Sociedad |

TODOS PODEMOS COLABORAR

06/07/2020

Con gran emoción Carlos comenzó su convivencia con Pía

Con gran emoción Carlos comenzó su convivencia con Pía
Momento en el que fue dada de Alta, enorme felicidad en la mirada de Carlos.
Por: Susana Alegría

Dar continuidad a una noticia quizás sea una buena manera de valorizar a la persona detrás de una entrevista. Hace dos meses publicábamos en nuestras páginas la triste situación que le tocó vivir a Carlos Tebes, un joven residente de El Bolsón, que perdió a su compañera durante el parto. Quedó solo con su hija Pía, que nació sietemesina.

Esto sucedió en el Hospital Zonal y pese al shock y el dolor de la noticia, Carlos demostró en todo momento una fortaleza única frente a la adversidad. Tomando todos los recaudos necesarios, día tras día asistió a Neonatología a ver a su beba, a hablar con los médicos e interiorizarse de su estado de salud.

Al principio solo le permitían verla, luego pudo tocar su manito y tiempo después pudo tenerla en brazos por primera vez. Cada paso fue con los miedos lógicos ante una situación desconocida pero con una seguridad sorprendente.

Ahora Pía fue dada de alta y eso significó otro gran desafío para Carlos, salir del hospital con su hijita en brazos rumbo a una vida cargada de responsabilidades pero juntos para siempre.

“Aprovecho cada ratito para dormir porque las noches se pone bravo para descansar” dijo. Antes de que le dieran el alta había comenzado a darle la mamadera, cambiarla y ducharla, para ir aprendiendo los detalles.

“Una vez que le cambio los pañales le doy de comer así después duerme tranquila, a veces después de hacer provechito se queda un rato conmigo”.

Describió con mucha emoción esos momentos en que las miradas se unen, una sensación mágica que solo quien la vive puede describirla.

“Estoy todo el día mirándola para saber que está bien, la pongo al lado mío y duermo con la luz prendida, apenas se mueve me fijo qué le pasa” detalló Carlos. “Estamos adaptándonos los dos así que por ahora, descanso de a media hora, me imagino que debe ser común en esta etapa, pero es rebuena y llora muy poco”.

Se está quedando aún en un departamento que le prestaron en la zona céntrica, donde permanecerá hasta fin de mes para continuar cumpliendo con los controles rigurosos de peso y estado general de salud.

Carlos ha recibido ayuda desde un primer momento con elementos para la pequeña, alimento y albergue, no es amigo de pedir porque siempre ha generado sus propios ingresos. Sabe que así como hoy recibe el día de mañana podrá dar. Todo lo que le fue llegando y sabía que no iba a utilizar, lo donó a otras familias usuarias del hospital. “Uno tiene que aprender de cada situación que vive” afirmó.

Hace años que había estado en contacto con bebés, sobrinos o hijos de amigos pero nunca con la gran carga emotiva actual. Habló de la sensación del primer paso con ella en brazos, al darle el alta, “fue el mejor momento, una emoción que no voy a olvidar jamás porque sabía que ya estábamos juntos”.

“No sabes qué contentura tenía, durante un mes me iba solo del hospital, esta vez fue con Pía y me cambió la vida”, describió.

Este martes, 7 de julio, la pequeña cumple dos meses, “come muy bien así que sigue subiendo de peso” afirmó.

Regreso

De continuar todo tal como viene con el avance de Pía, a fin de mes vivirán juntos un nuevo desafío, regresar a El Bolsón. Allí Carlos alquila una vivienda que un amigo está acondicionando un poco para su llegada.

“Todavía no pensé mucho en qué voy a hacer cuando volvamos porque es como que sigo en las nubes disfrutando y ocupándome del día a día con Pía” dijo.

Lo único concreto es que los primeros tiempos no podrá salir a trabajar, por eso surgió la iniciativa desde quienes lo rodean de brindarle apoyo económico.

Se puede ayudar

Con una gran cuota de humildad y perfil bajo, agradece por toda la ayuda recibida hasta el momento, pero dadas las circunstancias, no podrá trabajar por algún tiempo para dedicarse de lleno a la primera etapa de vida de su beba.

Es por ello que amigos y conocidos, han abierto una cuenta bancaria donde se le puede depositar algo de dinero, el que necesita para vivir hasta que pueda volver a su oficio de constructor. Aunque reconoce que no le gusta pedir, es una ayuda indispensable para esta nueva etapa que se le presenta.

Los datos para realizar la transferencia o depósito son los siguientes: Carlos Roberto Tebes CUIL 20-27766929-4. CBU 0000003100099455210102.

Por Mercado Pago bajo el alias codos.buje.iban.mp o por Rapi Pago con el código 9945521010.

De tener su contacto telefónico, se ruega no llamarlo para no interrumpir sus actividades con la pequeña Pía.

Para finalizar Carlos quiso agradecer infinitamente a cada persona e institución que lo acompañó en este momento único que le toca vivir. No las quiso nombrar por temor a olvidarse de algunas, pero sí mencionó en especial “al equipo de Neonatología del Hospital Zonal que no nos dejó solos ni un minuto, atendiendo a Pía y enseñándome a cuidarla” dijo el joven papá.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas