Cultura |

EN SALA “FREY” DE LA MUNICIPALIDAD

13/02/2020

Bett invita a viajar por el mundo a través de collages y acuarelas

Bett invita a viajar por el mundo a través de collages y acuarelas
Por: Adrián Moyano/ Fotos: Tonny Romano

La inquieta ilustradora asumió un ritmo inusual: una muestra cada seis meses. En esta oportunidad, conviven obras que reproducen sus clásicas ciudades de ensueño con otras que anticipan trayectos por geografías lejanas.

Con ritmo desusado, Bett lo hizo de nuevo. Seis meses después de su más reciente irrupción en la Sala de Prensa de la Municipalidad, acaba de inaugurar nueva muestra, en esta ocasión en la sala “Frey”. Podrán advertirse continuidades, como la fascinación por las ciudades sin identificar, diversas arquitecturas de origen europeo o asiático que conviven en el collage, sean medievales o más cercanas en las rectas históricas. Pero también novedades, como el sorprendente recorrido por África y sus múltiples significados.

“Son relatos ilustrados, como una síntesis sobre mí misma, según las devoluciones que tengo”, le dijo la artista al cronista de El Cordillerano, mientras en un rincón del espacio, Andrés Larzen aportaba música a la apertura. “Lo más auténtico mío son los viajes, viajes que he hecho y otros que no, porque están en los libros, en las imágenes o en la imaginación. Este es un resumen de muchos viajes, algunos hechos y otros no, más una invitación a todos a transformarse y a meterse en un libro, como para hacer sus propios relatos”.

En efecto, no hacía tanto que este diario había dado cuenta de otra muestra de Bett. “A mitad de año había mostrado toda una obra en madera, pero más con una estética infantil. En este caso, es más adulto (el ambiente) y hay toda una obra nueva de collages sobre ciudades, puro collage. Tampoco había mostrado nunca esta nueva serie sobre África, le tengo un cariño muy grande y está pensada como un libro. Luego, al final (de la sala) muestro un mix de obras, algunas nuevas y otras que ya había mostrado, que también tienen que ver con relatos ilustrados de viajes. Siempre pensando en los viajes y en que cada obra sea como el motor que nos permita imaginar una historia y meternos en la obra”, declaró.

El periplo por el continente que está del lado otro lado del Atlántico es por ahora “imaginario y (está) pendiente, entonces me empecé a involucrar en el tema. Está todo ahí, trabajado solo con collage, un poquito de acuarela y lápices, pensando en la historia. Es una serie que pensé para un libro, a ver si se puede publicar. Un álbum ilustrado que cuente una historia. Estoy trabajando con eso”, compartió.

El continente como misterio

Existen el África árabe y musulmana, el África “negra” al sur del Sahara, el Cuerno de África, el África de Nelson Mandela y el de Haile Selassie, pero a través de su trabajo, Bett remite “en realidad, al misterio de África. No sé si lo imagino como el libro Memorias de África (Isak Dinesen), pero pienso en un libro de esa época, en los primeros exploradores de una nueva cultura viajando en la historia. A mis ilustraciones siempre las imagino como atemporales, no son temporales. Las miro en un tiempo lejano, como si fuera uno de los primeros exploradores: llegar y sorprenderse con todo, todo nuevo y maravilloso, sin eso que intoxica las culturas. Así las imagino”, definió.

La primera vez que este diario dialogó con la artista a propósito de una muestra suya en un café, venía de vivir “en Buenos Aires, en Madrid y en Panamá”. Pero en Bariloche está “muy bien. Ya no puedo dejar de estar en la ciudad, ya es mía. Yo soy porteña pero es muy difícil volver ahora, cada vez me siento más de Bariloche, me incorporo, me acoplo a la movida, a todo lo que pasa y lo disfruto”, dijo.

Entonces, aunque no de manera explícita, sus geografías adoptivas se filtran en su trabajo. “Todo el tiempo… Toda mi serie de barcos está pensada en esos azules del lago. Así la veo, a ese azul, que es mi favorito, lo veo todo el tiempo en mi paleta de colores. Es inspirador, incorpora la calma”. El hábitat no fue la única modificación en el status de la plástica. “Tuve una bebé, que tiene un año y 9 meses, hubo mucho cambios muy lindos, así que estoy feliz”.

Comparte espacio con las novedades temáticas, la predilección por los paisajes urbanos cercanos al ensueño. “Todo el tiempo. A las ciudades las imagino, las tengo acá (hace un gesto para graficar que están frente a sus ojos), las estoy trabajando. Las voy volcando continuamente a papeles, a bocetos y bueno, algunas se pulen más y se pueden exponer y otras van quedando en mi libro de viajes”, compartió.

A pesar de su instalación en esta ciudad, los vínculos que estableció con otros sitios, perduran. “Yo trabajo mucho en línea, porque además soy diseñadora gráfica y tengo muchos clientes. Para mis propias obras, viajar te incorpora un bagaje importante. Con la imaginación estoy viajando todo el tiempo o leyendo un libro o buscando por Internet. A veces, los viajes se dan y los disfruto un montón. Cada uno, pequeño o grande, es un bagaje de historias e inspiraciones”, insistió Bett, la Emilio Salgari de la plástica barilochense.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas