Cultura |

VIERNES EN LA USINA CULTURAL DEL CÍVICO

25/06/2019

La Gran William reincide con “Fantonorraso”

La Gran William reincide con “Fantonorraso”
La Gran William que versiona a Fontanarrosa.
Por: Adrián Moyano

El numeroso elenco que dirige Nicolás Riera repone una pieza que había estrenado en 2018, basada en dos cuentos del rosarino inagotable: “Julio” y “Cuestión de principios”. Comedias costumbristas con margen para la reflexión.

La Gran William no pide ni da respiro. El viernes 28, desde las 21.30 en La Usina Cultural del Cívico (Biblioteca Sarmiento), pondrá en escena “Fantonorraso”, obra que aúna en versión teatral dos cuentos del inagotable Roberto Fontanarrosa. “Las miserias personales y colectivas de una familia tipo” por un lado, “y la lucha encarnizada entre un antiguo empleado y su joven jefe” por otro, “serán los condimentos centrales de estas comedias costumbristas”, según anticipó el elenco.

Arrimaron a la redacción de El Cordillerano Nicolás Riera, Eugenia Crego y Paulina Oña, director y dos de las actrices de “Fantonorraso”. El primero historió que “en esta compañía, todos las génesis tienen que ver con los juegos que nos salen. Somos un poco juguetones al momento de crear las cosas”, admitió. “La obra está basada en dos cuentos de Fontanarrosa: Julio y Cuestión de principios… Lo que tomamos fue una adaptación de los dos que conviven dentro de un mismo universo, si bien son dos obras por separado. Es un mismo mensaje el que contienen”, explicó.


Paulina Oña, Eugenia Crego y Nicolás Riera.

La cuestión es que “empezamos a explorar en los textos a ver qué iba saliendo y fue un descubrimiento en conjunto. La estructura que se fue armando fue muy interesante y muy divertida. Nos gusta mucho y disfrutamos cada encuentro. Esta vez, solo estoy en la dirección, no me hice el Mel Gibson”, bromeó ante el interrogante del cronista. Es que en otra puesta del grupo, Riera ofició de director y también de actor.

Por su parte, Crego vive la experiencia “como decía Nico, a través del juego y dejando fluir, aprendiendo y mostrando con ganas lo que estamos haciendo, conformando un grupo hace unos cinco años”, señaló. “Mi personaje está en el cuento Cuestión de principios: Castilla. Me costó un poco porque es bien distinto a lo que vendría a ser yo, hubo que trabajar bastante pero lo fui descubriendo y aprendiendo con el juego de la actuación. Un desafío lindo porque también es la primera vez que me toca hacer un personaje tan distinto”, insistió.

Negro omnipresente

En el caso de Oña, “tengo un personaje muy especial que es el relator. Entonces, me toca todo Fontanarrosa, atraviesa todo: tanto el lugar de uno como actor como al espectador”, explicó la actriz. “Fontanarrosa es muy nuestro, nos pinta de cuerpo entero, entonces hay mucho color en sus historias, en cualquier que se elija y en éstas particularmente, tocan una vena sensible en todo el mundo”, resaltó.

“Fantonorraso” ya tiene en su haber un pequeño recorrido. “Es la cuarta función que vamos a hacer, hicimos dos el año pasado en Espacio Arte en noviembre y en diciembre, otra en La Llave”, recordó Riera. “Durante el verano estuvimos un poco dispersos y bueno, cuando pudimos, nos reunimos, porque los chicos son siete en escena. Inclusive hay momentos en que están todos en escena, entonces estaba bueno nuclearnos para volver a arrancar.

Esta es la primera función en 2019 en la Biblioteca, puntapié inicial para darle un buen recorrido a la obra”.

En el escenario central de La Usina Cultural del Cívico “queremos ver qué pasa con el público, qué va vibrando y qué repercusión”, aventuró el director. “Ya son cuentos que es hermoso leer porque Fontanarrosa tiene eso…

Como decía recién Pauli: a todos nos toca en algo. Poder llevar en carne propia estos personajes, vivirlos, descubrirlos y transformarlos fue una experiencia muy interesante y tenemos ganas de tener un largo recorrido. Estamos con mucho entusiasmo para darle para adelante”, avisó el teatrero. El resto del elenco se completa con Ayelén Aguilar, Verónica Alaniz, Agustín Chodilef, Florencia Matti y Jorge Priori. Tripulantes de una especie de locomotora teatral.

Jugar desde el teatro

Tres meses atrás, El Cordillerano dialogaba con Nicolás Riera y otros integrantes de su grupo, pero para saber de otro proyecto. “La compañía es la misma: La Gran William. Por suerte, somos muchos… La Gran William es un espacio para el que quiera venir a jugar desde el teatro, esa es la propuesta inicial y la idea desde la cual siempre se convoca. La diversión no solo por la comedia, sino la diversión del actor para hacer cualquier tipo de espectáculo. La verdad, mucha gente se plegó a la propuesta y vienen con las suyas también”, explicó.

Como está a la vista “somos muy inquietos para todo el tiempo estar generando. Ahora estamos con esto pero hay tres o cuatro proyectos más en carpeta”, anticipó el director. “Esa es la idea, está abierto a todos los que se quieran acercar porque La Gran William no solo es compañía sino también escuela de teatro, de hecho este elenco se termina conformando desde la escuela. Algunos empezaron siendo estudiantes y hoy son realmente actores increíbles en escena, creo que simplemente por la entrega. La actuación tiene que ver con una actitud de entrega total y de juego”, sintetizó.

Eugenia Crego tuvo que jugarse a fondo para desempeñar su rol en la obra que se repone el viernes. “Mucho pero no solamente en lo que trabajamos este año para prepararla, sino desde que empezamos en la escuela, como alumnos de teatro. Mucho trabajo en esto de dejar el traje de ‘fulana de tal’ para ponernos el del personaje a través de juego. Y sí, hay que dejar de pensar mucho para dejarse llevar. En mi caso, es lo que más tuve que trabajar”, concedió.

El caso de Paulina Oña “no sé si es más tranqui… Lo que pasa es que cada uno parte desde un lugar distinto. Si bien el trabajo es en grupo, el recorrido es muy individual. Siendo una la misma persona, tiene recorridos distintos desde el lugar que te toca en el año, tus actividades extras o diarias. A veces están en lugares diferentes cada día y semana a semana puede cambiar. Eso es lo sorprendente y lindo del teatro. Como dice Euge, uno se saca la ropa del que es día a día y se pone la de otro. Eso desconecta, ayuda y es terapéutica en sí”, recomendó la actriz.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas