Editorial
24/06/2019

Estimular la diversidad entre la gente de mar

Al igual que en los años precedentes, hoy (25 de junio) se conmemora el Día de la Gente de Mar. En la comunidad marítima internacional, durante 2019 se hace especial hincapié en la importancia y el valor de contar con mujeres en la profesión, en consonancia con el lema para la jornada: “El empoderamiento de la mujer en la comunidad marítima”. La Organización Marítima Internacional (OMI) considera que la temática es de “fuerte resonancia y gran alcance”.

La campaña del año en curso proporciona una oportunidad para subrayar las oportunidades que pueden encontrar las mujeres en la amplia variedad de carreras y profesiones marítimas, al igual que para destacar las contribuciones que ya están realizando. Sin embargo, el énfasis está puesto en la “gente de mar” como comunidad específica de trascendencia global.

Sobre todo, la iniciativa se canaliza a través de las redes sociales, con el hashtag # IAmOnBoard (Estoy a bordo). La OMI exhorta a que cualquiera pueda unirse a la campaña más allá de su género, con el ánimo de mostrar solidaridad con la equidad de género en el ámbito de la navegación. Específicamente, un elemento de la campaña es “Haz un cambio”, con la intención de que se piense en cambiar al menos una cosa, para mejorar la diversidad en el sector marítimo.

Al tratarse la nuestra de una localidad cordillerana, es relativamente lógico que los y las barilochenses pensemos que el mar nos queda lejos. Pero esa percepción no es tan valedera en materia geográfica, ya que las poblaciones costeras trasandinas están a escasos 300 kilómetros del Centro Cívico. La distancia tiene más que ver con las problemáticas, los idearios, narraciones y cultura marinera.

Según estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), “el 90 por ciento del comercio mundial se realiza a través del transporte marítimo”, tráfico que depende del millón doscientos mil marinos y cada vez más marinas que se desempeñan en los buques y garantizan su funcionamiento. Al tomar nota de la importancia de su labor, en 2010 la ONU estableció al 25 de junio como Día de la Gente de Mar.

No está de más recordar que hasta mediados de la década del 30, Bariloche orientaba su comercio hacia el Pacífico, situación que los poderosos de Buenos Aires no pudieron tolerar y que mediante la imposición de barreras aduaneras, sumieron al pueblo en una crisis de importancia. No obstante, todavía persiste en buena parte de los barilochenses -más allá de las oscilaciones cambiarias- la costumbre de asomarse periódicamente al Seno de Reloncaví donde precisamente, se advierte el intenso trajinar de “la gente de mar”.

Según la descripción de la OIT “son muchos los marinos que surcan aguas distantes de sus puertos nacionales”. De hecho, en Puerto Montt, en San Antonio Este y en todos lados, “es frecuente que la gente de mar y los armadores sean de distintas nacionalidades y que los buques naveguen con un pabellón diferente al de su origen o propietario”. Desde la perspectiva de la OIT es necesario resaltar que “la gente de mar también se ve a menudo expuesta a condiciones de trabajo difíciles y a riesgos ocupacionales particulares de su profesión”.

Ocurre que “al trabajar lejos de sus casas, los marinos son vulnerables a la explotación y a los abusos, al impago de los salarios, al incumplimiento de los contratos y están expuestos a dietas pobres y a condiciones de vida de baja calidad. Se han dado casos de trabajadores del mar que fueron abandonados en puertos extranjeros. Solo el cumplimiento de las normas por todas las naciones marinas puede garantizar la protección adecuada a los trabajadores en la primera industria mundial genuinamente global”, opina la OIT.

La conmemoración es relativamente reciente, ya que fue adoptada por la Asamblea General de la ONU a fines de 2011. Se inspiró en el Convenio Internacional sobre Normas de Formación, Titulación y Guardia para la Gente de Mar, que data de 1978. Como se firmó en la capital de Filipinas, en general se llama al acuerdo Convención de Manila, en cuyo texto ya se instituía al 25 de junio como Día de la Gente de Mar.

Nueve años atrás, la Armada de la República Argentina (ARA) celebró 2010 como el Año de la Gente de Mar, con la intención de “ofrecer un tributo a quienes realizan los trabajos más arduos del sector”, es decir, “los propios marinos”. Apuntó la Marina que “quienes trabajan en otras esferas del sector toman medidas que repercuten directamente en la vida diaria de tales marinos. Del mismo modo las presiones extremas a las que ellos se enfrentan, impone la necesidad de abordar dichas tareas con verdadero interés y preocupación por ellos y sus familias”. Que así sea.

Dejar un comentario
Seguinos en Facebook
Seguinos en Twitter