Sociedad
25/12/2018

Los 50 niños y jóvenes de Ojos de Cielo se quedaron sin su espacio y piden ayuda a la comunidad

Los 50 niños y jóvenes de Ojos de Cielo se quedaron sin su espacio  y piden ayuda a la comunidad

Nancy Bustos, presidenta de la Asociación Ojos de Cielo, lanzó un pedido de socorro a la comunidad porque se han quedado sin espacio físico donde brindarle contención, alimento y talleres a los niños y jóvenes que forman parte de esta gran familia del corazón.

Ellos realizan de manera permanente actividades deportivas y de montaña como eje principal de acompañamiento del crecimiento, además de talleres formativos y culturales y asistencia ante las problemáticas sociales, en el barrio Villa Llanquihue del km 23 de avenida Bustillo.

Hasta hace poco tiempo, funcionaban en una pequeña casilla del barrio pero como ya no pueden reunir el dinero suficiente para pagar el alquiler, decidieron realizar eventos y reunir el dinero para la compra de un contenedor y así ver nacer un espacio propio.

“Nosotros, hoy, estamos en situación de emergencia, no tenemos espacio físico para funcionar. La voluntaria que iba a prestar un espacio en su terreno del km 18 ahora no puede ayudar”, comentó muy angustiada Bustos.

El tan anhelado contenedor ya está en Bariloche pero, ahora, luego de ver morir la ilusión de ubicarlo en el predio del km 18, no tienen dónde ubicarlo. “Tendríamos que estar, como todos los años, funcionando con nuestra colonia de vacaciones pero, al no tener un lugar físico, debimos cancelarla”.

Lo grave de la situación no es el cese de la colonia sino que los cincuenta niños y jóvenes se quedan sin el alimento que Ojos de Cielo le brindaba. “Tenemos alimentos pero no hay dónde preparar las comidas. Estamos con todo embalado y nuestra tristeza es enorme”, relató.

Por ahora, siguen con las actividades de montaña para no dejar totalmente a la deriva a los chicos, pero necesitan la intervención urgente del Municipio o de Provincia para encontrar un pequeño lote donde instalarse.

Funcionaban dos turnos, el de la mañana con chicos de 3 a 9 años y el de la tarde, que van de los 10 a los 17 años. El más grande, Federico Flores, ayuda en los entrenamientos de sus compañeros.

Reunión

Bustos se encuentra de viaje por motivos personales por lo que, hoy por la mañana, algunos padres -Johana, Federico y Diego-, acompañados de un concejal, se harán presentes en las oficinas de Tierras y Viviendas, para ver si les dan una solución a la dramática situación que están padeciendo.

Sosegar la tristeza

Es muy grande la tristeza y el desamparo que sienten esos cincuenta chicos y los adultos que, de manera permanente, los acompañan por lo que está sucediendo. De todas maneras, en vísperas de Navidad y despidiendo el año, los chicos de la Asociación Civil Centro Ojos de Cielo realizaron una hermosa actividad en conjunto.

Se trasladaron al predio de Bahía López a disfrutar de juegos, un asadito, tarde en la plaza y la llegada adelantada de Papá Noel, actividad que fue acompañada por padres y profesores.

A través de una gran cadena solidaria de voluntades, consiguieron la donación de un contenedor con el objetivo de transformarlo en una casa y así lograr el sueño del espacio propio de los chicos; trabajo social, reconocido por el Concejo Deliberante y por la municipalidad de San Carlos de Bariloche, como Mujer en Labor Comunitaria.

“Necesitamos urgente un terreno en comodato para poder llevar el container y empezar a construir un espacio social, deportivo, cultural, inclusivo y de equidad de género. Por ahora, seguimos con nuestras actividades al aire libre”, describió Nancy Bustos.

Hasta ahora, han notificado de esta situación a la defensora del pueblo e ingresaron una nota al Concejo Deliberante. “Nuestro trabajo solidario parte del concepto de justicia social, es decir, creando condiciones para que se desarrollen sociedades en igualdad de oportunidades”, dijo.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas