Editorial |

EDITORIAL

07/03/2019

Hasta “Forbes” pronostica colapso

Mientras el dólar seguía su ascenso en la víspera para acercarse peligrosamente a los 42 pesos, trascendía que la revista “Forbes” auguraba un futuro calamitoso para el país: “Argentina está a un paso del colapso económico (de nuevo)”, tituló. La publicación es conocida más allá de los especialistas por la lista que actualiza año tras año, en la que incluye a los poseedores de las fortunas más obscenas del planeta.

Para la confección del artículo, su Redacción consultó a Ricardo López Murphy, ex ministro de Economía en el período de la Alianza, gestión que terminó precisamente con el colapso de fines de 2001. El texto pone el acento en el acuerdo al que llegó el gobierno de Cambiemos con el FMI en junio del año pasado, la mega-devaluación que se acentuó no mucho tiempo después y la rápida renegociación con el organismo.

Las advertencias de “Forbes” -que algo entiende en materia de finanzas y negocios- destaca la elevada inflación que se registró en 2018. Por nuestra parte, añadamos que la marca continuó en la estratósfera en los primeros dos meses de 2019… De forma implícita, la revista pasa por alto la excusa de la herencia recibida a la que incluso en su discurso del último viernes, insistió en aludir el presidente: “la situación económica de Argentina se puede explicar por su nivel de endeudamiento, que aumentó 20 puntos porcentuales del PIB entre 2017 y el segundo trimestre de 2018, alcanzando una deuda pública de 77,4 por ciento del PIB”.

Si bien la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) no participa de las mismas concepciones económicas que animan a la publicación, sus conclusiones no son muy diferentes. Incluso con el acuerdo con el FMI en vigencia, la argentina será “una de las economías emergentes que seguirá con vulnerabilidades”, según afirma en uno de sus informes más recientes. Una vez más, añadamos por nuestra cuenta que la celebración y vigencia de ese acuerdo es precisamente, condición y componente central de esa vulnerabilidad.

Desde su óptica neoliberal, “Forbes” destaca el ajuste que realizó el gobierno de Cambiemos: “el gobierno de Mauricio Macri tuvo un acierto durante el año pasado, debido a que superó la meta fiscal acordada con el FMI, al alcanzar un déficit fiscal de 2,4 por ciento en el 2018, en vez de 2,7 por ciento”. Ese recorte implicó entre otras cosas, que “el 80 por ciento de los docentes se encuentra por debajo de la línea de pobreza regional de INDEC, y solo siete provincias presentan promedios salariales por encima de la línea”. En este caso, los datos corresponden a un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) que se publicó el 14 de febrero.

El dato docente corresponde a 2018 y contrasta fuertemente con los de 2017, cuando casi el 90 por ciento de los trabajadores y trabajadoras de la educación se encontraba por encima de la línea de pobreza. Las provincias que se encuentran en tan patética situación son Buenos Aires, Entre Ríos, Santa Fe, Corrientes, Formosa, Misiones, Catamarca, Jujuy, La Rioja, Santiago del Estero, Mendoza, San Juan, Chubut, Neuquén, Río Negro y Tierra del Fuego. En tanto, superan la línea de pobreza solo 7 provincias: Córdoba, La Pampa, Chaco, Salta, Tucumán, San Luis y Santa Cruz.

Para volver a “Forbes”, digamos que reprodujo declaraciones de López Murphy, quien sugirió que “el gobierno de Mauricio Macri tiene que hacer una reestructuración fiscal mediante la reducción del gasto que sea similar a los ingresos, debido a que grandes déficits generan desconfianza”. A la luz del fracaso de su propia experiencia, cabe preguntarse por qué la publicación considera al exministro voz autorizada para opinar sobre una probable salida…

La publicación también señala el aumento de los procedimientos preventivos de crisis (PPC) en 2018, mecanismo al que recurrieron grandes empresas como Coca-Cola, Avianca o Carrefour. Si bien la actividad económica cayó tanto que afectó a grandes trasnacionales como las que se mencionan, se trata de compañías que tienen espalda como para afrontar la recesión. De hecho, el gigante de las bebidas negoció despidos con el gobierno y el sindicato.

Por cuestiones cronológicas, quedó afuera del informe de la revista que Renault Argentina suspendió a 1.500 operarios, según trascendió en la víspera. La planta de producción cordobesa paralizó actividades hasta mañana inclusive a raíz del derrumbe en las ventas. El cuadro no se limita a la trasnacional francesa, afecta al conjunto del sector. De acá hasta agosto, desde la Casa Rosada probablemente se siga hablando de transparencias, de justicias, de vueltas al mundo y demás lugares ya comunes en su discurso, pero la realidad es demasiado dura para que pretendan superarla con ficciones. Cambiar de rumbo económico se torna imperioso.

Noticias Relacionadas
Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas