Sociedad
30/03/2020

Crearon en Bariloche una barrera de desinfección muy simple de aplicar

Crearon en Bariloche una barrera de desinfección muy simple de aplicar
Meyer y Aversente.

El programa Mano y Contramano conducido por Marcela Cabral en la FM 93.7 El Cordillerano Radio, entrevistó al físico e investigador de la Comisión de Energía Atómica, Gabriel Meyer, quien junto a Nicolás Aversente, diseñador industrial, inventaron un dispositivo eléctrico que se utiliza para la desinfección de espacios.

“Esperemos que esto ayude como cualquier granito de arena que van poniendo las personas en esta situación” comenzó diciendo Meyer.

“Es una iniciativa que nació a partir de una consulta de unos paramédicos del conurbano bonaerense, nos preguntaron si podíamos diseñar algo para rociar o generar una neblina alrededor de la persona”.

Les mostraron imágenes y videos que habían visto de China donde un equipo realmente grande cumplía esa función, rociando a los trabajadores antes de ingresar a las fábricas y querían ver si se podía hacer algo similar en Argentina.

“Nos pusimos a trabajar tratando de identificar los componentes, que se pudieran conseguir en ferreterías de cualquier pueblo o ciudad para que desde su lugar armaran lo que se dio en llamar una barrera de desinfección”. Ese es el nombre que le pusieron los paramédicos al diseño de los barilochenses.

El desarrollo de la idea fue muy rápido “trabajamos un par de días, con sus noches, identificando y probando conceptos, armamos el informe y un manual de fabricación”.

Continuaron con la identificación de los componentes, “primero hicimos una validación de cómo funcionaría y luego construimos un prototipo para estar seguros de que funcionaría” detalló.

Según las palabras del físico “no es nada del otro mundo, las piezas que integramos teníamos confianza en que eran las correctas, esencialmente utilizamos unos generadores de niebla, que en Bariloche se venden en un par de comercios”. De hecho se los regalaron para favorecer así la implementación del nuevo producto, quedando demostrada una vez más la solidaridad de la gente. “Nos abrieron el negocio una tarde y nos dejaron elegir lo que necesitáramos” comentó.

“Se conecta después una cañería común de riego o agua potable, los generadores de neblina que se utilizan en los viveros o para generarla los días de helada para que no se congelen las plantas”.

Al referirse al funcionamiento dijo “la cañería toma el agua de un tanque donde está el desinfectante y lo aplica a través de una bombita, identificamos qué bomba podía convenir para ese caudal y esa presión”. Vieron por ejemplo que las bombas de agua de los vehículos son piezas robustas, resistentes, son metálicas por lo que no incorporan nada adicional al líquido que circula “entonces conseguimos del taller de Peugeot que nos dio para que probemos y así armamos el prototipo”.

Redactaron luego el manual de armado “en lugar de entregárselo solo a quienes nos lo habían solicitado, pedimos permiso a la Comisión Nacional de Energía Atómica para hacerlo público, en un trámite realmente rapidísimo que en épocas normales habría llevado mucho más, nos lo permitieron”.
Agregó que “incluye un detector para que cuando la persona se pone abajo, comienza el proceso de nebulización y cuando se va, se frena solo”, minimizando así el consumo de desinfectante.

Al hablar de un nuevo diseño siempre es importante hablar de los costos “siempre en cada proyecto tenemos el tema costos persiguiéndonos desde atrás y en este momento por tratarse de salud no es tan importante el valor, pero sirve para ver si se lo pueden implementar o no”.

Es de resaltar que este diseño no tiene nada que ver con las actividades que desarrollan tanto el físico como el diseñador en el Centro Atómico, “yo hago investigación en colocar hidrógeno en materiales, en resolver problemas de la producción de radioisótopos, estamos con un diseñador de avalanchas para Catedral y sensores de cadena de frío” citó.

Entonces este pedido de los paramédicos los tomó por sorpresa “fueron dos días en donde dejamos de hacer las actividades diarias y nos pusimos con esto y con otros interrogantes que fueron surgiendo ahora”.

El Centro Atómico inmediatamente nombró al proyecto como de interés, “dándole además un marco institucional para que esté reconocido y permitido para el uso, utilización y divulgación” dijo Meyer.

Se trata de un manual de armado de un conjunto de piezas, “realizada con elementos que están probados para conducción de agua potable y en definitiva lo que le da el marco para su uso sobre la persona es una autoridad sanitaria que va a elegir el desinfectante y la dosis”.

A grandes rasgos lo que sugieren es cómo fabricar un rociador y dejan en manos de las autoridades sanitarias cómo lo quieren usar. “Hicimos un cálculo de cuánto consume el aparato para que el que lo utilice vea si le resultaría útil o no, aportando así la parte técnica y la numérica con detalles”.

No solo se utilizará en nuestro país, “se comunicaron de Chile, de Brasil, Perú, Estados Unidos y España, cada uno para distintas aplicaciones”, dijo muy feliz.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas