Actualidad |

HOY SE CUMPLE MEDIO AÑO

20/09/2020

En fotos, las etapas más significativas de la cuarentena en la ciudad

En fotos, las etapas más significativas de la cuarentena en la ciudad
Fotos: Facundo Pardo.

Repentinamente el COVID-19 le cerró las puertas a la cotidianeidad y con eso se acabaron las salidas para realizar diversas actividades, hasta, en la mayoría de los casos, para asistir a nuestros lugares de trabajo. Algo impensado.

El pasado 19 de marzo (se aplicó a partir de las cero horas del 20 de marzo) varias fueron las voces que hasta se mofaron, sobre la utilización de la palabra “cuarentena”, cuando el presidente de la Nación, Alberto Fernández dio a conocer el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) N° 297 que nos ordenó a aislarnos durante 15 días.

Sin embargo, cada quincena en anuncio presidencial repetía la consiga "Quedense en casa" y extendía el periodo de aislamiento. Así, los y las barilochenses, en consonancia con todos los ciudadanos del país, esperaban cada viernes o sábado, los anuncios de Alberto Fernández.

En la ciudad el otoño se hizo visible pronto: las calles vacías hacían que las copas de los árboles y sus colores de estación cobrarán aún más protagonismo que cada año, ante la ausencia de vehículos y personas en las calles. La cuarentena seguía y la incertidumbre, también.

El domingo 12 de abril en horas de la tarde, el intendente Gustavo Gennuso brindó una conferencia de prensa de manera virtual a través de la página de Facebook de la Municipalidad. Allí, habló sobre la cantidad de casos de COVID-19 en la ciudad, que en ese momento preocupaba por su avance. Impuso por primera vez las compras según terminación de DNI y el tapabocas de uso obligatorio.

Avanzado el otoño, los casos en la ciudad no aflojaban. Hasta hoy, permanecen las filas de espera afuera de los comercios, debido a las restricciones de espacio de los comercios, con el fin de evitar la aglomeración de personas y posibles contagios.

De las tantas problemáticas surgidas por el contexto de pandemia, una de las primeras constituyó la gran cantidad de personas varadas. Se trató de una gran cantidad de turistas que quedaron varados en la ciudad. Asimismo, muchos barilochenses quedaron varados en distintos puntos del país y el exterior.

Poco a poco, se fueron dando las repatriaciones, tras reclamos y larga espera.

Ya avanzada la cuarentena, muchos sectores empezaron, ante la incertidumbre, a mostrar descontento. Es así que se produjo, a principios de mayo, la primera manifestación en contra de las medidas del gobierno nacional por la pandemia. Siguieron otras tantas, hasta la actualidad.

Para muchos sectores de la economía, la cuarentena aún es cuesta arriba. Tras casi dos meses en que sólo los comercios esenciales podían abrir sus puertas, finalmente el 13 de mayo llegó la hora para las peluquerías y centros de estética.

“Feliz de volver a trabajar" fue la expresión de quienes pudieron volver al ruedo.

Ese miércoles, también fue la vuelta de los comercios que se dedican a la venta de productos no esenciales -denominación que abarca locales de indumentaria, accesorios, librerías, jugueterías, así como también chocolaterías, heladerías, entre un sinfín de rubros.

Ese 13 de mayo, Bariloche también recibio la visita de la gobernadora Arabela Carreras, una de las tantas durante la pandemia. Acompañada por el ministro de Salud, Fabián Zgaib; y el director del Hospital Zonal, Leonardo Gil; entregó al nosocomio las segundas diez camas comunes para las salas y las primeras seis camas con respirador, monitor y bombas para terapia intensiva. También se otorgó equipamiento y mobiliario para los centros de salud de Bariloche y El Bolsón, correspondientes al programa Redes. La inversión total estimada supera los $200.000.000, incluyendo equipos de protección personal para todos los hospitales, medicamentos y descartables.

El 1 de junio, el Municipio decidió levantar el sistema de turnos según terminación de DNI. Sin embargo, luego de poco más de una semana, se dio marcha atrás en la medida y volvió a implementarse. Pasado el tiempo la restricción se levantó nuevamente.

El 28 de junio, según informes del Ministerio de Salud de la Nación, Bariloche salió del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, (ASPO), para pasar a la etapa de Distanciamiento, (DISPO).

Se abrieron las actividades deportivas individuales, natatorios y gimnasios.

El cambio de fase significó un antes y un después en la ciudad. De esta manera, finalmente el 1 de julio volvieron bares y restaurantes.

La prueba piloto comenzó con una quincena de establecimientos gastronómicos, entre restaurantes, cafés y bares. Siempre bajo estrictos protocolos y tomando las medidas sanitarias ya conocidas.

Pese a esta paulatina vuelta, ya a mediados de julio los estragos para el sector turístico empezaron a sentirse con aún más fuerza. El 3 de julio el gremio UTHGRA realizó una fuerte protesta reclamando por la desidia ante la falta de trabajo. A esta movilización se sumaron muchas otras más, con la exigencia puntual por la situación de los trabajadores temporarios.

En el mes de julio, y hasta la actualidad, distintos sectores de la sociedad se manifestaron además del turístico. Entre ellos, las comunidades de los jardines maternales, que también ven fuertemente afectada su actividad por la pandemia.

La incertidumbre sobre cuándo se iba a producir la reactivación de la actividad, volcó también, el 15 de julio, a cientos de prestadores turísticos a las calles.

Para el sector que trabaja en el Cerro Catedral, el 23 de julio se pudo ver una luz de esperanza. El centro de esquí abrió sus puertas a miles de residentes que acudieron, entusiasmados por las copiosas nevadas de los días previos, a disfrutar de los deportes invernales.

Pese a esto, días después, el 31 de julio, se produjo un fuerte pico de contagios en la ciudad. Como consecuencia de este aumento, se dispuso la restricción de circulación, de 6 a 19 horas, mediante una resolución del Ministerio de Salud de Río Negro (nro 4388), que abarcó a la totalidad del departamento de General Roca -desde Catriel hasta Chichinales- y a la ciudad de San Carlos de Bariloche.

El pico duró cerca de dos semanas. Volvió la restricción de las compras por terminación de DNI hasta el 17 de agosto y la circulación se extendió hasta las 21. Pocos días después, hasta la restricción actual, se dispuso la posiblidad de circular hasta las 23 horas.

El 31 de agosto, Bariloche volvió a la fase de ASPO. Sin embargo, no se produjeron mayores cambios en la actividad de la ciudad.

A principios de septiembre, también comenzaron a tomar más fuerza, de manera individual, el reclamo de dueños de locales gastronómicos de Bariloche, quienes se manifestaron en varias ocasiones, una de ellas, vendiendo pollo al disco en pleno Centro Cívico. Exigieron la reapertura turística y subsidios nacionales y provinciales.

Para muchos comerciantes, dueños de restaurantes y de otros rubros, el aislamiento por la pandemia fue insostenible. Muchos debieron cerrar, definitivamente sus puertas, dejando a muchos barilochenses sin trabajo. Fue el caso del icónico restaurante Cocodrilo´s, ubicado en la primera cuadra de la calle Mitre.

Ahora, con la llegada de la primavera, la ciudad espera que comience la reactivación turística, el sector que más empleo genera para la ciudad.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas