Judiciales |

SUSPENSIÓN DEL JUICIO A PRUEBA

10/04/2019

No irán al banquillo los padres acusados por la muerte de su beba recién nacida

No irán al banquillo los padres acusados por la muerte de su beba recién nacida
Por: Mariano Colombo

Por un acuerdo entre la fiscal Betiana Cendón y la defensora particular Natalia Araya, se dio fin al trámite de una causa seguida contra una pareja acusada por la muerte de su pequeña beba de doce días. Se suspendió el juicio a prueba por un año, período en el cual deberán respetar pautas de conducta de rigor y realizar un tratamiento psicológico para quedar eximidos de su responsabilidad penal.

El juez Marcelo Barrutia presidió una audiencia en la que no hubo controversias entre las partes, por lo que ante la petición de la Fiscalía y la Defensa, solo tuvo que decretar lo que le estaban solicitando: la suspensión del juicio a prueba por el término de un año, con la fijación de pautas de conducta de rigor que deberán respetar. Si así lo hacen, al vencer el plazo quedarán sobreseídos.

Se trata de una causa seguida contra Inés Irene Hoz y Diego Sebastián Negri, ambos domiciliados actualmente en la provincia de San Luis, a quienes atribuyeron la responsabilidad en el deceso de su propia hija, ocurrido el 13 de junio de 2016, cuando la pequeña transitaba su día doce de vida.

Según la imputación la beba, nacida el primero de junio, tuvo en sus primeros días de vida algunas dificultades en el inicio de la lactancia, perdiendo peso rápidamente. Pese a ello, la niña y su madre fueron dadas de alta en el Hospital Zonal de Bariloche algunos días después, produciéndose poco más tarde el fallecimiento.

Para la Fiscalía, la muerte de la criatura ocurrió por la conducta negligente de los progenitores, toda vez que omitieron el deber de cuidado a su cargo, que debían y podían observar, al no suministrarle alimento. Como resultado de dicho accionar, aseguró la Fiscalía, la pequeña falleció por una falla multiorgánica debido a una severa deshidratación por hipoaporte.

Los dos imputados participaron de la audiencia a través de una comunicación telefónica entablada con un Juzgado de la provincia puntana y aceptaron la resolución aplicada al caso, siendo asistidos por la abogada particular Natalia Araya, que también manifestó su consentimiento a la propuesta fiscal.

En anteriores audiencias, los dos acusados habían aceptado brindar su versión de los hechos y afirmaron su intención de colaborar en todo lo que haga falta para que la causa llegue a su fin. De aquellas declaraciones indagatorias puede extraerse que la madre notó algunas situaciones irregulares desde el nacimiento de su hija en el comportamiento a la hora de amamantar y refirió que consultó a los médicos del nosocomio sobre la situación.

La respuesta, según indicó, fue que se trataba de cuestiones normales, que se revertirían con el correr de los días. Según argumentó, algún profesional la tildó de “paranoica”, le explicaron que “un hijo no es igual a otro” y hasta acusó de violencia obstétrica a alguno de los galenos que la asistió.

El progenitor, por su parte, también había destacado que sufrieron un trato ciertamente descortés luego del fallecimiento de su pequeña hija, cuando a la misma la dejaron en una camilla por horas junto a los recién nacidos y sin siquiera cubrirla con una manta, al tiempo que mientras ellos lloraban desconsolados, el personal del nosocomio compartía bromas y reían a su lado.

En esas audiencias previas desarrolladas inclusive bajo las formalidades del viejo sistema procesal penal, la defensora Araya había introducido el criterio de la pena natural ante la pérdida de un hijo, enfatizando que no tenía ningún sentido aplicar un criterio punitivo a los acusados ante la irremediable y dolorosa pérdida de un hijo.

Cuando se habilitó la etapa penal preparatoria para la investigación, el juez de Garantías Juan Martín Arroyo, había resaltado que el relato de los imputados le resultó “conmovedor”, aunque aseguró que correspondía avanzar en la investigación para determinar cuál de las dos hipótesis en pugna prevalecía.

La pequeña Zoe Negri nació el primero de junio de 2016 en la sala de parto del Hospital Zonal Dr. Ramón Carrillo, de Bariloche. Tras un descenso abrupto de peso por dificultades que manifestó para amamantar, fue dada de alta algunos días después junto a su madre. Sin embargo, el 13 de junio falleció a causa de una falla multiorgánica, producto de una deshidratación severa.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas