Columnistas
11/02/2019

La ansiedad excesiva

La ansiedad excesiva

Nacido en el barrio porteño de Floresta y de ascendencia griega, Bernardo Stamateas tiene habilidad para el ajedrez, el clarinete y el saxofón. Estudió Licenciatura en Psicología en la Universidad Kennedy...

Nacido en el barrio porteño de Floresta y de ascendencia griega, Bernardo Stamateas tiene habilidad para el ajedrez, el ... (+ Info)

Todos los seres humanos, sin excepción, experimentamos el miedo. Esta es una emoción normal y universal que aparece frente a un peligro, o una amenaza, real. Pero, ¿por qué algunos sufren trastornos de ansiedad? Desde la psiquiatría, se explica cuáles son algunos de los factores que pueden conducir a una persona a tener trastornos de ansiedad:

Vulnerabilidad + factores estresantes = ansiedad

Alguien vulnerable es aquel que tiene tanta exigencia y responsabilidad, que desarrolla el hábito de intentar controlar todo (lo intenta, pero no lo logra). Entre los factores estresantes podemos mencionar: perder un ser amado o quedarse sin trabajo, peleas, separaciones, etc. Cuando estas dos cosas se combinan, el resultado es la ansiedad. Si bien todos tenemos algo de ansiedad, no deberíamos preocuparnos si está regulada. Pero cuando se mantiene en el tiempo, e incluso aumenta, existe el riesgo de caer en alguna fobia o en ataques de pánico.
Un miedo que se intensifica hasta llegar a modificar nuestras rutinas y comportamientos se transforma en fobia. Precisamente la diferencia entre miedo y fobia es la intensidad de la emoción. Entonces una fobia viene a ser “un miedo exagerado y constante”. La persona que tiene fobia evitará o huirá de aquellas situaciones que se la disparen. Puede tratarse de animales, volar en avión, lugares muy encerrados, la oscuridad, etc.

¿Qué provoca la fobia?

Una fobia es un llamado de atención del cuerpo para alguien que tiene emociones encapsuladas sin sanar desde hace tiempo. Algunas personas que transitan una fobia son personas que se exigen a sí mismas demasiado porque son muy responsables e hiperactivas. También, por lo general, son personas que han tenido padres sobreprotectores que, desde chicos, les entregaron el siguiente mensaje: “El mundo es un lugar peligroso… ¡cuidado!”. Esta es la razón por la que aprendieron a evitar o esconder sus emociones.

La persona que transita una fobia, de ser necesario, dispondrá el ambiente físico y social en el que se mueve para enfrentar mejor el mundo que tanto teme. Por supuesto, no revelará a los demás cómo se siente y justificará toda acción que resulte extraña. Por ejemplo, si la fobia es a sitios desconocidos, la persona hará todo lo posible para que sus actividades sean en su propia casa o en la casa de alguien que conoce bien. Esta persona es plenamente consciente de lo que le sucede, sabe que su miedo es exagerado y que no lo puede controlar. Eso lo llena de angustia, pero por más que lo intente, no puede hacer nada para superarlo. El hecho de pensar solamente en aquello que tiene que enfrentar y le genera ansiedad es un gran sufrimiento a nivel emocional. A veces incluso puede experimentar síntomas físicos como palpitaciones, sudoración excesiva, mareos, un gran cansancio y temblores incontrolables.

Si conocés a alguien que está atravesando alguna fobia o vos mismo te identificaste con algún punto de la nota, te animo a atreverte, en primer lugar, a reconocer y aceptar el problema y después a buscar ayuda profesional haciendo todo lo que esté a tu alcance para salir adelante. ¡Siempre hay una salida!

Por consultas, podés escribir a [email protected]

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Seguinos en Instagram
Seguinos en Facebook