Actualidad |

PARA SALVAR VIDAS

20/09/2020

Llegan las chaquetas amarillas y la prevención es fundamental

Llegan las chaquetas amarillas y la prevención es fundamental
Por: Susana Alegría

Llegada esta época del año ya se comienzan a ver las primeras véspulas germánicas, conocidas comúnmente como chaquetas amarillas. Es el momento ideal para colocar trampas a las reinas que finalizada su hibernación, salen en busca de espacios donde construir nuevos nidos.


A medida que avanzamos hacia la primavera y entramos en el verano, estos insectos se pueden convertir en un verdadero problema y es indispensable saber qué hacer en caso de ser mordido o picado por una de estas avispas.
La médica alergista María Sol Reyes brindó pautas precisas de cómo actuar dado que no todos sabemos si somos o no alérgicos, pero ante todo hay que activar la prevención. “Lo ideal es poner cebos caseros hechos con botellas alrededor de los hogares, además hay otros que se pueden adquirir en comercios”. No hay que esperar a que la abundancia sea alta para aplicar estas medidas de control.

Medidas de prevención

Al momento de ir a la costa de un lago, realizar una caminata en la montaña o un acampe, es necesario tomar recaudos: “Hay que ir sin perfume personal incluso la ropa que se lleve puesta que no tenga olor a suavizante y de colores neutros porque les llaman la atención los que son fuertes”.
Otra pauta recomendable es que la vestimenta no sea floja, es decir que la remera no esté suelta o el pantalón muy ancho abajo, lo que permitiría que entre alguna chaqueta de manera casual. “Tratar de no dejar apoyada la ropa sobre el pasto o las plantas y de hacerlo, sacudirla mucho antes de volver a utilizarla”. Mantener el cuerpo limpio porque muchos insectos pican buscando lo que se asemeje a una flor.
Al comer al aire libre se debe prestar especial atención a lo que se lleva a la boca, dado que las avispas suelen posarse sobre los alimentos o bebidas y no se retiran fácilmente. Otras recomendaciones son no dejar bolsas de residuos y desperdicios expuestos.
Evitar caminar descalzos, en particular los niños, y utilizar de ser posible, calzado cerrado al estar al aire libre. Al elegir el lugar donde pasarán la jornada observen los alrededores, si notan una gran cantidad de chaquetas quizás estén en las cercanías de un nido y en caso de toparse con uno, deben retirarse con movimientos muy lentos.
Esto no solo sucede al salir a disfrutar de la naturaleza, también en las piletas de natación de los hogares, suelen posarse para beber agua. En el caso de los vehículos, antes de partir revisar el interior. Las avispas con frecuencia se introducen en las cabinas de los autos por lo que siempre es conveniente tener una red pequeña a mano para atraparlas y expulsarlas al exterior.
Enseñar además a los más chiquitos a nunca arrojar piedras contra matorrales o a los nidos, para evitar desastres mayores.

Ser alérgico o no

De no hacerse un estudio previo, nadie puede saber si es alérgico. “Un especialista te puede decir si vas a serlo o no, con la primera picadura nunca la reacción es grave pero sí en las posteriores, más si son recientes”. Si alguien es picado por una chaqueta y al mes siguiente le vuelve a suceder, esa última es más riesgosa porque ya hay más anticuerpos.
La médica aseguró “ante la duda hay que consultar a un especialista porque existen tratamientos para evitar las consecuencias graves”. Nombró uno llamado de desensibilización “la vacuna contra la véspula es la que tiene la eficacia más alta”. Algunas obras sociales las cubren y otras no.

Una reacción alérgica grave sucede en diez minutos

Ante la duda de ser alérgico conviene al momento de armar la mochila poner algún antihistamínico o corticoide por vía oral, “para el que ya sabe que lo es debe llevar ampollas de adrenalina, es de fácil colocación y salva la vida”. Esto es recomendable sobre todo si se va a la montaña o lugares alejados de un centro de salud puesto que el tiempo es la línea que puede dividir la vida de la muerte “es una dosis mucho mayor que la que puede generar el cuerpo y actúa en el momento”.
Hay gente que es reacia a la medicina convencional y propone tratamientos caseros “carecen de validez científica, pueden disminuir la inflamación local pero no la alergia que es una reacción sistémica del cuerpo”.

Epigrafe: Reco: Información importante en esta época del año.


Síntomas
Reyes enumeró los primeros síntomas que deben tenerse en cuenta luego de ser picado por una avispa, “puede haber brote en el cuerpo, ronchas, angioedema es decir hinchazón en la cara, se puede cerrar la vía aérea, disminuir la presión y llevar a un shock que es cuando se compromete más de un órgano del cuerpo”.

Picadura
Las picaduras de abejas se caracterizan por dejar “clavado” el aguijón con una pequeña vejiga que contiene el veneno, no presionar para sacarla ya que lo único que se logra es inyectar más veneno, se debe retirar con el filo de cualquier objeto (cuchillo, tarjeta, etc.)
Cuando una avispa pica libera una sustancia que incita a otros miembros de la colonia a picar por lo que es aconsejable, en caso de picadura, alejarse lo más pronto posible del área del accidente.
Si una abeja o avispa se posa sobre alguna parte de su cuerpo, no intente matarla ni espantarla, permanezca quieto o haga solo movimientos lentos hasta que se aleje.
En la vida de un alérgico a picaduras de insectos son condiciones básicas la fumigación y desmalezado de lugares abiertos que rodean sus viviendas. Evitar lugares con flores y frutas.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas