo primario de entrar al Concejo en su debut en las urnas. Aunque claro, el primer golpe lo tuvo cuando se bajó su candidato a intendente (Fernando Vaca Narvaja) y luego debió rearmar la lista.

Compromiso Cívico y Social mantuvo su escaso caudal de votos, pese a haber conformado una diversa lista de candidatos. No creció, lo cual llevó al partido vecinal a quedar en el último puesto de los diez participantes de la elección.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas