Actualidad |

NÉSTOR DENOYA, PRESIDENTE DE LA CÁMARA DE TURISMO DE RÍO NEGRO

13/01/2021

"La pandemia es la peor situación por la que hemos tenido que atravesar"

Foto: Facundo Pardo.
Por: Por Juan Carlos Montiel

El movimiento turístico ronda una ocupación de un 30 a un 40 por ciento en la actual temporada de verano en Bariloche, según estimaciones de distintos actores locales de la llamada “industria sin chimeneas”.

Néstor Denoya, presidente de la Cámara de Turismo de Río Negro, indicó que “en marzo pensé que íbamos a trabajar en el invierno (2020) porque tuvimos una caída de nieve impresionante, pero la realidad indica que esto es muy largo, muy agotador y tenemos que bailar con esta que es la más difícil que nos ha tocado”.

El empresario consideró que “conversamos con las autoridades y con los representantes de las Cámaras. Las relaciones terminan siendo personales, hablé con dos o tres a nivel provincial lo hacés con otros tantos a nivel municipal, y estamos con una situación a la defensiva, tratando de construir y vemos que las repuestas algunas llegan a tiempo y otras no. Obviamente tratando también de imaginar al Estado con poca plata, y uno tiene que pedir en relación a lo que recauda el Estado, porque magia no puede hacer nadie. Somos realistas con el tema, pero nos toca bailar con esta que es la más difícil que nos ha tocado”.

A través de El Cordillerano Radio (93.7) consideró que “también depende de los humores de todos, esto es como el tango, que se dice que se baila de a dos y a veces están los dos bien, pero a veces uno está bajoneado o triste y se complica. No siempre es fácil llevar adelante las relaciones con el Estado, sobre todo para la gente que tiene que pagar sueldos”.

Consultado sobre si en algún momento tuvo ganas "de tirar la toalla" sostuvo que “me ha tocado pasar algunas crisis, normalmente soy de no apegarme a los lugares y preguntó si alguien quiere ocupar mi lugar, porque cuando uno ve que no tiene respuestas tiene que preguntarse si es la mala gestión de uno, pero en definitiva son estados de humor porque uno se ve tan cercano a cerrar la empresa, no saber si la empresa es viable o redituable, que por ahí cae en estos estados de ánimo que a veces no son los mejores”.

Sobre si la relación por lo general con los tres niveles del Estado (Nacional, Provincial y Municipal) es buena, Denoya señaló que “a veces uno pide más al Estado Nacional, porque sabemos que a nivel provincial o municipal las limitaciones son mayores, uno las ve en el día a día. El turismo es una de las industrias que más necesita de las dos partes, porque difícilmente el Estado tomaría una decisión sin consultar y difícilmente nosotros tomaríamos una determinación sin conocer las limitaciones del Estado y la mirada que tenga el Estado de incluirnos en una decisión que nos debe beneficiar a todos. Las relaciones van y vienen, por supuesto que no pensábamos que a 10 meses íbamos a estar así y con un enero con gente en Bariloche”.

Hubo reunión de empresarios con la gobernadora Arabela Carreras; el presidente de la Cámara de Turismo mencionó que “es un espacio que nosotros defendemos, es un espacio para hacernos escuchar que no siempre está, dicho espacio es muy enriquecedor porque nosotros la escuchamos a ella y a su equipo y escuchamos de primera línea cómo está la salud, cómo está la disponibilidad de camas, cómo es la evolución de la pandemia en la provincia. Nos cuenta su relación con el presidente y con los equipos de salud de Nación, es un lugar lindo porque uno tiene información de primera mano. Allí recibimos una realidad que ella también conoce porque viene de una ciudad turística”.

Dentro de las restricciones “se va a apoyar el trabajo de hotelería y gastronomía. Esto que está pasando con los jóvenes es una realidad que se observa en todo el país, ellos se quieren juntar igual, hay un poco de irresponsabilidad, de rebeldía y creo que el comienzo de las clases llevarían a una nueva normalidad. No creo que el gobierno tenga el poder como para desarmar tanta cantidad de fiestas”.

Asimismo ante posibles controles para evitar encuentros clandestinos, el empresario señaló que “no hay fracaso más grande en este país que cuando el gobierno te dice que va a implementar un control, por ejemplo de precios, porque desde al anuncio ya se sabe que el Estado no va a poder ir a todos los comercios a controlar esos precios. El caso, acá en Bariloche es un claro ejemplo, no hay nada normal con respecto a lo que se paga en esta ciudad y no hay manera de solucionarlo. Así que imaginate si pueden dar resultados positivos los controles para evitar que estas reuniones que se hacen de manera clandestina, no se hagan. Creo que es imposible”.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas