Cultura |

APROVECHARÁ EL RECESO PARA GRABAR

16/03/2020

Amor Gillette, punk barilochense del siglo XXI

Amor Gillette, punk barilochense del siglo XXI
Galarraga y Ezquerra en el diario. (Foto: Facundo Pardo)
Por: Adrián Moyano

La banda tiene al aburrimiento como principal enemigo. Hasta que retornen los shows en vivo, apurará un lanzamiento al que dividió en cuatro partes y piensa en generar nuevos videoclips.

Aunque también sufrió la cancelación de un show a comienzos de abril, Amor Gillette está lejos de desfallecer. Con actitud punk, aprovechará el período de restricciones para finalizar una grabación que tienen en curso y avanzar con la concreción de nuevos videos. La banda cumplirá durante 2020 cinco años de trayectoria y antes que el coronavirus, está preocupada por combatir a brazo partido el aburrimiento. De ahí su intensa actividad.

Fueron Damián Ezquerra (bajo y voz) y Martín Galarraga (guitarra, trompeta y voz) quienes asumieron la vocería ante el convite de El Cordillerano.

El primero aportó: “arrancamos a mediados de 2015 y hasta hoy no paramos. Nos juntamos con Martín en casa, ya nos conocíamos del ambiente de la música y cada uno tenía su banda, pero nos juntamos para hacer este proyecto de punk con aire reggae y ska. Él lo trajo a Emi Zabala, que toca la otra guitarra y en ese momento, estábamos buscando batero y entró Federico Agüero pero fuimos cambiando, hasta que llegó Juan Pablo (Bernardini), hace tres años”.

En la foto de Amor Gillette, “estamos bien, creo que siempre progresando, tratando de sonar más prolijo, a conciencia y de no aburrirnos”, sumó Galarraga. “Eso es complicado porque a veces se hace difícil tocar y grabar, porque todo cuesta dinero y organización. Todos tenemos familia e hijos, pero la idea es no aburrirnos porque esto siempre tiene que ser un hobby y es lo que más nos gusta hacer. Si nos ponemos muy quisquillosos, nos aburrimos, así que tratamos que nunca deje de ser un hobby y una diversión. En eso estamos, la idea es seguir un montón de tiempo y tenemos un par de proyectitos por delante. Siempre nos ponemos metas, a veces salen y otras no pero nunca dejamos nada colgado”, ilustró.

Los muchachos están perfectamente adaptados a las dinámicas que imponen las plataformas digitales. “Tenemos varios discos. Al primero lo sacamos al toque, apenas nos juntamos. Sacamos disquitos chiquitos, de pocos temas, entonces Spotify pone que son sencillos porque (en esa plataforma) para que sea un disco de verdad, tiene que tener de ocho temas en adelante. Por eso en Spotify hay uno solo, un disco en vivo que hicimos en un recital y justamente, tiene ocho temas”, explicó Ezquerra.

En pleno proceso

Pero “el primer disco se llamó Amor Gillette y tuvo seis temas, el segundo fue el que hicimos en vivo y el tercero es Ritmo ácido. Yo creo que a partir de ahí quedó lo que somos Amor Gillette”, opinó el cantante y bajista. “Ahora estamos en un proyecto de 12 temas pero dividido en cuatro partes, acabamos de sacar la tercera parte y vamos por la cuarta. Ese va a ser un disco completo”, avisó. “A la tapa la vamos a dividir en cuatro partes que después, van a formar una imagen y una frase. Estamos en ese proyecto pero además, vamos a sacar otro disquito con seis temas, para revivir los temas viejos del primer y segundo disco para grabarlo mejor y que queden mejor plasmados porque pensamos que a partir de Ritmo ácido en adelante, Amor Gillette se consolidó”, redondeó.

En efecto, el de ese registro “es el sonido que nosotros buscábamos, en ese disco empezó a tocar el baterista que está ahora y se llegó a un sonido un poco más sólido, más logrado”, coincidió Galarraga. “Queremos regrabar temas que habíamos grabado con otra formación, con el sonido actual. A este que hicimos en cuatro partes es porque hoy en día ya no se usa tanto sacar discos largos porque la gente escucha pocos temas y los otros, se van perdiendo. En discos de 12 o 15 temas, la gente escucha dos o tres y el resto queda en la nada. Por eso decidimos hacerlo en partes, con tres temas cada una. Después los juntamos todos, esa fue la idea”, subrayó.


Potencia en vivo. (Foto: Julio CDJ Camilo)

Los historiadores del punk sitúan en 1978 y en Londres su origen. Más de cuatro décadas después, asumirse punk y en Bariloche, tiene sus bemoles.

“Es un gusto por ese tipo de música”, confió el guitarrista. “Claramente, sabemos que no somos la moda”, admitió su compañero. “Claro, hoy en día hay otra música que escuchan las generaciones de ahora. Yo diría que el rock no es la voz de la generación de jóvenes actuales, de 20 para abajo.

Hablando del rock en general, está pasando un momento de menor popularidad que hace 10, 20 o 30 años pero nosotros crecimos escuchando esta música y otras, es lo que nos sentimos cómodos haciendo y es la música que nos gusta”, proclamó Galarraga.

“Antes que nada, nosotros tocamos para nosotros, después si a la gente le gusta, está buenísimo porque al músico siempre le gusta tocar y que la gente esté cantando tus temas”, sumó Ezquerra. “Por suerte, eso pasa bastante pero principalmente, hacemos música para nosotros mismos. Si hoy hay que hacer trap para hacerse conocido, la verdad, me importa un carajo (risas)”, desafío el músico, en línea con la mejor tradición del subgénero. Apasiona y corta, es Amor Gillette.

Viejas películas de terror

En Amor Gillette, las letras “hablan de todo, de mis vivencias y de mis cosas, porque suelo escribir yo pero la música la hacemos entre todos”, confió Damián Ezquerra, cantante y bajista del grupo. “Paso las letras, pregunto qué les parece, a ver si estamos de acuerdo o no, cambiamos un par de cosa pero sí, suelen hablar de mis vivencias y cosas. Letras bastante irónicas y de doble sentido”, indicó. “También me gusta la temática de agarrar asesinos ficticios, como Freddy Krueger… Canciones de películas de terror clásicas: Freddy Krueger, los Critters… Hay un montón de chicos que nos vienen a ver que por ahí, no tienen ni idea de esas películas. Jack el destripador, Jekyll & Hyde… Y todavía tengo un montón de cosas para escribir. Básicamente eso”, describió.

Punks fueron The Clash y Sex Pistols, 2 Minutos y Los Violadores, es decir, todo un universo. “Nuestro sonido es bastante parecido al de una banda californiana de los 90 y 2000: Rancid. Actualmente siguen tocando pero digamos que hay una corriente del punk rock bastante importante que es de esa época: el punk rock californiano. Rancid, Bad Religion, ese tipo de bandas”, encuadró Martín Galarraga. “Desde el sonido, creo que los Ramones fueron los que dieron más identidad, los Sex Pistols tuvieron más que ver con lo explosivo social que tuvo el punk pero personalmente, creo que los Ramones y los que vinieron después, aportaron para crear ese sonido y en la Argentina también”, opinó. Pero “si tenemos que decir con qué banda nos identificamos, la más cercana es Rancid, aunque en realidad es una falta de respeto”, sonrió Ezquerra. Ya lo dijo The Exploited en los albores del asunto: el punk no murió.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas