SALUD

| 09/05/2022

Conocé los 5 trastornos del sueño más frecuentes

Conocé los 5 trastornos del sueño más frecuentes

Conciliar el sueño y lograr un buen descanso no es algo que sea sumamente sencillo. El estrés, las horas de trabajo, el desgaste emocional que eso implica y los quehaceres diarios, pueden provocar que el momento de descanso nocturno no sea tal, y las complicaciones a la hora de relajarse sean mayores.

En ese marco, un grupo de especialistas de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, se preguntaron ¿cuáles son los trastornos del sueño más frecuentes y cómo tratarlos?

 

1- Insomnio


“Si bien el sueño debería ser una oportunidad para hacer una pausa en los factores estresantes diarios y despejar la mente, el insomnio a menudo se interpone en el camino. No es de extrañar que el sueño se vuelva casi imposible de iniciar o mantener cuando los engranajes giratorios de nuestras mentes emocionales comienzan a agitarse, ansiosamente preocupados”, afirmó Matthew Walker, director del Centro para la Ciencia del Sueño Humano de la Universidad de California (Berkeley) y autor de “Why We Sleep: Unlocking the Power of Sleep and Dreams (Por qué dormimos: liberando el poder del sueño y los sueños)”.

 

2- Ronquidos


Otro de los aspectos que pueden influir en el buen descanso son los ronquidos. Este sonido, según la Clínica Mayo de EEUU, se producen cuando “el aire pasa por los tejidos relajados de la garganta y hace que estos vibren mientras respira”. Si bien, algún que otro ronquido durante la noche puede ser normal, para algunas personas es un problema crónico que puede estar relacionado con una enfermedad grave. Incluso, sin llegar a esta situación, también pueden generar otros inconvenientes: ser una molestia para el compañero de cama.

Los ronquidos, según los expertos, son más comunes en: hombres, en personas con sobrepeso, en aquellos que padecen anomalías biológicas (en la boca o la nariz); o, bien, puede estar relacionado con comportamientos, tales como el consumo de alcohol antes de irse a dormir. De todos modos, los especialistas advierten que, en caso de no estar relacionado con otros problemas de salud (como la apnea), los ronquidos pueden ser controlados. Algunos de los consejos son:

- Dormir de lado en lugar de boca arriba.

- Usar tiras nasales de venta libre (abre las fosas nasales).

- Bajar de peso, dejar de fumar, reducir el consumo de alcohol o eliminarlo por completo.

- Utilizar una suerte de “protector bucal” específico para este trastorno, el cual funciona como un dispositivo de avance mandibular y de la lengua hacia el frente; con lo cual mejora la respiración.

 

 

3- Apnea del sueño


Aunque no siempre están relacionados, el ronquido puede ser un signo de apnea del sueño. La Clínica Mayo de EEUU describe a este trastorno como “potencialmente grave”, ya que por un corto periodo de tiempo la respiración se detiene y recomienza. Los principales tipos de apnea son:

- Apnea obstructiva del sueño: la más frecuente, tiene lugar cuando los músculos de la garganta se relajan.

- Apnea central del sueño: el cerebro envía señales erróneas a los músculos que controlan la respiración.

- Síndrome de apnea del sueño compleja: también conocida como “apnea central del sueño emergente” y ocurre cuando se conjugan las apneas anteriores.

Muchos pacientes utilizan máquinas de presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP, por sus siglas en inglés) con el objetivo de administrar o regular una presión constante de aire en la boca y la nariz durante el sueño. En tanto, existe un nuevo tratamiento para este trastorno que consiste en estimular el “nervio hipogloso” mediante un implante quirúrgico (un marcapasos para la lengua) el cual obliga a la lengua a avanzar para abrir las vías respiratorias.

 

 

4- Síndrome de piernas inquietas


El síndrome de piernas inquietas (SPI) se basa en la incontrolable necesidad de mover las piernas de forma sostenida y continuada. Generalmente está asociada a una sensación de incomodidad que se subsana gracias al movimiento. Este comportamiento tiene lugar, en especial, durante la tarde o la noche, cuando se está sentado o acostado. Según los expertos, este accionar puede iniciar en cualquier momento de la vida, aunque empeora con la edad.

 

5- Trastorno de conducta del sueño REM


Durante el periodo donde se registran los movimientos oculares rápidos (MOR - REM por sus siglas en inglés), el cuerpo se “paraliza”. Tanto los brazos como las piernas demuestran una atonía (falta de tono muscular). Sin embargo, cuando se padece una trastorno de este calibre la persona manifiesta físicamente aquello con lo que sueña. Según señalaron los expertos, este comportamiento puede ser gradual o repentino, puede ocurrir una única vez por noche o, bien, repetirse en varias oportunidades. Uno de los indicios de este comportamiento es cuando se pueden recordar los sueños al despertarse mientras se duermen.

 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias