Cultura |

LA MÚSICA EN TIEMPOS DE PANDEMIA

24/03/2020

Juan Nazar e Ine Güemes compusieron la primera canción de la cuarentena

 Juan Nazar e Ine Güemes compusieron la primera canción de la cuarentena
Ine Güemes junto a Juan Nazar y Nico Simari, en la última noche de Open Folk.

Se denomina “Mi manera de cuidarte”. Además, quedó disponible momentos antes de las restricciones “Visiones fugitivas” en la interpretación de Natalia Cabello. Amor Gillette también sumó un nuevo video “casero”.

En el pago chico, quizá corresponda a la dupla que conforman Juan Nazar e Inés Güemes la primera composición original en tiempos de cuarentena obligatoria. El tema lleva como título “Mi manera de cuidarte”, está disponible hace cuatro días y al momento de redactar estos párrafos para El Cordillerano, registraba 1.007 vistas de YouTube. Es una gran performance, según parámetros locales.

En la cocina de su hogar, la dupla que sacudió el reciente verano con la iniciativa Open Folk Bariloche, registró una canción que planta la dulzura frente a la paranoia, la introspección ante la vida pública que inducen las redes sociales y la poesía sencilla, frente a las explicaciones extravagantes.

Despojada y acústica, la nueva obra está en línea con el sonido que tanto Nazar como Güemes cultivan desde que se hicieron habitués de los escenarios barilochenses.

La simpleza de la letra no elude cuestionamientos: “este mundo que / se quedó en pausa / tiene que aprender. No queda lugar /para el egoísmo.

Aunque tenga que extrañarte / es mi manera de cuidarte”, canta la pareja. Pero también dispara: “Hace cuanto que / no te aburrís. Hace bien viajar / para adentro. Contra la ansiedad / ese vicio de / llenar todo con / basura”. No es afectación la emoción del final.

Hijo de esta ciudad, Nazar se ausentó para profundizar caminos musicales hasta regresar, un par de años atrás. No volvió en soledad, ya que se reinstaló en compañía de Ine Güemes. Cada uno tiene por su lado álbumes solistas aunque como es de esperar, son varias las colaboraciones recíprocas. El más reciente de la cantautora lleva como título “Cabaña” y por parte de su compañero, el más nuevo es “Inunda la casa”. Con “Mi manera de cuidarte” evidenciaron que además de lavarse las manos, a la pandemia se la puede enfrentar con creatividad.

Se puede disfrutar del flamante opus a través de https://www.youtube.com/watch?v=AcFBXN1oV9M.

Natalia Cabello y Prokofiev

Si bien el registro se produjo cuando el encierro por cuarentena obligatoria no estaba en los planes de nadie e inclusivo se hizo disco compacto, momentos antes de la pandemia se ubicó en las plataformas digitales la versión que la pianista de esta ciudad, Natalia Cabello, hiciera de las “Visiones fugitivas” Opus 22 de Sergei Prokofiev. Su aporte forma parte del registro que plasmara en conjunto con el gran violinista de Bariloche, Luis Salva.

En efecto, a comienzos del año pasado la dupla alumbró un “larga duración” -por decirlo con terminología vieja- que para su mejor funcionamiento en los soportes tecnológicos de la actualidad, se fragmentó en diversos tramos. Así, la interpretación de la obra del ruso puede acompañar las restricciones de circulación que nos tocan desde las tan mentadas plataformas digitales.


Cabello y Salva.

Las “Visiones fugitivas” para piano forman un ciclo de 20 pequeñas piezas escrito por el compositor ruso entre 1915 y 1917. Un sentimiento de cambio rápido, impresionista, es lo que transmiten las miniaturas evocativas de este ciclo. Inspiradas en un poema del poeta ruso Konstantin Balmont, “en cada Visión fugitiva se ven mundos plenos de juegos cambiantes e irisados”. La interpretación de Cabello se grabó en vivo en el Camping Musical Bariloche en abril de 2018, según se encargó de recordar Fabiana Kaddour, gestora cultural de la institución que en 2020, cumple 70 años de existencia.

Al trabajo de la pianista se puede arribar a través de http://smarturl.it/visionesfugitivas.

Desde el punk

Los muchachos de Amor Gillette tampoco permanecieron inactivos durante los primeros días de encierro. De manera remota, elaboraron “un video casero en tiempos de cuarentena” que en sus imágenes, es una creación colectiva: “¡muchas gracias a todos los que mandaron material desde sus casa para participar! Ya que esa fue la idea puntualmente: seguir activando cosas entre todos aunque estemos en tiempos de encierro combatiendo un enemigo invisible. Todos tenemos uno y no siempre es un virus”, ironizaron en YouTube.


Amor Gillette. (Foto, Julio CDJ Camilo)

La banda fue una de las últimas que entrevistó El Cordillerano antes de que se establecieran las restricciones y de hecho, sufrió la postergación de un concierto que estaba previsto para comienzos de abril en La Llave. El tema se titula “Mi casa de terror” y en cuanto a las imágenes, desgranan la letra como si fuera una conversación por WhatsApp: “Vivo en la escena / de este cuento de terror / en la cual / mi tristeza / se lleva muy bien / con mi soledad”. Ahí se disparan las guitarras, como puede verse en Amor Gillette - Mi casa del terror.

Amor Gillette se conforma con Damián Ezquerra (bajo y voz); Martín Galarraga (guitarra, trompeta y voz); Emiliano Zabala (guitarra) y Juan Pablo Bernardini (batería). El grupo está firmemente instalado en la escena punk de la ciudad y antes de que se tornara obligatoria la permanencia en los hogares, se había propuesto finalizar con la grabación de un álbum que constaría de cuatro partes, también para su mejor funcionamiento en plataformas digitales. Que estén en eso.

Para volver a ver “Refugiados en su tierra”

En el auténtico festival de liberaciones que se viven solidariamente desde el viernes último, aportó su cuota de cine el FAB (Festival Audiovisual Bariloche). Su director artístico, Diego Carriqueo, se tomó el trabajo de dar a conocer la disponibilidad de varias de las realizaciones, sean largometrajes o cortos, que pueden verse vía Internet de manera gratuita. Se trata de las producciones que en sucesivas ediciones, lograron alzarse con premios.

La ocasión se tornó inmejorable para volver a ver o apreciar por vez primera “Refugiados en su tierra”, el enorme largometraje documental de los barilochenses Fernando Molina y Nicolás Bietti, que precisamente, obtuviera la categoría Largos Patagónicos en 2013, primera edición del cónclave cinéfilo rionegrino en Bariloche. La película se entronca con la historia patagónica reciente: la devastación que sufrió la localidad chilena de Chaitén luego que entrara en erupción el volcán, en 2008.

En realidad, el poblado casi desapareció cuando después de las conmociones telúricas, el río se salió de su cauce a raíz de la inmensa cantidad de arena volcánica que se había acumulado. En el film, la mirada de Molina y Bietti se detuvo en la increíble resistencia de un puñado de pobladores, que a pesar de la decisión gubernamental de inducir el abandono de la localidad, persiste y persiste hasta lograr que el sector público se consagre a su reconstrucción.

La historia se centra en la experiencia del Turco, un pescador cuya barca quedó sepultada bajo mantos de arena y ceniza. Junto a su familia apuesta a continuar con la vida frente al mar en una vivienda prestada, porque la propia también se fue con el barro volcánico. A través suyo, los realizadores narran la epopeya obstinada de gente sencilla pero convencida y a fin de cuentas, muy hábil a la hora de defender sus derechos: la tierra.

Con ojos únicos, la dupla de realizadores supo encontrar poesía en el drama porque a pesar del carácter dramático de los acontecimientos que se narran, es posible que aflore la belleza entre las ruinas, entre los montones de ceniza y entre la insensibilidad oficial. ¿Usted supone que la tiene difícil en la cuarentena? Espere a ver “Refugiados en su tierra”. El final es feliz.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas