Actualidad |

“ALGUNA SUSTANCIA HAY QUE PROVOCA ESE DESCONTROL”

05/11/2020

El abogado Diego Breide afirma que en Villa Mascardi se ve montonerismo residual, resentimiento, delincuencia y droga

El abogado Diego Breide afirma que en Villa Mascardi se ve montonerismo residual, resentimiento, delincuencia y droga
Por: Christian Masello / Fotos: Facundo Pardo

"Hay una combinación del montonerismo residual y el resentimiento existente en muchos descendientes de mapuches transformado en una épica de liberación, más delincuencia y droga”, aseveró el abogado Diego Breide, quien lleva la causa de La Escondida, una de las propiedades usurpadas en Villa Mascardi por los que se denominan integrantes de la comunidad Lafken Winkul Mapu.

“En la exacerbación de la violencia existe un componente de excitación… y alguna sustancia hay que provoca que tengan ese descontrol…”, apuntó.

El letrado afirmó que la droga “está presente, la gente lo sabe y lo ve”.

Además, señaló que “los vecinos observan situaciones vinculadas a la delincuencia de Bariloche… a una cuestión de marginalidad”.

“Ahí proveen de todo. Vehículos van y vienen en forma constante… Existe un abastecimiento de la toma permanente, con un suministro de todo tipo… Y la comunicación no es sólo por la ruta, también por los faldeos de la montaña: hay senderos que salen al barrio Pilar”, sostuvo.

“Acá no se trata de persecución a una etnia, ni una guerra… eso es un relato absurdo donde se busca victimización y poner a los damnificados como un grupo de gente violenta que quiere perseguir a los mapuches, pero lo real, que todos sabemos y vemos, y muchos lo sufren, es que existe un foco de lucha indígena, insurgente, con un objetivo político, que es el de constituir una especie de Estado, con autodeterminación, en un territorio determinado, más o menos amplio. Eso está explicitado en los comunicados de la lof, y en su relación con los conflictos de Chile, porque está comprobada la presencia de activistas y militantes de la situación de la Araucanía”.

En cuanto al letrado Eduardo Soares, uno de los encargados de la defensa de los miembros de Lafken Winkul Mapu, aseveró: “No me cabe duda de que reivindica la lucha revolucionaria armada de los setenta, y es por esa identificación que, junto a otros, está como abogado en esa usurpación”.

Así, manifestó que lo que se vive en Villa Mascardi posee “un componente ideológico claramente revolucionario, en el sentido en que se vivió en los setenta, nada más que ahora con el matiz de una lucha de liberación indígena de un territorio”.

Consideró que esa característica se “abona y alimenta” con un pensamiento “revolucionario y de lucha armada que tienen los montoneros”.

En cuanto a la posibilidad, ante el rumor que corrió tiempo atrás, de que el Estado terminara por darles a los ocupantes parte del terreno perteneciente a Parques Nacionales, Breide expuso: “Dejarle la costa del muelle, y seis hectáreas, como se comentó, después de tres años donde prendieron todo fuego y atacaron hasta a la gobernadora… la verdad que es el peor mensaje”.

Afirmó que, si eso sucediera, la señal que quedaría sería: “Quemá, atacá, amenazá, tapate el rostro, convertite en una especie de terrorista, que vas a obtener tierras o un camping…”.

“Si este grupo no se va de ahí, nunca va a haber tranquilidad; su metodología es violenta, porque ese es su lenguaje”, consideró.

En cuanto a la decisión de la justicia provincial de desalojar el predio perteneciente al Obispado de San Isidro, opinó: “Es probable que la restitución del inmueble implique alguna neutralización de una situación de violencia, lo que conllevaría que haya que actuar, y que existan detenciones”.

Ante la probabilidad de que se desaloje pacíficamente, que los usurpadores se retiren, pero vayan hacia alguno de los otros predios (probablemente, el de Gas del Estado), apuntó: “El problema va a seguir, la situación de violencia permanecerá; en la medida que esa gente esté, no va a haber paz”.

“Se debe avanzar en todos los delitos, no se trata sólo de desalojar; hay propiedades incendiadas, agresiones… La justicia tiene que investigar. Procesalmente, existen distintas causas, con diferentes inmuebles y víctimas…”, sumó.

En cuanto al caso de La Escondida, explicó que, en este momento, está en la Cámara Federal de General Roca.

El abogado ahondó: “Hace un mes pedimos medidas de prueba: un allanamiento, una inspección ocular, un registro domiciliario… todo a fin de constatar el estado del sitio, la situación ambiental del lugar, si hay personas ocupando el inmueble, identificarlas, eventualmente ordenar la detención, y, sobre todo, obtener evidencias del delito, que fue denunciado en 2018 y no han existido avances… Son las medidas que prevé el Código”.

“Pero el juez, que en dos resoluciones había aceptado su competencia federal, se declaró incompetente”, continuó.

“Por eso estamos en una instancia de apelación. Le cuestionamos esa resolución. Cuando el querellante quiere avanzar en la investigación, tal como la ley se lo concede, dice que es incompetente… Se saca la causa de encima”, siguió.

El abogado apuntó que el caso (iniciado en 2018, pero tomado por él este año) fue por el sendero de la justicia federal ya que “es conexo con la usurpación de Parques Nacionales”.

“Tiene que haber una conexión entre un hecho y otro para que la competencia federal lo asuma, y, en este caso, se da no sólo por la cercanía, sino porque se comprobó que el inmueble de mi cliente se utiliza para mantener la usurpación de Parques, porque de ahí sacan el agua. Un delito ha sido cometido para perpetrar o facilitar la comisión de otro”, expresó.

Breide también recordó la situación que sufrió la gobernadora Arabela Carreras, cuando fue increpada verbalmente por los encapuchados. Al respecto, dijo: “Con la doctora Florencia Arietto hicimos una denuncia por sedición en la justicia federal. Más allá de quién ejerce la magistratura, la investidura estaba en riesgo”.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas