Judiciales |

INTERVINO EN REYERTA DE PRESOS 

17/05/2019

Un agente penitenciario irá a juicio por la pérdida de un ojo de un recluso

Un agente penitenciario irá a juicio por la pérdida de un ojo de un recluso

El agente del Servicio Penitenciario Provincial Pablo Riffo (36) irá a juicio acusado por los delitos de lesiones graves culposas e incumplimiento de los deberes de funcionario público, a consecuencia de haber omitido los reglamentos policiales y efectuar un disparo sin las precauciones pertinentes, en el marco de una reyerta entre los detenidos alojados en el Penal 3. Dos postas de goma impactaron sobre Lucas Maximiliano Bascur y le produjeron lesiones de carácter grave.

Según la acusación del representante del Ministerio Público Fiscal, Guillermo Lista, a quien adhirió la querellante Marina Schifrin, el hecho se produjo el 2 de mayo de 2016 en horas de la tarde, cuando los internos del pabellón 1 se encontraban en un recreo en el patio del Establecimiento Penitenciario 3 de la ciudad y se produjo un enfrentamiento que se trasladó hasta el pasillo que conecta las cuatro celdas del pabellón.

En ese contexto de reyerta generalizada, se dio intervención al CIEP –Cuerpo de Intervenciones Especiales Penitenciario-, integrando el grupo el acusado en calidad de escopetero, portando una escopeta calibre 12 con cartuchos de estruendo y antitumulto. Así fue que, según la Fiscalía, a una distancia de menos de diez metros y de frente, efectuó varios disparos de manera directa, sin rebote, provocando que las postas que alcanzaron al interno Claudio Maximiliano Bascur, lo lesionaran gravemente. En concreto una posta alcanzó el ojo izquierdo del detenido, provocando el estallido del globo ocular y la consecuente pérdida del órgano y otra terminó alojándose en la mejilla del sujeto, lo que motivó otra intervención quirúrgica para su extracción.

El fiscal remarcó en su presentación que un informe realizado por un perito especializado determinó que los cartuchos utilizados tenían mayor poder lesivo a otras que comúnmente utilizan las fuerzas de seguridad, lanzando consecuentemente una severa advertencia a las autoridades policiales.

Cuando fue acusado formalmente, en el marco de una audiencia de formulación de cargos realizada meses atrás, el acusado brindó su versión de descargo sobre la ocurrencia del hecho. Advirtió que en el marco del violento enfrentamiento de los internos recibió la orden de ingresar en formación al pabellón junto a sus compañeros. Se ubicó detrás del escudero e intentaron disuadir a los reclusos realizando disparos con munición de estruendo y luego de no obtener resultados, con gases lacrimógenos.

“Lo que hacíamos parecía encenderlos más”, señaló el agente y reveló que entre los reclusos blandían facas, púas y lanzas, al tiempo que les arrojaban piedras y botellas rellenas de arena que habitualmente utilizan para realizar ejercicios físicos y ollas de agua caliente.

En ese contexto observó que Bascur había quedado separado de los internos que integraban su facción y había sido rodeado por otros internos que en pocos segundos podrían ultimarlo o cuanto menos lesionarlo gravemente. Por ello, efectuó disparos con postas de goma, respetando los reglamentos que establecen que a distancias menores de quince metros los disparos deben efectuarse con rebote porque de lo contrario pueden ser letales. “Hice muchos cursos para saber cómo se usa una escopeta, incluso a nivel internacional”, se defendió el acusado y señaló que “si le hubiese disparado sin rebotes, le arranco la cabeza”.

Según su relato finalmente la situación se normalizó cuando los internos ingresaron a las celdas y a partir de allí se realizó la requisa, se confiscaron las armas que blandían y se revisó a los heridos. “Yo mismo lo saco a Bascur de la celda, yo mismo lo llevé a la enfermería y yo mismo lo trasladé hasta el hospital tras constatar que estaba herido”, resumió.

Además, describió que ha tenido muchas intervenciones de las mismas características en el interior del Penal y nunca hirió a los internos, al tiempo que graficó que entre los reclusos la pelea era “a todo o nada” y que tanto la vida de los detenidos como la del personal penitenciario estuvo en peligro.

Los defensores particulares Estanislao Cazaux y Marcos Miguel, que anteriormente se habían opuesto a la formulación de cargos, ahora no tuvieron objeciones en la audiencia de Control de Acusación, aunque sí reclamaron el sobreseimiento de su asistido señalando que el mismo había actuado bajo las órdenes directas que le impartió su superior.

El juez Bernardo Campana admitió días atrás la prueba requerida por las partes y habilitó la instancia de juicio oral, desestimando el planteo defensivo de sobreseimiento. De esa manera, solicitó a la Oficina Judicial que fije fecha para la realización de las audiencias de juicio.

Al momento del hecho Bascur todavía estaba detenido en calidad de procesado por su participación en el crimen de Miguel Garnica que luego sería confirmada por una sentencia que lo condenó a prisión perpetua como uno de los integrantes del grupo que lo ultimó y enterró en una letrina que luego fue derrumbada y cubierta con ramas, basura y cemento fresco.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas