Judiciales
10/04/2019

Irá a juicio acusado por abusar de dos adolescentes

Las víctimas tenían 15 y 16 años y eran sobrina e hija de su pareja. De acuerdo a la imputación que la Fiscalía pretende demostrar en el juicio, las sometió a frecuentes episodios de abuso sexual, sin llegar a violarlas. La Fiscalía adelantó que reclamará una pena superior a los tres años de prisión y la defensa no se opuso a la elevación a juicio de la causa, por lo que ahora solo resta que la Oficina Judicial designe a los tres jueces que integrarán el tribunal y fije la fecha para las audiencias.

Un sujeto de 26 años de edad, enfrentará un juicio oral acusado por dos casos de abuso sexual. El primero de ellos en perjuicio de la hija de quien fuera su pareja, que por entonces tenía 16 años de edad, y encuadrado en la figura de abuso sexual simple agravado por ser la víctima menor de 18 años y la situación de convivencia preexistente; el segundo de ellos tuvo por víctima a la sobrina de su entonces pareja, de apenas 15 años de edad y el hecho encuadró en la figura de abuso sexual simple agravado por ser la víctima menor de 18 años y por ser el acusado el responsable de la guarda de la menor.

Los hechos investigados por el fiscal Tomás Soto se dieron en distintos escenarios, aunque fundamentalmente en una vivienda céntrica que el acusado compartía con una mujer y su hija. Según advirtió la Fiscalía, entre el mes de abril del año 2016 y el 4 de noviembre de 2017, el acusado manoseó reiteradamente a la chica de 16 años en distintos ambientes de la vivienda e intentó besarla de manera libidinosa pese a la resistencia de la menor. Todo ello ocurría cuando el acusado quedaba en soledad con ella, mientras la madre de aquella se retiraba del domicilio para trabajar.

Una prima de la niña damnificada en el primer hecho, visitaba casi diariamente la vivienda en la que vivía el acusado, porque muchas veces tenía que hacer tiempo entre sus actividades escolares y otras a las que asistía. En su caso, fue manoseada de forma reiterada por el acusado entre los meses de abril y noviembre de 2017. Durante esas agresiones, el acusado intentaba insistentemente desnudar a la menor y besarla.

Alguno de los episodios que investiga el fiscal Soto, ocurrieron también con las mismas víctimas, pero fuera del domicilio en el que el sujeto habitaba. Se dieron en el interior de distintos vehículos con los que el acusado trasladaba a las menores, en distintos puntos de la ciudad.

Al pedir la habilitación del juicio, el fiscal Tomás Soto anticipó que reclamará una pena mayor a los tres años de prisión, por lo que deberán intervenir tres jueces en el juzgamiento. Ante la falta de oposición del defensor Pablo Guerrero respecto a la remisión del caso al juicio, el juez Marcelo Barrutia ordenó a la Oficina Judicial que fije fecha para la audiencia de juicio y designe a los jueces que participarán de la misma.

La identidad del acusado debe resguardarse con el objeto de proteger a las dos niñas victimizadas, que aunque no tienen vínculo sanguíneo con aquél, sí han estado conviviendo y compartiendo una familia. Rige al respecto la doble obligación legal de protegerlas por la entidad de los delitos investigados y por su condición de minoridad.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas