Editorial
10/02/2019

Contener el plástico marino es posible

Si el 80 por ciento de la basura que se acumula en los mares proviene de las actividades que se desarrollan en la superficie terrestre, la solución debería provenir de ahí mismo.

Mayoritariamente, se trata de envoltorios que no se reciclan ni se tratan y que van a parar a los océanos, donde se desintegran en pequeños fragmentos que pueden persistir durante demasiados años.

Ya mencionamos varias veces aquí que el vertido de plásticos hacia el mar se erige en uno de los mayores problemas ambientales que afronta o debería afrontar la humanidad. Para comenzar a atacar el asunto digamos que se podría pasar a la ofensiva en cinco países emergentes: China, Indonesia, Filipinas, Vietnam y Tailandia. Una investigación plantea que, con apenas 5 millones de dólares por año en conjunto, se lograrían avances sustanciales.

El texto en cuestión se denomina “Deteniendo la ola: estrategias en tierra para un océano libre de plásticos” y contó con la elaboración de Conservación Oceánica (OC por su sigla en inglés), una conferencia internacional de ciencias marinas que se celebró en Puerto Rico. En su transcurso se puso en común que el sumidero marino contiene ya 150 millones de toneladas de plástico. Para tener una idea de la magnitud del asunto, se apuntó que en términos de superficie, equivaldría a la de Texas, distrito estadounidense muy extenso.

A esa magnitud pavorosa, se suman 8 millones de toneladas en promedio por año, según cálculos de investigadores estadounidenses que trabajan para la universidad de Georgia. Si el ritmo actual no se modifica, para 2025 el mar será un vertedero que contendrá 250 millones de toneladas de plástico. Para ese plazo, habrá una tonelada de plástico marino por cada tres de peces. Increíble.

Si bien todavía no se pudo establecer con precisión cuál es la ruta que sigue el plástico para acabar en el mar, sí se sabe que “está en todas partes, hasta en las capas de hielo del Ártico y la Antártida”. Además, se encontró en nada menos que 660 especies marinas, desde el plancton hasta las ballenas más grandes, según difundió Conservación Oceánica.

Si bien todos los países con costas contribuyen al vertido de plásticos en el mar, más de la mitad proviene de los que mencionábamos más arriba: 57 por ciento. China es responsable del 29 por ciento de las basuras de plástico que van a parar a los océanos, Indonesia del 10,5 por ciento, Filipinas del 6,1 por ciento, Vietnam del 5,9 por ciento y Tailandia del 5,2 por ciento.

Desde universidades chinas se da a conocer que el gobierno de ese país admite que el plástico es uno de los tres principales contaminantes, junto con las emisiones de los automotores y los detergentes, pero no obstante su reciclado apenas si llega al 20 por ciento, cuando para controlar la amenaza debería arrimar al 80 por ciento. Esa concentración es drástica pero a la vez, ofrece oportunidades: si se implementaran en determinados puntos planes locales de separación, recolección, transporte y tratamiento, el vertido en esos países podría reducirse un 65 por ciento, equivalente a una disminución global del 45 por ciento para 2025. Hay que prestar atención a las recomendaciones.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Seguinos en Instagram
Seguinos en Facebook